lunes, 2 de junio de 2014

YA OS LO DECÍA.

                                               YA OS LO DECÍA: LA QUE SE HA LIADO.

           
           “ Este palo a “la casta”, esta debacle del bipartidismo, ¿serán el comienzo de la regeneración, de la revolución ética por la que desde hace tantos años venimos, dentro de nuestra pequeñez, clamando y peleando? ¿Será el comienzo del cataclás? ¡Ojalá!

            Cierto que la población no hubiera reaccionado ante la corrupción, lo vimos cuando el inmenso lodazal felipista, si no hubiera sido por la crisis”.

                Si el pasado lunes, al saber el resultado de las europeas, fue para mí un día de alegría, de emoción, de esperanza, el notición de hoy, además de lo anterior, lo es de estremecimiento. Ya tengo respuesta a mi pregunta: SÍ, el 25-M puede, debe, parece que va a ser el comienzo de la revolución ética, el comienzo de la catarsis, del cataclás.

            Este rey que, bien aconsejado por Sabino, por Torcuato, por su padre, por los “Tácito”, después de meses de titubeos, se decidió por la democracia, no veló por su limpieza. Cuando aquellos escándalazos de la era “felipista”, incluida la huida de Roldán, no fue capaz de intervenir para sanearla, ahí quedó la gangrena. ¿Cómo iba a enfrentarse a F.G., su amigo personal, quien había conseguido que millones de españoles republicanos aceptaran la monarquía?

            Cuando lo de Bárcenas estaba en su punto álgido, él callado; en lo de su yerno, si no pone palos a la rueda de la justicia, al menos no intenta agilizarla. Juan Carlos I ha sido la cúspide del entramado político financiero judicial mediático.

            Amanece una nueva era. Internet, también algunas televisiones y periódicos, impiden la dictadura del pensamiento único. Fíjense: la denostada  por facha, según los progres, “Intereconomía”, fue la rampa de lanzamiento del moderno Pablo Iglesias.  Ese viento de limpieza surgido de las europeas, le aconseja a Juan Carlos ponerse a la abrigada.
           
            Hace tiempo que, si no lo hice, lo pensé: escribir al príncipe Felipe para que tomará las riendas de este país e impulsara el cambio de costuras, la regeneración que necesita.
            El papel de la monarquía es indiscutible. ¡Pues es lo que ahora podíamos hacer!: liarnos en un absurdo referéndum! Felipe y Leticia inspiran la simpatía de la gran mayoría de españoles. El chico es mucho más inteligente, culto y preparado que el padre. Está limpio hasta de infidelidades, buena es la Leti.

            Pues que es una alegría pensar que todos los españoles empecemos a ser iguales ante la ley; que no se atropelle al débil, como ocurrió en mi caso, cuando denunciaba evidentes corrupciones, que iré contando con detalle, como ejemplo de lo que no debió ser; que ningún ciudadano tenga que soportar cuando, en juicio, por víctima de la agresión de un político, le interrogue al juez por qué ha de sentarse en el banquillo al lado del agresor, la respuesta de: “porque aquí quien manda soy yo”.

            Una alegría pensar que hemos de limpiar la casa para barrer la archisabida suciedad, para lo que tendremos que mover o incluso reformar o cambiar los muebles: constitución, justicia, poder financiero,  instituciones políticas.


            ¡Venga!: a todos  a quienes nos quede fuerza, empujemos el carro, que las riendas las va a coger un buen carretero.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡al final! ¿para quien vendimias tú? "
Los pueblos que olvidan su Historia están condenados a repetirla".
La frase no es mía.....y espero que no se cumpla.

De lo que cada vez tengo menos dudas es de que los ibéricos no somos mas tontos porque no entrenamos.

Un país, o una nación o lo que queramos llamarlo que tiene de todo para ser una gran potencia lo convertimos una y otra vez en un sitio invivible...ahora vamos camino de mas de lo mismo.

Que Dios nos bendiga con el de la coleta, cuando se ponga la corbata y se marche a Bruselas con esas pintas, solo le faltan las pistolas "podemos por los cojones".





Anónimo dijo...

SOLEARES ; MALAGUEÑAS; FANDANGOS;MARTINETES;PETENERAS,
¿QUE PALO TOCAS? YO CREO QUE TOCAS TODOS, ME TIENES CONFUNDIDO.
CUENTANOS ALGO DEL REY ANDA

Agapito Modroño Alonso dijo...



Si después de leer mi artículo no te enteras de para quién vendimio es que tienes razón en cuanto a lo de los "ibéricos", aplicado a ti y a unos pocos más , entrenados a conciencia en el lodazal de la sinrazón, del tópico, de la frase hecha: "la convertimos otra vez en un sitio invivible" (¿no tienes corrector ortográfico en el ordenador?, ¿querrás decir inhabitable?).

¿Para quién vendimio? Pues precisamente para eso, para que este país sea más habitable para todos, una vez barrida toda la sociedad. Y para esa tarea, que no te enteras, pongo mi ilusión en el príncipe, todavía, Felipe, discrepando abiertamente con el de "la coleta".

Si conoces mi trayectoria, y mi blog, deberías saber vendimio para la honradez, para la regeneración, y en eso coincido con el de "la coleta", y mucho más con Sosa Wagner, Javier Nart, Alejo Vidal

Y nosotros, los reformistas moderados, somos quienes "podemos" limitar los excesos del "Coleta". Relee mi artículo escrito al día siguiente de las elecciones. Verás ya mis discrepancias con los de "Podemos".

Desde luego, los inmovilistas, los del otro extremo sois quienes le dais razones al de "la coleta".

Anónimo dijo...

El de la coleta tiene nombre y apellido y representa al menos a un millon de respetables españoles.
Los que utilizais este término para citar a esta persona tan respetable o más como los encorbatados y engominados, no sois nada justos y poco respetuosos.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Cuando yo empecé a citarlo le llame siempre por su nombre y apellido. Relee mi artículo sobre las europeas, y con mucho respeto, aunque ya en ese primer momento, lo repito, empecé a discrepar. Ahora ya, a propósito de la Monarquía, discrepo mucho más.