miércoles, 16 de abril de 2014

NOTICIAS SOBRE LA TORRE.



                                               NOTICIAS SOBRE LA TORRE.

                     1ª.-  Que en el día de ayer, las directivas de la Asociación A.P.V., han recibido respuesta por parte del Ayuntamiento a su escrito presentado el pasado día ocho, del que ayer, inoportunamente ocho días después, da noticia la Opinión, en el que pedían la paralización etc. de la obra de reconstrucción del local adosado a la torre de San Nicolás.

                2º.- De dicho escrito, informe de  alcaldía, en reunión al efecto, la Presidenta ha dado noticia a los firmantes, lo que nos autoriza, después, a informar al resto del pueblo.

                3º.- Que en dicho escrito se da cumplida respuesta a las presuntas ilegalidades denunciadas por la Asociación:

a).- Se presenta copia del acuerdo del pleno por el que se acuerda aceptar la donación del local propiedad de María de la Asunción Bariego Mazariegos, libre de cargas.

b).- Se argumenta, no sin razón, que gracias a esa donación, ha quedado ampliada la calle y descubierta la parte principal del muro de la torre.

c).-Se aporta, sobre todo, en dicho escrito, toda la legislación en que se apoya la actuación Municipal, dentro de la legalidad, basándose, como razón fundamental, en que el edificio Iglesia de San Nicolás de Bari de Villalpando, no está catalogado como bien de interés cultural, B.I.C.,  lo cual impide ejercer la opción de expropiación.

                4º.- Quien desee conocer la literalidad del escrito puede pedir una copia a la Junta Directiva de la Asociación o, creo, en el Ayuntamiento.


                Villalpando 16 de abril de 2014.


             Esta es una información, a título particular, del administrador del blog. A. Modroño Alonso.


lunes, 14 de abril de 2014

COMUNICADO



            COMUNICADO DE A. MODROÑO ALONSO SOBRE EL CONFLICTO EN LA TORRE DE SAN NICOLÁS.

Primero: Ocupado en otras muchas historias, hasta que me llegó un anónimo, criticando la obra, no me había ocupado del asunto, y había dado por buena la decisión de la alcaldía que leí en el periódico, pero sin haber pasado por el lugar.

Segundo: Visto “in situ” ya me pareció mejor, en aras del respeto al patrimonio, que quedaran libres los muros de la torre, sin perjudicar a la propietaria del local en reconstrucción; pero harto de ser yo quien siempre ha de dar la cara, como dije, me limité a dar noticia  y  colgar los mensajes que llegaban, en el blog.

Tercero: No sé si como consecuencia de ello, o de algún chivatazo, o por la información que había aparecido el día 27 de marzo en La Opinión, la Comisión de Patrimonio, se pone en contacto con la Presidenta de la Asociación  A.P. V., pidiendo información.

Cuarto:  Es por ello que, al día siguiente, siete miembros de la Asociación, con la Presidenta al frente, presentan el escrito en el Ayuntamiento del que ya hemos dado noticia en este blog, al tiempo que remiten copia a la Comisión de Patrimonio.

Quinto: Las actuaciones dichas son decisión de los firmantes del escrito, pertenecientes a la Asociación. No niego mi colaboración y ayuda cuando me la han pedido. Insistiendo, sin cansarme, que en mi ánimo estaba y está conyugar los intereses del patrimonio de la villa, con los de la propietaria aludida.

Sexto: Quizá de forma un poco descoordinada, conociendo la opinión de algún miembro de la Asociación, no Sara, y, viendo que la obra seguía, que esos eran hechos consumados, que ya nada más se podía hacer, con la conciencia tranquila por haber puesto los medios  y lleno de paz pensando en la alegría que recibiría la familia afectada, es por lo que el sábado colgué el  “Segundo Comunicado”.

Séptimo: Además de los mensajes que he publicado,  hace días, antes del segundo comunicado, me llegó otro, con difamaciones e insultos que me resbaló (insulta que no tiene argumentos).

 Al segundo comunicado me han llegado tres:” uno que habla de bajada de pantalones” ,  otro  dice “que si hubiera estado Doña Carmen, el régimen, en el poder esta Asociación no habría renunciado” y  otro por el estilo que borré y ya no recuerdo.

            He dudado si mentarlos, por ser anónimos, lo que demuestra su calaña. Si lo hago, dado mi afán moralizante, avalado por mi ética, es como muestra de la degradación moral de algunos individuos/as del pueblo. Si les interesara de verdad el patrimonio local, podrían haber realizado alguna gestión, individual o colectivamente, haber apoyado a la Asociación CON SUS NOMBRES Y APELLIDOS. HABER DADO LA CARA. ¡NADA! Eso es lo  honrado, lo que califica a las personas Pero, a buenas horas van a buscarse enemistades, que aquí lo que se lleva es “nadar y guardar la ropa”, el fingimiento, la hipocresía y desollar a quien no está presente. En cambio eso sí: desde la cobardía del anonimato aprovechar para pinchar, para meter cizaña, para ver si los de la Asociación se pegan con el Ayuntamiento.  Lo lleváis claro. Ni nos vamos a pegar con el Ayuntamiento, ni hemos renunciado,  como uno dice.

Octavo: En cuanto a mi actitud, para los ruines que aún no quieren enterarse: mi talla humana la di en tan desigual lucha contra el régimen, en medio del miedo, la delación y la cobardía,  que cambió el gobierno de la villa.

Noveno: La actuación de este equipo municipal, por democrático, austero, honrado, eficiente, igualitario, sin prebendas ni favores, no es comparable con el citado fenecido y corrupto régimen. Ello no quita para que haya actuaciones puntuales en las que no estemos de acuerdo, como el caso que nos ocupa. Y, por encima de los lazos de sangre, discrepamos, damos la cara, seguimos dando la talla. Sabemos distinguir lo político de lo personal. Y quien espere que nuestras familias, en lo afectivo, se van a desunir, lo lleva claro.

Décimo: La guinda: QUE LA OBRA ESTÁ PARADA Y RETIRADOS LOS ANDAMIOS. Al menos de momento.

            Deseamos que todo se arregle de la mejor forma posible.


sábado, 12 de abril de 2014

miércoles, 9 de abril de 2014

COMUNICADO.




 COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN AMIGOS DEL PATRIMONIO HISTÓRICO RELIGIOSO DE VILLALPANDO.

         Ante nuestro desacuerdo con la reconstrucción de uno de los locales, adosados a los muros románicos del siglo XII de la torre de la Iglesia de San Nicolás, que se habían derrumbado, queremos poner en conocimiento de la opinión pública lo siguiente:

1º.- Que con fecha de ayer, 8 de abril de 2012, hemos presentado en el Ayuntamiento escrito pidiendo que se paralice de inmediato tal obra, y se proceda al derribo de lo levantado, porque atenta contra  la legalidad,  contra el Patrimonio y contra el sentido común (Ley 12/2002, de 11 de Julio).

2º.- Que, asimismo, con la misma fecha, hemos remitido copia del tal escrito a la Jefa del Servicio Territorial de Cultura.

3º.- Que motiva nuestro desacuerdo, además de la ilegalidad de tal actuación, el mal ejemplo que supone ese atentado contra nuestro Patrimonio, de cara a las Administraciones autonómicas, a las que estamos pidiendo dinero para restaurar la iglesia de San Pedro y, en este caso, la Administración local está gastando unos cuantos miles de euros en reconstruir, con sólidos materiales modernos, un local, para un particular, desaprovechando la ocasión que el derrumbe de esos locales suponía para liberar al monumento de unos antiguos pajares de adobe.


5º.- Después de esto, ¿qué argumentos vamos a emplear pidiendo dinero para evitar que se caiga la iglesia de San Pedro cuando tenemos un ayuntamiento que reconstruye un local para un particular? La respuesta será obvia.

6º.- No nos sirve la explicación dada, a medias, oralmente de que el ayuntamiento al aceptar la donación del pajar contiguo, también derrumbado, aceptó la responsabilidad que el propietario donante pudiera tener en el derrumbe del que se está reconstruyendo.

         Ese era un litigio entre particulares, en el que el Ayuntamiento no tenía por qué entrar. Su obligación era: obligar a que retiraran los escombros y notificarles no habría licencia de obra para la reconstrucción de los locales. O, en todo caso, como se hizo con el donante, retirar los escombros por cuenta del Ayuntamiento a cambio del escaso, por lo inutilizable el solar, valor de esos 40 M2.

7º.- Que en nuestra actuación no existe otra motivación más que evitar se siga deteriorando nuestro patrimonio histórico religioso.



            Esperamos muestras de apoyo, además de las que estamos recibiendo.

domingo, 6 de abril de 2014

EL PREGÓN DE SEMANA SANTA.



                               Y NO DEFRAUDÓ  LA PREGONERA PILAR CONCEJO.

                Pueden releer la semblanza de la saga familiar Concejo  Álvarez bosquejada unas páginas atrás, donde anunciaba que Pilar sería la pregonera en este ya tiempo alto, otoñada fructífera para los niños del racionamiento, en este 2.014. Verán eran cortos mis elogios.

                Precioso el acto. Un acierto por parte de la Junta de Semana Santa, a propuesta de Pablo Román, desgajarlo de la cargada liturgia en la mañana del domingo de Ramos: bendición, procesión, larga  Misa con sermón, lectura de la pasión, canciones…, la gente se cansa. Pocos son los que aguantan a seguir en la iglesia escuchando el pregón. Decepcionante para el pregonero ver como la iglesia se vacía.

                Los primeros años se pregonaba también la mañana del Domingo de Ramos a continuación de Misa, pero en el cine, con lo cual se estiraban las piernas, se descansaba un poco. El cine se llenaba hasta arriba. Los tres primeros pregoneros, creo por este orden, fueron Luciano López García, Evencio Núñez Espinaco y Félix Rodríguez Díez, “Nitro”. No sé si porque me pillaron más joven, menos curtido por la vida, más blando, con los tres me inflé a llorar. ¡Eran tan comunes, emocionantes, y hasta líricas, las vivencias que narraban…!

                Se ocuparon todos los asientos, ¡qué menos!, y había gente de pie. El marco es precioso, y hasta funcionó bien la megafonía: las palabras de Conchi Torio Boyano (padre, de los transportistas de Cerecinos, madre, de la familia de “Los Camilos” y “Peliblancos”) y Pilar nos llegaban limpias, nítidas.

                Conchi, como Presidenta de la Junta Semanasantera, se encargó de la presentación. Ahí ya empezamos a gozar. Su exposición fue medida, justa, acertada, bien dicha, y meritoria en la búsqueda de la fuente, que no fue Pilar ni Concejo alguno, para elaborar el extenso currículo de la pregonera. Todos descubrimos cuánto esfuerzo desde niña, cuánta capacidad, cuánto mérito en la vida de “esa chica de los Concejo”, en esa Profesora, Catedrática de Filología Hispánica en Universidades americanas (que eso da mucho caché) y españolas. Y todo eso calladito, sin saberlo la gente del pueblo, fuera de su círculo familiar.

                Comenzó Pilar agradeciendo la presentación, a la que, con serena humildad, consideró excesiva, explicó brevemente lo impensado para ella, al tiempo que  gratificante, verse en ese brete, que le ha servido, entre otras emociones, para volver a la Novena de la Dolorosa, cantar La Salve, y recordar cuando de niña, cantaban los misterios con voz aflamencada, “Poldo” y “El Nono”.

                Y, vayamos  “al consonante” del pregón: ¿pues cómo iba a ser? A la altura intelectual y humana de la pregonera, persona dedicada al estudio, a la docencia y comprometida, en su pertenencia a la Institución Teresiana, vitalmente con el Cristianismo.

                Se agolpan los adjetivos en mi mente. No los voy a utilizar. Prefiero bosquejar unos apuntes: sus citas a Santa Teresa, sus vivencias familiares y, cómo no, las de don Miguel de Unamuno.

                Las de la santa, las trajo a cuento, de cómo impresiona, en general, la imaginería religiosa, cómo la imagen, el mirar de un crucificado, de adolescente, orientó su vida por el camino de la ascética. Y citó a Gregorio Fernández, en cuyas tallas había técnica y divinidad. En Pilar, la mirada del Nazareno de su pueblo, también había influido.

                Mi lágrima fácil intentó asomarse cuando recordó a sus padres, su infancia (en esa casona de la calle, entonces, Dr. Ballester Nieto; ella no hizo esa ubicación, todos los sabemos), mal calentada la sala de estar, con una pequeña estufa y un brasero; en  resto, mantas y el calor de los hermanos compartiendo cama. Los mismos fríos que templaron, dieron temple, a todos los de nuestra generación.

                En cuanto a los recuerdos de su Semana Santa de niña, los mismos que nos son comunes: las  procesiones, sobre todo la del “encuentro”, los oficios, el recorrer los monumentos, el olor a rosquillas y magdalenas, aunque sin citar el “Oficio de Tinieblas” y las carracas en la tarde el Miércoles Santos. Tiene una explicación: las niñas no iban a hacer el bruto con carracas, matracas y bancos, hasta que D. Cayo nos desalojaba a “cingulazos”.

                Y Unamuno, ¡cómo no  el existencialista don Miguel!, siempre los creyentes y los dudosos, buscando cuando el péndulo del vasco salmantino, en su búsqueda, se inclinaba por el lado de la fe, para lo que también se apoyaba en “los Cristos”, y les dedicaba versos.

                Los aplausos duraron casi tanto como después de una romanza de “Pavarotti”, mientras ella nos pedía que lo dejáramos.

                Después, a toda la familia Concejo (estaban todos los hermanos, menos “Angelito” que vive en Sevilla y ha de trabajar, y muchos de los sobrinos, incluido un hijo de “Monchi” llegado de Sidney)  le sorprendió la actuación de la coral “Muvi”, dirigida por Ana Isabel Miranda. Yo les decía: todas esas señoras, y esos pocos hombres, son de los de aquí, de los que vivimos todo el año en el pueblo. También a mí me sorprendió, encantó, elevó, me emocionaron sus tres canciones religiosas.

                Al final la preciosa convivencia, al tiempo que pinchábamos la viandas y refrescos donados por la Junta.

                Felices se han ido los Concejos al verse queridos, arropados por las buenas gentes del pueblo, de toda la vida, que jóvenes y de mediana edad,  había pocos.

                            
                         ---------------------------------------------------------------------------

                                                                EPÍLOGO.

                Ahora mi intento de enseñanza, aunque no sé si será “predicar en desierto”, pero si no lo digo, ya de una vez, reviento.

                Pretende esta bitácora no sólo entretener e informar, sino también formar. Lástima que  la mayoría de la gente de mi generación ni siquiera tenga ordenador, que desaprovechen el gran medio cultural, de formación, que es internet, que tengan una vida tan pobre ocupada en el chismorreo, en jugar o ver jugar a las cartas, en ver la tele. Me temo que esos ya no tengan remedio, aunque nunca es tarde…

                Lo penoso es que los adolescentes del pueblo y comarca, los alumnos del IES “Tierra de Campos”, no participen, desconozcan, desaprovechen toda la vida cultural del pueblo, o todo lo que pueden aprender de la intelectualidad villalpandina.

                Seguro que el “Plan del Centro”, sobre el papel, se contempla la implicación el conocimiento, la interacción de y con la realidad en la que está enclavado.

 ¡Pues ya ven! ¿Conocen su historia? ¿su economía? ¿sus tradiciones? ¿Se asoman siquiera al lenguaje que se está perdiendo? ¿Leen a Álvarez Junco, a Luciano López, a Fernando Cartón, a Félix G, Modroño, el escritor en el último año más leído en Vizcaya? Y, como dicen aquí, aunque no esté bien en mí decirlo, ¿entran en este blog?, ¿leen alguno de mis libros, el de la guerra, por ej., o mis relatos?, que no lo diría si no tuvieran el aval de premios literarios.

Las respuestas son negativas. ¿Quiénes les van a enseñar todo eso cuando sus profesores lo único que saben del pueblo es la distancia a la que está de Valladolid o Zamora?

Un día leí en el periódico que habían programado unas jornadas sobre el lenguaje tradicional. Intenté visitar a la profesora de Literatura. Difícil: o están en clase, o reunidos, o en el bar, o marchan corriendo. No lo conseguí. Les dejé un ejemplar de mis libros. No he tenido más noticia, ni siquiera me han dado las gracias. Iré un día a decir que me los devuelvan.

Lástima que se desperdicie tanto valor como sería escuchar con atención a Pilar Concejo.
                               


                

sábado, 5 de abril de 2014

COMENTARIO ANÓNIMO



VERGUENZA.

He llegado anoche al pueblo, he pasado por San Nicolas y me ha dado asco ver la obra que estan haciendo junto a la torre. Me he enterao que se habia caido, y el otro señor lo ha cedido gratis al ayuntamiento por desescombrarlo y al que esta haciendo la obra, que no se quien es, antes ese pajar no se si era de los Boyano, le dan permiso para levantarlo y mas alto tapando la base de la torre.

Una verguenza, que tu Agapito, en los tiempos de Carmen ni se sabe la chapa que habrías dado por una cosa así y ahora te callas.

A ver si tienes la verguenza de colgarlo en el blog.
5 de abril de 2014, 13:36.


RESPUESTA DE AGAPITO MODROÑO.

Pues mira, no sólo tengo la vergüenza de colgarlo en el blog, sino que, además lo subo a la cabecera. Desde que se cayeron esas dos cocheras, antiguos pajares, no había pasado por allí. Después he sabido que uno de los propietarios, Raimundo, se lo había donado al Ayuntamiento, y es elogiable.

Al recibir tu mensaje he ido a verlo. Había, parada, viéndolo una señora de la Residencia,, quien exclamó: ¿cómo dejan hacer ésto? A mí también me parece sería mejor dejaran la torre y la iglesia libre de pegotes.

De todos los modos te digo que no es en este blog donde se solucionan los problemas, sino ante el Ayuntamiento, primero, y ante Patrimonio, segundo.  Que ya está bien de que siga siendo siempre Agapito quién ha de dar la cara.

De todos los modos si te digo que este blog está abierto a todo lo que sean sugerencias sin faltar a nadie. Eliminar

VOCABULARIO DE VILLALPANDO Y COMARCA RECOGIDO POR LUCIANO LÓPEZ GUTIÉRREZ.


       Reemprendemos la tarea, recordando que todos estos vocablos están tomados del libro "Esbozo para un vocabulario de la Tierra de Campos Zamorana", si bien, no sin cierto atrevimiento, para hacerlos más asequibles al lector de internet, podo la "historia" de bastantes palabras, con permiso del autor.

D


DANZANTE. m. Persona muy astuta. La forma en femenino (danzanta) en algunos contextos equivale a mujer de vida alegre.

DARSE. prnl. Se predica este verbo de las personas a las que se encuentran muy desmejoradas. Una frase como la veo muy dada es equivalente, pues, a la veo con muy mal aspecto.

DELADEARSE. prnl. Ladearse. Ponerse de parte de alguien. Llorente Maldonado y SL registran la variante deladiar.

DELIRIAR. intr. Delirar (L y G; MB).

DESBALAGAR. tr. Extender la mies en la era para formar la trilla. Para esta operación se empleaba la tornadera de dos ganchos y el gancho de desbalagar: “Descargado el segundo carro, se hacía la trilla. Se extendían las mieses formando un círculo en el centro de la era. Para esta labor se utilizaba la tornadera de dos ganchos y el gancho desbalagador” (AM, Crónicas..., p.43).

DESCONFUNDIDO. Adjetivo que se aplica a una persona a la que encuentras desmejorada.

DESCUENTO. m. Explicación. Lo normal es que esta palabra se emplee en plural dentro de la frase hecha dar descuentos a alguien. María Moliner en su documentado diccionario recoge la variante discuento con idéntica acepción, y señala que es propia de Salamanca.

DESECHO. m. El conjunto de ovejas que el pastor decide vender, generalmente al matadero, porque considera que no son rentables para quedarse con ellas en el rebaño.

DESGABANAR. tr. Recibir un severo correctivo en la práctica de un juego o de un deporte. También se emplea el verbo en forma pronominal para referirse a la acción de darse una paliza en el trabajo o en actividades lúdicas o deportivas. Quizás derive de gabán ‘abrigo’.

DESHOJA. Se emplea en la locución a deshoja, que sirve para aludir a que una tierra se siembra año tras año sin barbechar. Véase hoja.

DESOJAO. m. Interior del carro (L y G, Villalpando; Lamano, Salamanca). También se usa con la acepción de ‘carga que puede llevar un carro sin ningún tipo de complemento’ (L y G, Villalpando; Urdiales, Villacidayo). . Por su parte, DE recoge en Villanueva del Campo desojau ‘caja del carro’.

DESNAGÜAR. Trans. Realizar sangrías y regueras para que salga el agua de las tierras encharcadas.

DESVIARSE. prnl. Separarse un matrimonio.

DESOLLÓN. m. desconchón (L y G, JP, RG, DE). El DRAE solo recoge la acepción normal en castellano de ‘acción o efecto de quitar o quitarse la piel del cuerpo o de alguno de sus miembros’. Ya es sabido que desollón deriva de desollar, y este término proviene del latín exfollare, verbo formado a partir de follis ‘fuelle, bolsa de cuero’ y ‘piel de los animales’ en el latín vulgar de Hispania.

DESTRAZAR. tr. Despiezar un animal previamente sacrificado. Está relacionado con el clásico destazar, que, a su vez, proviene del antiquísimo verbo tazar. El término retazo es uno de los pocos derivados de este vetusto vocablo que todavía conserva enorme vigencia en el castellano actual, así como la locución papel de estraza, DOBLAR. intr. Desarrollarse, robustecerse, enreciarse: “Las anchas espaldas de Lucinio, que había doblado, después de su venida de servir al Rey, eran la admiración de aquellos jóvenes” (AE, p. 103). Ya Terreros recoge doble ‘hombre muy fornido’ y doblado ‘hombre grueso, caballo muy fornido’. Por su parte, Cortés y Vázquez registra doblar: “echar un cordero a dos madres, generalmente se ha de hacer esto cuando muere la madre y se ha de hacer mamar al cordero a otra oveja”. En este mismo sentido SL recoge endoblar ‘echar a un cordero huérfano a otra oveja’.

DOBLE. m. Sobrado, desván: “Vaya, un poco sucios están, porque los tengo guardados en el doble de la panera y ya sabes...” (AE, p. 355). MB ‘cielo raso de tabla’. DE ‘segundo piso de la casa’.

DOBLÓN. m. Disco de hierro usado para jugar a la tarusa (L y G, DE).

DOLA. f. Juego infantil: “Y salen a relucir la vieja escuela, los viejos maestros, las chapas, la tarusa, la dola, la novena de la Dolorosa, las muchachas recién espigadas” (AM, Crónicas..., p. 99). En otro libro suyo este mismo autor explica minuciosamente el juego del que estamos tratando: “Mostraba el organizador los puños cerrados. El primero de la cola palmeaba uno de ellos, intentando acertar con el vacío. Así se repetía la operación hasta el último. Quien, al final, quedara con la china, ese había de quedar. Flexionado, con los antebrazos apoyados en los muslos, mostraba su lomo horizontal y perpendicular a la trayectoria del salto. La madre, o sea el primero librado de la china, era el primero en saltar ordenando cómo debía ser el salto: dola, petaca, bobina, carrete, tren, hierro. Esa orden indicaba saltar todos seguidos y dando una patadita al quedador en el momento del salto. Si todos los saltadores superaban la prueba, el quedador medía un pie desde el bordillo o borde de la acera en la que se iniciaba el salto, aumentando en cada ronda la dificultad de este. La madre podía mandar dola con cinco petacas. En este caso cada uno había de apoyarse con las manos sobre el lomo del saltado con las piernas extendidas y darle cinco pataditas en el trasero. Quien no superaba la prueba le tocaba quedar relevando al quedador, a no ser que este se ringara” (AM, Charlas..., pp. 105-106). Deriva por aféresis a partir de pídola. También se denomina dola a la extensión ocupada por un pie recto y el otro cruzado con él en perpendicular.

DOMINGO GORDO. Es el Domingo de Carnaval. Se llama así porque se comía chorizo gordo. Julio Caro Baroja, uno de los máximos expertos en el estudio de esta fiesta, señala en su documentadísimo libro titulado precisamente El Carnaval que estos embutidos de un tamaño muy superior al normal eran una especie de personificación del Antruejo.

DOMINGO TORTILLERO. Es el domingo siguiente al de Resurrección. Debe su denominación a que la gente sale al campo y da buena cuenta, con grande alborozo, de sabrosas tortillas y otras sustanciosas viandas. Este día se celebra en la liturgia el Domingo de Cuasimodo nombrado así porque el introito de la misa comienza con las palabras Quasi modo geniti infantes, ya que, según san Agustín, los que habían sido bautizados en el Sábado Santo tenían que llevar las vestiduras blancas que habían usado durante el bautismo hasta este día en que debían ir a la iglesia en procesión.

DRUMO. Persona, sobre todo niña o joven, gorda, apretada, torpe de movimientos. (Como es de la cosecha del bloguero emplazo al Maestro para que le busque su etimología y autorización)

DURO. Aparece en la locución en piso duro, que se predica de una tierra que ni se ha sembrado ni se ha barbechado: “Cuando cualquier labriego, rendido en la lucha, por emigración o fallecimiento, dejaba sin arar sus terrenos, pasada una barbechera y una sementera en piso duro, podía cualquier otro entrar a labrar, alzar esas tierras en la barbechera siguiente y así continuar con ese usufructo mientras lo labraba” (AM, Charlas..., p. 121).


martes, 1 de abril de 2014

LES CUENTO CÓMO PASÓ (IV). ADOLFO SUÁREZ, "IN MEMORIAM".



                                               LES CUENTO CÓMO PASÓ.- Cap IV

                Aquellas primeras elecciones democráticas, las ganó la UCD, las ganó Adolfo Suárez. Obtuvo 166 escaños, o así. El PSOE  118. PCE 19 y la AP de Fraga 16. Los catalanes y vascos no lo recuerdo, no me molesto en ir a Wikipedia. Sí los suficientes, para completar la mayoría absoluta que UCD  podría haber necesitado. No hizo falta. También Fraga se los ofreció.

                La relativa sorpresa fue el preguntar:  ¿había tan poca gente de derechas derechas como había votado a AP, y tan poca de izquierdas izquierdas como había votado al PCE?  

                ¡Pues claro que en el fuero interno no tan poca!, pero pesaba en las conciencias el recuerdo de la guerra civil entre izquierdas y derechas, el deseo de superar aquello. La gente con pedigrí de izquierdas  encontró en González  el sucedáneo de Carrillo. Joven, atractivo, con labia izquierdista, y, como se vio luego, práctica liberal. Un buen invento. Cuando llegó al gobierno, con el voto de los obreros (también ciertas clases medias) reverdecieron antiguos y nuevos ricos en la época del pelotazo y la “beatiful poople”.

                Los de derecha más moderada se fueron Suárez.

                Aquellas fueron las  Cortes constituyentes. Siete fueron los ponentes elegidos: tres de UCD, uno del PSOE, otro del PCE, otro de AP  y otro de CIU.

                Manos a la obra. Difícil dar gusto a todos. Espinoso el problema nacionalista. Café para todos. Estado de las Autonomías… Hay ganas de arreglo. Unos y otros ceden. El famoso CONSENSO. La refrendamos los españoles, abrumadora mayoría, el 6 de diciembre de 1978. Mi padre ya no la pudo votar. Se había muerto el octubre anterior.

                Aprobado el reglamento había de seguir el partido. Nuevas elecciones en marzo de 1979. Suárez aumenta en algún escaño. En mayor proporción el PSOE. Iba desapareciendo el fantasma de la guerra. La AP, unida a otros, los siete magníficos, en unas siglas llamadas CD, se hunde. Resurgiría más tarde ya como PP.

                Ahora Suárez, a gobernar. Cada vez se lo ponían más difícil: mala situación económica española y mundial, debida sobre todo al alza de los precios del petróleo, y, sobre todo el inhumano, vomitivo, irracional terrorismo etarra. Si ya le costaba enorme esfuerzo sujetar al ejército y a un numeroso sector civil involucionista por lo del Estado de las Autonomías, lo de guardias civiles, policías, políticos, gente que pasaba por allí, asesinados cada poco, suponía una provocación.

                Al principio de su legislatura, todavía apoyado por el rey y por los tenientes generales, Díez-Alegría y Gutiérrez Mellado, a quien había nombrado vice-presidente, fue alejando de Madrid a los generales más levantiscos: Armada, Milán del Bosch,  Elicegui, Merry Gordons. Campano López…,

                La tormenta, ya a finales del 79, apenas a nueve meses de formado el gobierno, era tan intensa que la nave comenzó a zozobrar. Suárez al timón, con unos pocos incondicionales, no podía taponar las vías de agua que se abrían por todas partes. A los barones de aquel conglomerado algo dispar, se les veía con ganas de abandonar el barco. Eso era de dominio público. Empezaban a navajearlo.

                Felipe González, mayo de 1980, le presenta una moción de censura inmesirecorde, de la que Adolfo sale muy tocado. Los “socialistas” lo insultaban y descalificaban hasta en el Congreso de los Diputados, recuérdese lo de “tahúr del Missisipi”.

                El Alcazar y otro semanario cuyo título no recuerdo, enviscaban a los militares. El ruido de sables era cada vez más audible.

                Les estoy contando cómo paso porque lo viví informado. Por entonces, ya con cinco niños con ganar para el sustento familiar tenía bastante. Me ofrecieron, José Antonio Otero, a través de Agustín Cordero, de Benavente, Jefe de Silo entonces,  conociendo mis ideas, organizar la UCD en Villalpando. Me ofrecí  a colaborar pero no a organizar. A otra le vino bien.

Apenas si he de consultar algún dato en la “Wiki”. Por eso, dada la memoria, que Dios me conserve, dado lo mucho leído, me resulta creíble, me encaja, lo contado en la entrevista de Mellado a Pilar Urbano en “El Mundo” del domingo.  Me creo lo de la “Operación Armada”, aceptada por el rey, que no es la primera vez que suena.

                Consistió, muy resumido, en sustituir a Suárez y su gobierno por un gobierno de “Salvación Nacional”, al estilo de cuando Charles Degaulle tomó, sin elecciones, las riendas de la nación francesa. El mecanismo sería una segunda moción de censura presentada por el PSOE, que sería, ya sí, apoyada, por veinte o treinta diputados de la UCD. Ese gobierno lo presidiría el General Armada. Sería su Vice-presidente Felipe González. Ya dudo, si  como publica hoy un diario digital, poniendo los nombres y las fotos, habría acuerdo sobre el total de las personas a constituirlo.

                Pilar Urbano da nombres, fechas, horas, lugares de las cuatro broncas de Suárez y el Rey, en enero de 1981. Y la del 24 de Febrero, nada más salir del Congreso, cuando le llevó al Rey la revocación de su dimisión, como reacción al intento de golpe.

                Adolfo ya, traicionado, abandonado por todos, presenta su dimisión el 28 de enero de aquel año. Con ello frustra la “Operación Armada”, que pasaba por una moción de censura.

                Lo que ocurre es que el General, o Teniente General, (no sé qué es más) Alfonso Armada, ya estaba lanzado, el Rey ya  “le había puesto los patines”,  y no quería frenar. Por ello Armada le soltó la cadena a Tejero. Éste que estaba deseando morder, con otro montón de canes que tenía alrededor, entraron ladrando en el Congreso el famoso 23-F.

                No, el Rey no ordenó el asalto al Congreso de los Diputados. Además lo de aquellos guardias civiles pegando tiros, fue antiestético, una imagen que las democracias occidentales no podrían admitir. Aun así sus dudas duraron desde las cinco de la tarde, cuando entró Tejero, por cierto, en nombre del Rey, acojonando a todos menos al “Guti” y Suárez, y las dos de la mañana, cuando salió en la tele.

                No sabemos qué hubiera pasado si en su conversación en el Congreso se hubieran entendido Armada y Tejero. No sabemos qué, si el General hubiera conseguido entrar en la Zarzuela, si hubiera salido en la tele. Si no hubiera estado por el medio Sabino y alguno más cortocircuitando la corriente entre el Rey y el General.

                El resto de la historia de Suárez, ya la sabemos:   Funda el CDS, 2 Diputados en el 82, 20 en el 86.  Decepcionado se retira. Enferma su esposa. Se dedica a cuidarla. Después se pasaba horas y horas junto a su tumba…, cuando se murió su hija ya no supo quien “Mariam”.

                Los elogios en la hora postrera, todos merecidos, pero tarde, aunque ciertas presencias me repatearon. ¿Cómo necesitaríamos ahora un hombre de su talla humana, de su grandeza moral…?

                Como en toda esta historia sólo aparecen varones voy a  “sacar” a tres mujeres fundamentales en ese tiempo: la Reina Sofía, aconsejadora democrática del rey, comprensiva por razones de Estado de las supuestas infidelidades del rey; Amparo Illana, hija de un Coronel  Auditor; aquí sirve el dicho, que no tópico: “detrás de un gran hombre…”. Y, ¡cómo no!: Carmen Díez de Rivera, “La Musa de la Transición”. Si algún joven me lee, o quien no la recuerde, busquen. Verán qué guapa, como su madre, la Marquesa de Llanzol, y tan inteligente como su padre natural, Ramón Serrano Suñer. Sabrán la tragedia, al estilo de Corin Tellado, de su vida.

                ¿Qué va a pasar con el libro de Pilar Urbano, “La Gran Desmemoria”, con todo lo tan gordo que cuenta?

                Por las primeras reacciones que estoy viendo, intentar silenciarlo. Todavía ni uno de los aludidos vivos ha salido a desmentir.

                Los españoles, dada la gran cantidad de cosas gordas que suceden, que han sucedido en este país, (ETA, Tejero, GAL,  Filesa, los trenes de Atocha, la Gürtel,  Bárcenas, los Eres,) estamos inmunizados. Lo fagocitamos todo. Incluso, puede, que sea mejor así.
                               
               
               




LA MAR DE COSAS.


      Acaban de visitarme "Mar", madre- "Turronica" (de niña, que se crió en parte en la casa de enfrente, con los Toranzos, le llamábamos Mari Mar) e idem hija.

      Vienen a invitarnos a un vino español que van a dar mañana en la inauguración de su tienda, en la plaza Mayor, donde estaba el "Comercio Grande". Se va a llamar "La Mar de Cosas".

       Lo doy como noticia, sin querer hacer publicidad que moleste a la competencia, que es mucha. Algo sí tenemos claro en nuestra familia: comprar en el pueblo todo lo necesario. Además no merece la pena desplazarse a los Mercadona o Alimerka de Benavente o Zamora.

       Cierta alegría me da haber sido el "padre de la criatura".

       Un día, al salir por las traseras, me las encuentro en "Los Corralones". Me preguntan. Andaban buscando algún solar o local para montar un negocio. No hacía mucho, Marinela,  una de los catorce propietarios, herederos de la última dueña, Rosario Lozano, prima de su madre, nos había llamado pidiendo ayuda para vender los dos edificios de la plaza.

       Le conté cómo estaba la situación. Aquello llevaba ni sé los años puesto a la venta. Como tantos otros, habían estado pidiendo barbaridades, de acuerdo con la situación de oferta y demanda en el pueblo. Como tantos otros se quedaban con "la pedidura". Pasaban los años, aquello no hacía más que generarles gastos. Ya nadie les preguntaba. Ya se habían convencido de que habrían de "bajar el pistón". Cuando me dijo que sesenta mil euros, le dije: -verás qué pronto te encuentro compradores.

     Cuando a Mari Mar y su hija les dije, venid que os enseño un buen local, al ver que vamos a la plaza, me dicen: ¡bueno en la plaza, lo que pedirán!

      -Primero lo veis por fuera, luego os digo lo que piden. Si hay alguna posibilidad de negocio en Villalpando, es en la plaza.

        Y así fue la historia: llamadas de teléfono p'arriba y p'abajo. Cita un día por la tarde. Viene uno de los primos, Abogado en Zamora; encargado por los demás. Va Sara. Presentaciones. Abre, entran, lo ven, Sara los deja, negocian. Trato  medio hecho. Volvimos a mediar, y hecho del todo.

       Sara a veces, cariñosamente, me riñe: - si es que eres un areglalotodo. La verdad es que, entre lo de la familia y lo ajeno, siempre ando metido en alguna historia.

        Quiera Dios que éste y todos los negocios del pueblo, los nuevos, como La Tienda de Toño y los antiguos, sigan adelante.

lunes, 31 de marzo de 2014

LES CUENTO CÓMO PASÓ. Cap. III




                                                  LES CUENTO CÓMO PASÓ.- Cap. III

                Adolfo Suárez comienza a recorrer la senda marcada por Torcuato Fernández Miranda, ideólogo, hombre de gran capacidad jurídica, cabeza visible de todo el numeroso grupo de gentes de centro y derecha democrática que estaban por la reforma –“de la ley hacia la ley por la ley”.

                Su primer paso, el de Torcuato, de acuerdo con Suárez, y todos los demás, redactar  el “Proyecto de Ley para la Reforma Política”. Aprovechaba el resquicio legal que le propiciaban las Leyes  Fundamentales del Movimiento.

                Tal “Proyecto” había de ser refrendado por las Cortes franquistas y falangistas, de las que el mismo Torcuato era Presidente. Lo aprueban por inmensa mayoría. Es cuando lo del famoso “harakiri” Cito de memoria. Debió andar por el 80 % de los votos a favor.

                El 15 de diciembre de aquel año 76 se somete a referéndum. Estuve en una  Mesa. Votamos el 78 % de los españoles. El “SÍ” anduvo en más del 90 % de los votantes.

                Ello demuestra como la inmensa mayoría deseábamos el cambio, la TRANSICIÓN desde un régimen autoritario a la democracia plena, aunque existieran ciertos miedos y resistencias.
                Lo deseábamos, pero de una forma pacífica.

 No sería justo si silenciara los disturbios en las principales capitales españolas, durante el gobierno de Arias. Muy graves los de Vitoria, donde las todavía fuerzas represoras se “emplearon a fondo” sobre todo cuando el desalojo de aquella iglesia con gases lacrimógenos, y a la salida con fuego real. Me parece que cinco fueron los muertos.

                ¿Que aquellas manifestaciones y disturbios, siempre motivadas en principio por motivos laborales, influyeron para que el rey, siempre aconsejado, acelerara la  destitución de Arias…? No lo sé. Lo evidente es que la transición nace dentro del régimen y en los aledaños de centro y diestra democrática.

                ¿Cuál era la postura de las gentes de izquierdas?

                Los pocos significados, los que habían “resistido” a la dictadura, los de verdadero  “pedigrí”, estaban por la ruptura total, por la implantación de una república “democrática”, que excluyera todo lo que hubiera tenido que ver con el franquismo. Así, unos pocos,  lo manifestaban. Para otros, aunque lo callaran, ese era  su sueño oculto, lo que deseaban para cuando muriera Franco: la revancha.

                Contra estos en un extremo y los inmovilistas del otro, estábamos, con Suárez, Torcuato, los generales Diéz Alegría y Gutiérrez Mellado; Carrillo, el nuevo  PSOE, aunque remoloneando unidos a la reforma, Areilza, Fraga (quien  no admitía la legalidad del PCE),, la inmensa mayoría de los españoles.

                Los líderes, Carrillo, González, Nicolás Redondo…, fueron pragmáticos. Se dieron cuenta del gran colchón de clases medias  que el desarrollo había formado en España, que no estaban por la revolución ni la barricada. Se sumaron, apoyaron el modelo de Transición de Torcuato, de Suárez.

                Adolfo navega por un proceloso mar: al terrorismo de extrema izquierda, ETA, GRAPO, que, con la impunidad de Valery Giscard, asesinaba cada semana, y tenían acojonada a la población vasca, que no fuera aberzale, se sumaba, el de extrema derecha, más alborotador que dañino, salvo la masacre de los Abogados laboralistas de la calle de Atocha.

                Esa sí, la manifestación de repudio por esos crímenes, fue la  mayor manifestación masiva de protesta  que en España se había conocido hasta entonces, a la que acudieron gentes de toda ideología que no fuera Fuerza Nueva. Y mira si habría gente con justa rabia,con ganas de armarla, pero ni un incidente. El mismo servicio de orden del PCE se encargó de apagar los brotes.

                A Suárez nada le arredra. Forma, de prisa y corriendo, en mayo de 1977, un partido de aluvión, UCD, en el que convergen democristianos, Fernando Álvarez de Miranda,Iñigo Cavero, Landelino Lavilla, Otero Novas…, antiguos falangistas, como él mismo, Rodolfo Martín Villa, Torcuato…, social demócratas, Fernández Ordoñez…; liberales, los Garrigues,  Abril Martorell…, amalgamados todos por lo que dicen sus siglas: UNION DE CENTRO DEMOCRÁTICO.

                Previamente, el famoso Sábado Santo, 9 de abril del 77, legaliza al PCE, Partido Comunista de España, la bicha del régimen, lo que levantó sarpullidos en el ejército y en las gentes más de derechas. Luego se vio que no “era tan fiero el león como lo pintaban”.

                Convoca elecciones para el  15 de junio de 1977, a las que concurren, libremente, un montón de siglas previamente legalizadas. En las dos semanas anteriores una cálida borrasca metereológica, centrada sobre la península, nos mandaba benéficas lluvias. El tiempo se sumaba a la lluvia de mítines, de carteles, de octavillas, de magafonia…, de esperanza, de ilusión en la democracia, por pueblos y ciudades.

                Volvían del exilio, o de dentro, viejos y míticos líderes de la II República: Dolores Ibarruri, Alberti, Gil Robles, Rodolfo Llopis, el propio Carrillo… Casi todas las noches había en el pueblo la fiesta de algún mitin en el cine o en el Colegio Comarcal.

                Recuerdo muy especialmente el mitin en el cine del Partido Comunista. ¡Qué emocionante estremecimiento!: banderas rojas, hoces y martillos… Y lo mejor: la presencia de quienes ejercieron sus ideas en la clandestinidad, de los viejos izquierdistas: Emilia, Frater Blanco y familia, Garibalde…, Melecio Serapio... Abrazos, lágrimas con los viejos camaradas de Zamora: Manuel Ballesteros, Amable García…

                Aún nos falta de contar, de lo sabido, lo intuido y lo que ahora se va descubriendo  que realza más la categoría humana de Adolfo Suárez.