domingo, 22 de mayo de 2016

QUE POR MAYO ERA POR MAYO...


    cuando hacia la calor...!

    Pues por aquí, en lo que va de mes, tres días buenos. Vuelta otra vez las nubes y la lluvia. Y lo malo es que, pidiendo siega las enormes forrañas, nos hemos metido todos los forrajeros, a segar, el pasado lunes, a la vista de que "no daban, en unos días, agua".

    Pena no vengan más días soleados, además de que para que se sequen los forrajes, para poder disfrutar del grandioso espectáculo que el pando nos ofrece.  Les recomiendo estos dos lugares: el puente sobre la autovía del camino agrícola en la lomba, en la linde entre Cerecinos y Villalpando, por la tarde, a la postura del sol. Por la mañana, el Teso del "Mimbrero" (se puede dejar el coche en los mesones y caminar por la cañada),y, cómo no, el Teso de San Marcos.

    Anteayer, día soleado, cuando regresaba de Benavente, al atardecer, desaceleré la cucaracha para abarcar la maravilla que ante mi vista se extendía: desde las Quintanillas, Villamayor, hasta los confines de la dehesa y el "Coto",  en el horizonte donde las encinas y los pinares se juntan con el cielo. En el medio un verdor como nunca se había conocido: el más claro de las cebadas espigadas, contrasta con el negror de los trigos, el clarito de los guisantales con el más intenso de las vezas, las hay que te dan por la cintura, salpicadas de florecitas violeta.

   De las escasas eras que van quedando,  se han adueñado los cardos, hasta tapar a los aperos agrícolas, allí aparcados, en alguno de esos solares. Las cunetas convierten caminos y carreteras pequeñas, en pasillos entre paredes de vegetación, en que sobresalen cardeñas y tobas. En esa pugna no se arrugan las gamazas, ni las amarillas con sus luminosas flores. Tampoco se quedan atrás las amapolas.

    En medio de los cultivos, en los bajos que se encharcaron, la manzanilla cubre lo perdido. Dicen que denuncian por cogerla. No he leído en parte alguna esa absurda prohibición. Antes, cuando venía el año, las manzanilleras conseguían buenas perricas. La compraba Goyo "el Cacharrero" pa unos de Urueña.

    Pienso que ahora, cuando hay tanta gente sin trabajo, de la recolección y seca de la flor podrían sacar el jornalico.

   Como supongo que los dueños de las parcelas podrán disponer de lo que en ellas crece, ofrezco a quien lo desee que pueden recolectar en las de nuestra familia, sin hacer daño al cultivo. En la Ctªª de Quintanilla hay una manzanillas gorda y hermosa. No me importaría dar un papel firmado con la autorización. Creo sea suficiente, que no pidan un poder notarial o un certificado de empadronamiento. Esto es de risa: normas y normas para bobadas y luego corruptelas, enchufismo, amiguismo, chupes, prebendas, sueldazos, dietas y primas por asistencia a cualquier plenillo y reuoniencoilla de tres al cuarto, en cualquier pueblecito de nada, como éste. Con todos los respetos.

(continuará)

 

sábado, 14 de mayo de 2016

DE POLÍTICA MUNICIPAL.



        Se trata, en primer lugar, de agradecer a la concejal por el PSOE, Natalia Redondo, la información que en "Feisbuk" nos está facilitando, y la cierta oposición que está realizando, tan distinta a la ejercida por los anteriores correligionarios( no les llamo socialistas por no manchar  ese sagrado apelativo); tan vergonzosamente dóciles a las órdenes del ex mandón, que hasta llegaron a cometer la infamia de reprobar y difamar al ciudadano honrado que no mentía, como se ha demostrado, sino todo lo contrario.

       En lugar de informarse a ver quién decía la verdad, (todavía podrían indagar los de la oposición el presunto intento de falsificación de pruebas con que intentar culpar al inocente, de lo que tienen información)  se unen con la derecha para perseguir a quien destapa la corruptela. Algo así como si Pedro Sánchez se uniera a Rajoy para denunciar a "El País" por los papeles de Bárcenas. El tiempo y la verdad ha puesto a cada uno en su sitio. No han podido contra esta ventana de libertad y han quedado en la cuneta, incluidos los  "intelectuales" ladradores de la comparsa.

      Le pido a Natalia que no se arrugue, aunque utilicen alguna represalia contra su familia. Ella y Rosanna forman un buen tandem.

      Me gusta de esta chica su sinceridad, su, venciendo, la idiosincrasia "prudente" de la gente del pueblo, dar la cara, decir lo que piensa. Alabo que no oculte, que manifieste su deseo de que Rosana llegue a ser alcaldesa.

      Así como a Natalia la conozco desde niñita en el Colegio, con Rosana, hasta  las elecciones y fue elegida, nunca había hablado. Fue buena la impresión que me causó en el mitín, primera vez que la escuché. Y mejor cuando he conversado con ambas. Sabe escuchar, es receptiva, discreta, se entera. Puestos a ponerle alguna objeción sería la de estar muy ocupada, como madre de tres hijos y como trabajadora en el negocio familiar.

     Como a la hora de buscar un buen gobierno para el pueblo no hemos de mirar los colores, sino a las personas, no sería objetivo silenciar a Laura, la otra chica a la que encuentro muy capacitada, dentro de la actual Corporación.

     Y ya metidos en harina, y aunque no tenga remedio, pero se puede aprender de los errores, digo que fue una lástima la actuación del PSOE, provincial o comarcal, en las pasadas elecciones: presentar una candidatura de circunstancias y muy a última hora. Debieron contactar con más gente del pueblo, buscar más apoyos, personas todas de la localidad y con cierto prestigio. De haberlo hecho así, con una candidatura enfrente tan desprestigiada ( lo prueban los 98 nulos, los 37 blancos y las 287 abstenciones en un censo de 1264 votantes) Rosana a estas horas sería alcaldesa. Pero si es que, "demasiao": sin tener nada contra el tercero de la lista, incluso de él poseo buenas referencias, nadie lo conocía. Y, llevando ya un año de concejal, seguimos, servidor el primero, sin conocerlo.

    Se agradece también la información de que la actual deuda del ayuntamiento es de 40.000 euros. Dato positivo. Escasa, por cierto, aunque no haya superavit, como dicen. Y menor podría ser si no hubieran sido los antojitos taurinos. Es meritorio hayan minorado la que Carmen los dejó, aunque mejorar aquel desastre fuera fácil.

     Hemos de tener en cuenta las circunstancias de la villa:: una recaudación por PIB rústico y urbano, agua, basura, alcantarillado.., que es más del doble a lo que corresponde a sus habitantes. Me explico: existen más del doble de casas desabitadas que pagan igual de contribución que las habitadas; que pagan agua, basura, alcantarillado, aunque sea el mínimo, sin usar esos servicios.

      Cierto también que de poco nos sirve una economía saneada si al atonía municipal a la hora de promover alguna iniciativa que cree trabajo es total.

      Pues ánimo y  a seguir ahí, opositando, colaborando, Rosana, Natalia; también Laura gobernando ¿por qué no?  si todo apunta a ser, como experta timonel, quien maneja la nave.

P.D. En la Cooperativa Agrinza, ante la buena cosecha, con permiso de la roya y del tronchaespigas, que se espera, están haciendo gestiones para poder echar el grano durante la recolección, cuando se llenen las naves, en el inmenso aparcamiento para camiones, en caso de grandes nevadas en invierno, lo que hasta ahora no ha ocurrido en los ocho años que eso lleva inutilizado.

     Espero que la entrevista del Presidente y Gerente de la Cooperativa con la Administración correspondiente, haya dado su fruto

     Ahora que la Cooperativa, ya amortizada y con los ingresos del gaseocentro, está generando beneficios, no cometamos la equivocación de meternos a comprar terrenos lindero por los que van a pedir "montes y morenas", innecesarios salvo cuatro días en el verano en que utilizar la campa de enfrente es la mejor solución.

   




miércoles, 11 de mayo de 2016

CRÓNICA DE ACTUALIDAD.


   Lo primero, ¡quién lo iba a decir estando en mayo!, que estamos de agua hasta por encima del moño. En lo que va de año agrícola, desde septiembre, creo que van cerca de 600 mm. Seiscientos litros por metro cuadrado.

   Menos mal que en diciembre, con anormales altas temperaturas, hubo un respiro de lluvia. Pero en enero ya se lió a jarrear. Aflojó en febrero. Marzo se porto como le corresponde: seco, áspero y ventoso. ¡Menos mal! Se podría haber cumplido el refrán, porque abril fue muy lluvioso, ciento cuarenta litros, pero mayo está siendo, no lo suficientemente florido, y no hermoso. Las flores necesitan sol. Aunque todo está muy verde, el gris, el tiempo desapacible, lo desluce. En aquellos pocos días soleados disfruté de las inmensas sabanas amarillas de las colzas en flor. En el Monte de las Pajas hay una de 34 has espectacular. La mejor que he visto. En ellas liban y polinizan millones de abejas que están trayendo unos amigos apicultores murcianos.

    Por todas las partes, hay una explosión de vegetación inusual. Los campos prometen cosechón. El problema es poder recolectar los forrajes, sembrar los girasoles, incluso maíces y remolacha, en zonas próximas. Se ha hecho lo que se ha podido entre las últimas borrascas de abril, ante víspera de San Marcos último día que llovió, y el jueves siete de mayo, por la tarde, las siguientes. Hubieron de pasar cuatro o cinco días para poder entrar en las tierras más ligeras. Total se ha podido funcionar siete u ocho días, y no en todas las tierras. Aunque haya modernos medios y los tractoristas hayan aprovechado a tope, falta mucho girasol de sembrar.

   Viendo las colzas, los trigos y el viñedo del Monte de las Pajas, del Raso y aledaños, por ej., doce has de trigo detrás de "Los Campos,· de "Los Castañonicos", en adil por "mala", no sé cuántos años, o nuestra remolacha y girasoles de "Los Amorosos" en el C. de Valladolid, no sé cuando los tradicionalistas y ecológistas van a cambiar los conceptos sobre el terreno de lo bueno y lo malo. Ahora existe mucha menor diferencia entre "Las Cuestas" y "Tremesao", gracias a las enmiendas calizas para superar la acidez de los suelos, los abonos minerales y los herbicidas. Si bien éstos deben usarse cuando haya necesidad y con las mayores precauciones.

   Hay noticias o cotilleos habituales por el pueblo que, por afectar a personas, evito trasladar al blog. Por ese motivo me callo algunos decesos, dado que, aunque sienta pena por la persona difunta y familia, en un caso, y cierta indignación por el hombre que no se merecía sacarlo de casa, no sé si dar la noticia pueda molestar.

   Me congratulo de leer en "Feisbuk" la justa crítica de las dos concejalas socialistas a la actuación municipal. Comparto ese desacuerdo con meter debajo del cajón las proposiciones que presentan, de hacer oídos sordos a lo que es un clamor popular, como lo de la sanidad (veremos cuando llegue el verano) y la plaza.

   Viendo como el pueblo languidece, como se ha vuelto al enchufismo y tráfico de influencias en las colocaciones, como hay en la Corporación tres mujeres (dos en el PSOE y una en el PP) muy válidas, no sé si el relevo en la alcaldía no sería conveniente.

   Que "la gran superficie villalpandina", excesivo collar para perro tan flaco, va abrirse de nuevo. Hace días mi amigo Julio, echaba cuentas de la caja que podía hacer, de los beneficios, y de los gastos. Le daba pérdidas.

     ¡Bueno!: se han creado seis o siete puestos de trabajo, no tantos como cuando el AlSA, aunque sí de forma parecida la adjudicación, nos quedaremos con lo positivo.

 

 

jueves, 5 de mayo de 2016

PELOTA EN PRADO.



                                                            
         Este pueblito, cuyo adobe y tapial, ahora arroñado o cubierto de “caravista”, mudéjar en las solariegas,  emerge en la ladera de “La Lomba” que limita al “pando” por el Norte, rompe un poco la adustez de “Tierra de Campos.
       Lo conocí con los majuelos, que  iban a vendimiar muchachos de Villalpando, por los caminos de Villalobos y Cerecinos, casi pegando al pueblo.  Además linderones, zarzas, josas, y las alamedas, (una pegando al pueblo, con la fuente que lo surtía de agua) lo hacían ameno.
     Desde la portalada de su iglesia, elevada sobre pequeño promontorio, protegida por pretil, se divisa por el sur, el este, y un poco del oeste, toda la llanura que llega hasta “los rasos”: campos y pueblos:  su hermano y próximo Quintanilla del Olmo, la del Monte, Villamayor, y la villa, a la que cuando van, dicen: bajo a Villalpando.
   Me encantaba cada primero de mayo, coger la bici y  “subir” a Prado a ver los partidos de pelota. El frontón, como en Tapioles, en Cerecinos…, es el centro del pueblo.  Ocupa un escalón inferior al dicho promontorio de la iglesia, en el cual se apoya. Por detrás la humilde espadaña de arenisca, aún ocupada por campanas y cigüeñas.
   Precioso el escenario cuando los tractores, todavía, no habían echado a la gente de los pueblos, cuando había niños, escuela, maestro, cura, mozos y mozas, baile, comedias, pelota…
   Este deporte autóctono (sí, sí: a la pelota en frontón, sin pared a la izquierda, se ha jugado toda la vida en Castilla y León), era la gran diversión durante todo el año, y uno de los ingredientes principales de la fiesta de cada pueblo: Misa, buena comida, campeonato de pelota y baile con orquesta, aunque fuera de pachín, pachá.
   Cuando no había hinchas del Madrid, ni del Barcelona, cada quien lo era, por eso de la honrilla local, de los pelotaris de su pueblo. No se necesitaban vuelos “chárter” para seguir a su equipo. Bastaban el burro, la bici o la alpargata. Así cada “Sanuno”, San Antonio, San Pelayo, la Virgen de los Rayos., no cabía el personal.
   Necesaria la presencia de la Guardia Civil, quien, junto con el cura, si llegaba el caso, resolvían las discusiones y las broncas sobre si votó en la raya, marcada sobre el suelo, o sonó la chapa. No había arbitro. Si acaso el maestro sacaba la pizarra de la escuela e iba anotando los tantos. No vean con qué pasión se seguían los partidos.
    De entre los jugadores veteranos que recuerdo de Prado deseo mencionar a Quico, un albañil con bigote, habilidoso, buena persona. Su hija pequeña amiga íntima, desde la escuela de nuestra Belenita. Recuerdo también a Esteban de Vega de Villalobos, quien deseo se recupere del grave accidente.
   Todavía en los años setenta, había suficientes muchachos en Prado para formar cuatro equipos, generación de adolescentes entonces de donde salieron los tres que le dieron gloria deportiva al pueblo: los hermanos Conejo y Jaime, el sobrino de don Miguel el cura. Uno de aquellos, el que más destacaba, “El Chato”, murió prematuramente en un accidente.
   Aquel deporte rural de manos encallecidas por la azada, la mancera, la llana.., fue, como los pueblos, declinando. No desaparecieron del todo sus practicantes, si bien repartidos salpicando estas provincias. A los Ricardo Ferrero, el famoso “Rubio” de Zamora, Antonio Rodríguez, “Peregil” de San Agustín, Luis Alonso, José Luis Rodríguez, de Argujillo, le siguió lo mejor, junto a Ferrero y Peregil, que ha dado la pelota zamorana, el malogrado Juventino Jodra, de Torres.
   Con los nuevos frontones, algunos incluso cubiertos y con gradas, contando con pelotaris foráneos, la pelota en nuestra región no ha muerto del todo. En Zamora, hasta hace muy poco, hemos tenido una pareja puntera a nivel regional: Miguel-Ángel Gallego, de San Esteban, y Javi, el guardia de Burganes.
    Ahora unos pocos amantes de las tradiciones, quienes todavía se atreven con los ganchos, las voleas y el sotamano, no quieren dejar morir la pelota en los pueblos.
    Oscar, el pequeño de Sindo de San Esteban, quinto y amigo de mi hijo David, anda ahí, a nivel oficial, poniendo tiempo y dinero en ese empeño. Jaime y Pipe de Cerecinos, ambos casados y viviendo en Gordoncillo organizaron, perdido desde hace varios años, el  festival de pelota de éste, en Prado. Me invitaron. Pensaba ir. Fue bonito, aunque aquello no estuviera lleno (quedan durante el año, 60 personas en Prado).
    Admiré como corren, lo bien que le pegan dos veteranos, pareja campeona de Castilla y León, por los años 80, Ferreruela y García, si bien ayer en equipos contrarios. Uno de Valladolid: Ferreruela I, II y III. O sea, el viejo gitano, “cincuenta y ocho tacos y to la vía en esto”, y dos de sus hijos. En el otro, además del citado García, -Sesenta voy a cumplir”,  (boticario en Campaspero), el Oscar promotor, y Mata, un muchacho joven, creo también gitano, de Benavente.
    Los organizadores me invitaron al  “refresco”. Así conocí al alcalde, un muchacho de “me vuelvo al pueblo”, bisnieto del Sr. Zenón Gangoso, el anciano con quien más me gustaba conversar cuando de mozo iba con la bici. Y resulta que su novia, luego llegó y charlamos, es hija de Fernandito, el de la luz.
   Por allí andaba el Diputado provincial y cuatro o cinco alcalditos peperos con quienes intercambié un simple “dao de cabeza”.
   Lo mejor con los gitanos, a quienes me presentaron como un reportero. Con el pelotari patriarca y su historial desde niño en el trinquete de la calle Expósito. No tendré problema con la etnia en Valladolid. Diré soy amigo de Ferreruela. Otro más joven se arrancó por Farina. Algo le ayudé en el “Salamanca tierra mía…”
   Con Oscar la parleta (tierras, sembraos, novías, cotilleos, parejas..) continuó hasta las diez y media. Se nos hizo de noche dentro de su cochazo, hasta que hacía mucho un rato que todos se habían marchado. Allí, en medio del silencio, su “haiga” y mi “Panda”.
  Dejé se fuera. Me quedé un rato en la plaza. Sólo cruzó un gato solitario. Me imaginé la alegría, el bullicio, a las mozas tan requeridas; las notas de “Los Gelasios”..,  hace cincuenta años.
  
        

    

sábado, 30 de abril de 2016

LA PAC Y FRANZ KAFKA. (III)


     Esas gestiones en Zamora el viernes día 22 del  presente abril, las completé visitando la oficina provincial de la Confederación Hidrográfica del Duero. Es ese organismo quien regula todas las concesiones de aguas y quien dictamina lo que es, y no, regadío. Allí estuve de la una a las dos menos cinco. Amable Lourdes, la funcionaria.

    Resulta que en el Registro de este organismo, no figura como de regadío la dichosa 845, ni siquiera la 844 lindante, en que sí hay un pozo, sin equipo de bombeo ni un tubo.

     El SIGPAC debería tomar los datos del Catastro, y éste de la CHD. Entonces, ya más seguro del error, tengo un motivo claro para la reclamación.

     Por ello, confirmada la posibilidad de reclamación por el Jefe del Servicio, al lunes siguiente, la redacto. Se la doy a firmar a Álvaro para llevarla a Benavente.

    A éste le asalta la duda: ¿y van a contestar a la reclamación, antes de que acabe el plazo para presentar la solicitud? ¿y si no contestan dentro de ese plazo o la rechazan y no ponemos hectáreas de regadío y perdemos los derechos?

   Llamadas a Valladolid, a la Consejería. Una hora: "de le paso", "no lo coge", chica que me atiende pero no sabe; hable usted con el Director General: misión imposible... Amenazo con contarlo en la radio. El viernes anterior ya había largado en la SER. Me atiende uno de muy arriba. Que reclame si quiero pero, pero lo que diga el SIGPAC es inamovible.

   Le insisto. ¿No se puede equivocar el SIGPAC? ¿Quién es el tal? ¿Dónde mora ese implacable y omnipotente dios? O sea: ¿de qué organismo depende?

   Por fin, a regañadientes me indican la morada del "altísimo", con la promesa de que no lo difunda. ¡Dios me libre!

  Busco en internet el teléfono. Llamo.  Pido hablar con la persona me pueda dar información del SIGPAC. Me pasan con la "sampedro". Imposible pasar la llamada más arriba. Insisto. Acceden por fin pero sin garantizarme me pueda dar información.

  Me atiende una señora tan educada como firme: -tenemos prohibido dar información a particulares.

  Me pongo afable y convincente. -¡qué es un error!, ¡qué se trata de corregirlo! ¿cómo hacerlo?

  Por fin me indica lo que suponía, y le sugerí, pasos a seguir: Iniciar expediente, ¡qué tela, en la CHD para legalizar nuestro regadío. Hecho ello, tarda varios meses, ir al Catastro, y de allí al SIGPAC. Si para la PAC del 17 está arreglado, me daré por contento.

  No nos queda más remedio que claudicar. Obedecer al: -arriende usted esas has. de regadío. Busco con urgencia a Álvaro. Tenía pendiente cerrar el trato con tu tío de Palencia. Llámalo que mañana vamos a firmar el contrato de arrendamiento, y darle la pasta. Eso se paga por adelantado.

     Y es así como la explotación de nuestros hijos se ha ampliado a la vega norte del Carrión.

     P.D.- Por si a los dueños o arrendatarios de ciertas parcelas les pueda afectar, les informo que en la CHD aparecen como de regadío unas parcelas en el Camino de Valladolid, que no lo son ni por el forro. Son ellas: la 999, pico del "Pitín"; la 1071, 1072, masa común, y la 1073 de Badás.

OTROSÍ DIGO. Que si alguien sabe donde están las cien hectáreas plantadas de pistachos en las inmediaciones de Villalpando, según la Opinión, por boca del mandado Alejandro Bermudez, hace unos días, que me lo diga.

     ¿Qué hay de cierto en esa noticia de la procesadora de frutos secos?

COTILLEO: Hace unos días fue visto Rodrigo Rato, acompañado de dos señoras en el ALSA. Al parecer regresaba de un funeral en Asturias. Viajaba en un flamante BMW.

   Del Pineda, por Villalpando, sólo circula alguna foto, y alguna televisión que busca la información, o la opinión "in situ",  que los de Villamayor no quieren dar. Ejemplo de prudencia la de los habitantes del pueblo vecino.


jueves, 28 de abril de 2016

LA PAC Y FRANZ KAFKA. (II)


   Recuerdo que esos derechos y ese dinero, asignado por un regadío que no lo es, y en una parcela de la que ya no disponemos, lo quitan de lo que nos correspondería por el secano. Entonces, para no perder tanto dinero empezamos a buscar las "soluciones" que nos proponen.

    Como lo de arrendar 14 has. de regadío nos parecía misión imposible, decidimos vender esos 14 derechos. Pongo un anuncio en internet ("Mil anuncios"). Al rato ya me llama un compra-venta. No se pueden imaginar el mercadeo que existe con esto. Le llegan a ofrecer a Álvaro hasta 7.000 euros por la compra de los famosos "catorce".

   Echa cuentas y no le interesa, pensando en el futuro, vender derechos. Es algo así como vender tierras.

    Entre todas estas conversaciones a través de los móviles y los viajes por la red, vemos que existe también mucha oferta de parcelas de regadío para "poner en la PAC". O sea: "el arrendamiento" es muy factible.

    Cuando yo pensaba en arrendar tierras de regadío me imaginaba que era de verdad: para cultivar como tal, y ponerlas en la PAC. ¡Quia!: no es así. Luego se lo cuento.

    En mi cabeza no entraban esos trapicheos de compra-venta de derechos, de arrendamientos ficticios, por culpa de un error en el SIGPAC. Lo justo, lo legal sería CORREGIR ESE ERROR.

   Llamo  a Zamora. Las consabidas voces enlatadas, el le paso, el no está o el pi,pi. Voy pállá. Subo andando,  para hacer ejercicio. En la "octava" un cartel grande: PAC y una flecha. La sigo y, ¡albricias!, es Rosa quien atiende, vieja conocida de cuando desembrollé todo el lío que habían montado Severiano y Vita en perjuicio de la iglesia. Y de cuando, unos años después, conseguí quitar a este intermediario entre la iglesia y nosotros, para arrendar y pagar directamente a ésta una buena renta por la parcela y los derechos que éste nos subarrendaba, cobrándonos mucho y pagando poco a la Parroquia. (Aprovecho para desmentir calumnias: ¡A ver quién le ha pagado antes, y paga, ahora por las pocas tierras que aún le quedan a la iglesia ni siquiera la cuarta parte de renta de lo que pagamos nosotros. Y que encima alguno de la Junta Parroquial ande cacareando, mintiendo, difamando...)

    Además con esta Rosa coincidí en la boda de Soraya. Le explico con brevedad: número de parcela, superficie...; entra en el SIGPAC, me vuelve la pantalla. -Ya lo ves: regadío.

    -Pero a ver: ¿no tenéis inspectores?. Que vayan a la parcela, lo vean, certifiquen y ya está. Y, de paso les llevo al Camino de Valladolid para que vean allí tenemos un regadío de verdad, pongan esas parcelas en el SIGPAC como tal (que figuran de secano) y ya nos valgan para cubrir esos derechos.

         Se enfada conmigo. No depende de ella. Eso no se puede hacer. El SIGPAC es dios. Ya al fin, para quitarme de en medio, aumentaba la cola en el pasillo, me dice: -puedes  presentar una reclamación. Habla con el Jefe del Servicio. Pero bajito y sin enfadarte con él. Me recomienda Rosa.

         Misión imposible. "Estaba en el campo", me dice una Secretaría, Le faltó añadirme que en el de golf. ¿Han visto ustedes a un político alguna vez por el campo, por los pueblos fuera de las elecciones?  A buena hora me va a recibir a mí un político del PP.

           Era viernes. Pedí cita para el lunes. Me llamarían. Llega el lunes, no me llaman. Lo hago yo. Me dice la Secretaria que, estudiado el caso, PRESENTE RECLAMACIÓN en la Oficina de Benavente.

           (Continuará)




miércoles, 27 de abril de 2016

LA PAC Y FRANZ KAFKA.


    Cuando escribí lo anterior sobre la Política Agraria Común, no suponía el laberinto kafkiano que habríamos de recorrer. En mi ingenuidad comencé a luchar contra el injusto absurdo. Imposible narrarles todo nuestro recorrido, al que hemos dedicado, horas, mañanas, tardes,  visitas, viajes, sin fin de llamadas telefónicas con sus contestadores automáticos, le atiende fulanita, le paso,  pi, pi, pi, no lo coge...

    Este era el primer año en que mi hijo se iba a ocupar de solicitar las ayudas de la PAC. Cuando le surgieron dificultades, nuevas y desconocidas para él, me llamó: primera mañana en Caja Rural. Comienzo de los recorridos, por ambos de la "ceca a la meca".

   En base a esos "Derechos de Pago único", repartido su importe en euros entre las superficies declaradas en 2013-1015, han asignado a cada perceptor, unos nuevos "Derechos de Pago Básico", tantos como hectáreas, diferenciando, y con un valor tres veces mayor los de regadío que los de secano. Por ellos, y por ciertos cultivos, se van a conceder las nuevas ayudas.

     Resulta que, a nuestro hijo, le sale más dinero, que hectáreas reales en secano. No le cuadra. ¿Qué pasa? Entra César en la asignación de los nuevos derechos P.B., lo imprime: pues que le han asignado 22'24 derechos de regadío. ¿De dónde salen? Pues 14 de una parcela que hemos traído tres años en aparcería, como secano puro y duro, un año de barbecho, realizando un subsolado muy profundo, porque era impermeable, y que nos costó un pastón, pero que en el SIGPAC  (un dios poderoso al que todos invocan y nadie sabe, yo ya sí, en qué cielo mora) figura como de regadío.. Los otros 6'24  de un regadío de verdad, el nuestro de toda la vida en la carretera de Villamayor.

    Como esa parcela, los propietarios, la han vendido a otro agricultor, y de mutuo acuerdo con éste se la habíamos y hemos dejado, ya no la puede poner mi hijo en su solicitud. Por lo tanto, si no pone 14 hectáreas de regadío, las que sean y donde sean, dentro de la "región" 1601 (se olviden del concepto de región, Cuenca del Duero, Campiña Andaluza, Valle de Arán o Andorra la Vieja. ¡No!: la 1601 son trozos de comarcas naturales repartidos por toda España) no puede cobrar por esos derechos. Ello le supondría una pérdida de tres mil y mucho pico de euros anuales.

     Solución que nos da César, en la Rural, y Pedro, en la antigua Extensión Agraria (ahora se llama Unidad de no sé qué): o vendéis esos derechos o arrendáis 14 hectáreas de regadío.

     Insisto, insisto e insisto: pero si esa parcela, la 845 de las narices, ni es regadío, ni dios que lo fundó. En la 844, lindero de al lado hay un pozo, sin bomba, ni motor, ni un tubo, y que dejó de utilizarse hace muchos años. Todavía esa podrían catalogarla de regadío (en cambio está de secano) Pues que desaparezca la 845 como de regadío  en los papeles.

     IMPOSIBLE: En el SIGPAC (Sístema de Identificación Geográfica de Parcelas Agrícolas Catastrales, cuyo ojo lo ve todo desde el cielo y saca fotos) aparece como de regadío.

     ¡Pero coño!: que venga un Inspector y lo vea. No señor. lo que diga el SIGPAC va a misa.

     No me resigno. Comienza nuestra batalla contra los kafkianos gigantes de la burocracia.

     Como en los cuentos del "Guerrero del Antifaz" y, s.D.q., continuará. Lo que me falta es jugoso e informativo. Puede resultar de provecho para algunos "afectados". Ya les advierto que, como suele suceder, cuando se defiende lo justo, la lucha va a obtener su recompensa, y, qué a gusto cuando sucede, aunque entretanto, tela...

 

sábado, 23 de abril de 2016

SERAPIO VELEDO PALACIOS.



     Cuando esta mañana me dieron la noticia, aunque   no me sorprendió, me puso triste. Desde hace años veía como se iba gastando la vela de su vida. Su luz, cada vez era más mortecina. Este deterioro físico, él lo aguanto con la valentía y serenidad se toda su vida. Mientras pudo ver y caminar un poco salía a dar un paseo, aunque fuera ayudado por el andador.

   Dejó de caminar, de ver, no así de pensar, de recordar, de hablar. En mi última visita, tan encerrado en sí mismo, ya apenas pude sacarle:
 
    -Eres Agapito, te conozco por la voz.

     -Agapito, qué?

       Medio enfadado -Modroño, ¡qué va a ser!. Modroño Chimeno. No me molesté en aclararle que yo no era aquel muchacho que mataron en el 37, unos meses después que a su padre, aquel hijo de los aguardienteros que a él le acogieron, sino en lo que ha venido a dar aquel bebé rollizo, hoy abuelo, a quien él tantas veces acunó...
     
       Hoy fui al tanatorio prometiéndome no llorar. Hablar con su hijo Froilán, me tranquilizó más. Como suponía, líquida en el hoyo de la palmatoria, la última cera de su vida, sin sustento el pábilo, la llamita se extinguió.

       Pero claro, cuando sus hijas, me cuentan que en sus últimos días, ingresado en el Hospital de Benavente,  "cada poco te nombraba", y la fábrica, y el aguardiente, y las cubas de Cerecinos, las madres, los pilos, el orujo, las pipas, los bocoyes;  el carro, la "Perla", la "Pastora". Mateo, Chon, Antonio, Lola..., golpetazo de nostalgias, de recuerdos, de tristeza, a llorar se ha dicho.

       Con los aguardienteros estuvo dieciocho años, desde antes de cumplir los 15, a primeros del 37, hasta el 55, si bien los últimos, cuando el negocio empezó a ir a menos, cuando ya casi no había trabajo para los de casa, ya sólo en la temporada de la "quema" y en vendimias.

       Como era tan inteligente, habilidoso y trabajador no tuvo necesidad de emigrar. Estuvo unos años en "La Borrachera" hasta que, "metidas las aguas" se hizo cargo de los pozos, depósitos, tuberías, válvulas y llaves de paso, en aquella precaria instalación. También, como trabajador municipal, se hizo cargo de la báscula y del matadero.

         Serapio, a quien todo el mundo quería, sobre todo la clase obrera, (fue vocal sindical para defenderlos) ha sido un referente moral en la vida del pueblo.

             Que se queden los "Condes" y los "conditos", Pinedas y "pineditos" con sus millones y chulería. Categoria de la buena, lo que yo llamo categoría humana, la de estos honrados trabajadores de mis pueblos, la de Serapio Veledo.

           Si la cosa fuera como debiera, Serapio debería ya estar charlando con los Modroño Chimeno aguardienteros, con el "esterero", fusilado por defender lo justo en las tapias del Cementerio de Zamora; la doliente, sosegada, morenita, guapa, señá Filomena, Oliva, a quien Serapio tan bien cuidó; Emeria, Josefa, "Menucha", Justina, José. También con Flora, flor tronchada, otro de los nombres de sus delirios. Seguro que un platónico amor juvenil.

          De cualquier modo deja hijos, nietos, amigos que lo recordaremos como un ejemplo a seguir.

       -






jueves, 21 de abril de 2016

LAS NOVEDADES EN LA PAC.


   Esto de la Política Agraria Común se sigue prestando a los chanchullos. Voy a escribir en plan divulgativo para los que no estén tan caídos en el asunto.

    En la reforma de 2004 a cada perceptor, se le adjudicaron DERECHOS DE PAGO ÚNICO, según la media de la has. por las que hubiera cobrado en los años 2000, 2001 y 2002. Hasta entonces se pagaban, independientemente de los cultivos, unas 21.000 pts por ha., excluyendo, en esta comarca, un 24 % que se consideraba como barbecho tradicional.

     Por supuesto, para cobrar era necesario declarar cultivos, sembrar, cosechar. Y no existía lo de los derechos.

     Con ese invento del 2004, al adjudicar esos DERECHOS DE PAGO ÚNICO, cambió la situación y empezó el trapicheo, al adjudicar los derechos a las personas, separados de las fincas. Además no existía obligación de cultivar, de sembrar.

   Se daban casos de propietarios de parcelas que se jubilaban, las dejaban en adil y cobraban igual, sin tener actividad agraria, sin producir, sin originar riqueza.

   Supongamos otro caso, que algunos se dieron: un empresario agrícola, o sociedad, a quien le adjudicaron derechos en base a tierras en renta. Dejaron las tierras y se quedaron con los derechos. Cierto que, para cobrarlos, había que poner en la solicitud de las ayudas PAC (en la pac, como vulgarmente se dice), tantas hectáreas, por las que antes no se hubieran percibido ayudas, de donde fuera, como por derechos se iba a cobrar.

   Ocurría que, hasta el 2004 en las comarcas marginales del minifundio, de las tierras comunales, como se había abandonado muchos años antes la actividad agraria, nadie había solicitado ni cobrado ayudas, por lo que en Sanabría, por ej., Aliste, la Carballeda, Maragatería..., había muchas tierras que, arrendadas por cuatro perras, se podían poner en "la pac", como "praderas permanentes".

   Esto de las tierras por un lado, y los derechos por otro, originó el trapicheo y la picaresca de arriendos y compra ventas, al se empezaron a dedicar, incluso, intermediarios.

(continuará)

   

miércoles, 20 de abril de 2016

RANAS.


   Ya conocen ustedes el dicho de cuando llueve mucho: -"Nos vamos a volver ranas". Claro que, entre la sequía de la primavera pasada y las inundaciones de ahora, esto es preferible.

   Enlazando esta situación con las desinformaciones, dichos no ciertos del todo y mentiras que nos envuelven, resulta que hasta algunos refranes no son ciertos del todo. Por ej.; -"Nunca por mucho llover es mal año". ¡Bueno! Sí que por mucho llover es peor que si no lloviera tanto.

    Ocurre con  frecuencia, sobre todo cuando el exceso de lluvia es en invierno. Se producen encharcamientos en los suelos endorreicos que pudren las plantas, escurrentías con lavado de nutrientes, erosiones, que son perjudiciales.

     Lo malo es cuando las inexactitudes, las mentiras se dicen desde una "cátedra", como presencié la pasada semana en una charla sobre "cultivos ecológicos".

     He de decir que prefiero los alimentos de esta naturaleza, al tiempo que les afirmo que con agricultura totalmente ecológica nos moriríamos de hambre. Todavía, en un trozo pequeño de huerto, en tierra fértil, y con ganas de doblar el lomo contra la broza, se pueden comer tomates y melones ecológicos, (como fueron los míos del 2.015, a base de zoleta) pero en las hectáreas y hectáreas de cultivos extensivos, lo siento mucho, sin fertilizantes y herbicidas no hay cosechas.

   El "experto" conferenciante gallego (que ni zorra idea) para llegar a sus conclusiones sobre la rentabilidad de estos cultivos, se basaba en datos inciertos, en tópicos que se están acuñando, por más que los mostrara en gráficos proyectados sobre la pared.

   Que, como consecuencia del calentamiento global, y del cambio climático, en los últimos diez años han disminuido las lluvias. Referido a nuestra región, ¡mentira! Además: con temperaturas más altas existe mayor evaporación del agua de los mares y, por tanto, más lluvias. Y se quedaba tan pancho, cuando en lo que va de abril llevamos 175 mm., cuando los ríos anegan vengas y cortan carreteras, cuando los embalses sueltan millones de metros cúbicos. Cuando en lo que va de año agrícola, desde finales de septiembre andamos por los 500 mm. O sea: si hubiera quedado todo el agua caída sobre la superficie del suelo, alcanzaría medio metro de espesor.

   El problema de nuestra región en cuanto a precipitaciones, a lo largo de diez años, no es de escasez, sino de irregularidad con unas diferencias anuales enormes.Contra el borreguismo tener buena memoria, que Dios nos la conserve, es un poco triste.

    Me remonto al año 1962, dos de enero, la mayor inundación conocida en el Valderaduey y otros ríos. 1971,  pasados un otoño e invierno secos, abundantes lluvias en primavera, buena cosecha. Fue seca la primavera del 75, año en que hice el sondeo. Vendí la alfalfa cara. El 81 y 82 fueron muy secos, cosechas casi nulas. La primavera del 88 fue la más lluviosa conocida hasta entonces. No dejó de llover hasta julio. Alguien puede recordar lo que llovió un día de junio en el entierro de Rafa Alejos. La traca final fue la mayor tormenta por mi conocida el 27 de julio. Encontré refugio dentro del "127", a la abrigada de la nave de "Los Chisteras". Aquel verano otoño se produjo la mayor epidemia de topillos. 1993: cuando en abril se secaban los campos, bien nacidos por las lluvias de otoño, llegó a tiempo el milagro del agua. Llevaba varios días prometiendo, y dando agua los del tiempo. Por fin, puede que un domingo, estaba en  "la finca". Por la dehesa se levantaban "los burros", cada vez más plomizos. Se cerró. Miré al cielo. Imploré. Al poco se lió a llover, llover..¡Qué bendición!

    Marcha atrás desde ahora. Primavera pasada: muy seca. 2014, por exceso de lluvias perdida de cosecha, sobre todo en los terrenos ligeros y muy llanos; 2013: primavera lluviosa, sin estos excesos. Cosechón.

  En la última década han sido más abundantes que escasas las precipitaciones. Los acuíferos por aquí, no sobre explotados, están hasta arriba.

   Por si la memoria me traicionaba, lo consulto en internet. Así es, en efecto.

   Luego dice el "experto" (patrocinado por la Diputación) que las producciones medias de cereal a lo largo de diez años son de 1.500 kilos/Ha. En nuestra comarca burocrática denominada "Campos-Pan", las administraciones fijan esas producciones en 2.500 Kg/ha. La media en 2.013 rondó los 4.000.

    Además incurría en el error de pensar que las cosechas sólo son de cebada, cuando cada vez más se diversifica: trigo, cebada, avena, centeno, legumbres, forrajes... Eso que ven tan bonito amarillo, un espectáculo, basta con que se asomen a la puerta de villa, es colza. Y si nos deja sembrarlos, verán qué campos de girasoles tendremos este verano. Luego en según qué pueblos, y no lejos de aquí, donde hay regadíos, las cosechas de maíz y de remolacha son impresionantes.

   Mucho me tuve que morder la lengua, cosa rara en mí, forestador amante de los árboles, cuando afirmó el conferenciante que cada vez habría más incendios forestales y, por ello, menos superficie arbolada. Estuve a punto de saltarle: -¡Qué pasa que van a incentivar a los pirómanos en lugar de perseguirlos y acabar con los incendios...?

     Los asistentes, que llenaban la sala, eran todos "ecologistas" de subvención. Seguro estoy que ni uno había plantado un árbol en su vida. Eran todos, o jubilatas, de ciudad la mayoría, o domingueros con unas tierras en el pueblo que las ponen en ecológico para chupar la jugosa subvención.

     En el descanso, cuando a uno le hablé de los pinares del Raso de Villalpando, me contradecía de forma insistente, asegurando que el Raso era de Belver... Era ya lo que me faltaba por oír. Resulta que las 1.700 has de la Mancomunidad, que las veintidós has., plantadas por nuestra familia, y los cientos de los demás, están en Belver...

     Este sabio es un urbanita de manos finas, cebadito y cazaprimas que ya en la charla "grafiada" había soltado unas cuantas típicas topicadas, eslóganes de la progresía: que si Mosanto, que si Bayer, que si Fertibería, que si las multinacionales en general..., mientras él chupa subvenciones de la UE por no producir.

    Todavía si estercolara a carro, desparramara a purridera y escardara a zoleta, podría hablar de ecología.

      Como se pueden imaginar a la hora del recreo, a gusto, me largué de aquella farsa. Llegué todavía a tiempo de sembrar por la mañana unas cuantas almendras, disfrutando en el viaje de las colzas que jalonan la carretera de Zamora.

      Atentos que voy a contarles las novedades de la PAC.