domingo, 15 de octubre de 2017

LOS CAÑOS.


     Cuando ahora veo, la mayoría siguen siendo mujeres, ir a buscar el agua para beber en garrafas de plástico, inevitablemente he recordado cuando íbamos a por todo el agua al caño. Como ya vamos siendo pocos los que recordamos aquello, deseo contarlo para quienes no lo conocieron.

     Las aguas subterráneas eran abundantes en toda la comarca, si bien, no tanto las llamadas artesianas, las que hoy diríamos potables. En la mayor parte de los corrales de las casas de labranza, a veces compartido para dos, o incluso para tres, había pozos. Solían ser de dos a tres metros de diámetro, y unos ocho de profundidad. Estaban empedrados, casi siempre con piedras del Raso o con areniscas de las Urnías.

     Su agua la empleaban para los animales, no así para beber y lavar la ropa, porque era mala y "cortaba" el jabón. También los había públicos para la gente más pobre. Recuerdo con sus brocales correspondientes uno en Santa María, en el callejón de la torre, junto a los pretiles; en la plaza de las Angustías, al que se cayó, por la feria, la mula de un trillero; a la entrada del paseo, a la izquierda, muy poco profundo y con piedra de sillares; en la plazuela de Argüello; en la calle Limpia, en San Miguel, en la plaza de Santo Domingo.

      Por referencias de los mayores, hasta que picaron los artesianos, el agua buena, la de beber era muy escasa. Habían de ir a buscarla a la fuente, cuyos restos aún quedan, junto al tejar de  Baltero, al suoroeste del pueblo. También había otros pozos, en el otro extremo, llamados el "Pozo Bueno" y el "Pozo de la Bomba", por detrás del actual polideportivo, en cuyos brocales, el roce de las cuerdas al sacar el agua, había hecho canales. Para lavar la ropa sé que iban a la laguna de la Comendadora y al río, cuando la corriente fuera limpia. Se lavaba muy poca ropa.

    Supongo que el agua de los pozos del pueblo era "mala" por la gran cantidad microorganismos en ella pululantes. Si estaban los muladares pegando a los pozos.

    Esa situación cambió totalmente cuando hubo medios para picar los "pozos artesianos" que, por pinchar en capas freáticas más profundas, extraían agua de mayor calidad.

     Éstos consistían, simplemente en ir hincando en el suelo una tubería de hierro hasta los quince o veinte metros. Montaban una cabria sobre la que se sustentaba un barreno manual. Iban haciendo hueco y metiendo tubos de tres pulgadas, roscados cada tres metros, hasta llegar a la vena, desde la que empezaba a fluir el agua por la boca del tubo. 

    La Gestora de Izquierdas, en sesión extraordinaria celebrada el 20 de marzo de 1936, "encargó de picar un nuevo pozo artesiano en San Pedro al pocero Damián González por un presupuesto de 4.415'30 pts., descontando la tubería propiedad del Ayuntamiento". Cantidad, en aquellos tiempos, muy considerable.

    Alrededor de la parte emergente del tubo construyeron una base de cemento y, sobre ella, y el tubo colocaron una sirenita, de la que partían tres chorros de agua. Bajo los cuales poníamos cántaros y calderos para llevar el agua a casa. 

     Aquel caudal era constante, de día y de noche. Anexo al círculo base, que tenía un reborde, construyeron un pilón, para que abrevaran los ganados, (de chaval yo era el encargado de llevar las dos mulas de casa y la yegüa  "a dar agua" al caño de San Pedro) siempre lleno y que vertía a la cava.

    Aquello, salvo el trozo empedrado de junto al caño, era un barrizal impresionante.

     Además del caño de San Pedro, el más concurrido, existía el caño de Santa María, en el camino del cementerio, donde después estuvo la báscula y del que creo queda algún resto, y el de San Miguel. Todos con pilón.

     El agua del caño de San Pedro sabía a hierro, por lo que deduzco que era ferruginosa. Salía a más de 20º , en el invierno se le veía humear   y se agradecía su calorcillo en las manos. En aquella heladas fuertes el pilón de San Pedro era el último en helarse.

     El agua de los caños de Santa María y San Miguel era mucho más fresca y rica.

     Se pueden imaginar, sobre todo por las mañanas y los lunes, día de lavaza normalmente, lo concurridos que estaban los caños. Las más pobres, o que vivían más cerca, cargaban con el cántaro al cadril y el caldero de la mano, aunque hubieran de echar varios viajes, hasta llenar el barreñón, la tinaja, el pote de la lumbre...; las de algunas casas que no tuvieran burro y sí cierto poder económico, utilizaban un carretillo de madera, rueda de hierro y dos o tres oquedades para sus respectivos cántaros.

     Cuando yo estaba en casa de Cossio recuerdo con qué garbo, por las "cuatro calles" llevaba Pepita "la de Torti" su carretillo aguador.

     En las casas medianas, o grandes, donde había burro, éste era el encargado del transporte. Sobre la albarda se le colocaban los cuévanos de mimbre con dos cántaros de cada lado. En el medio iba montada la aguadora. Incluso detrás podía ir montado un muchacho. Así lo hice muchas veces llevando el agua a casa de mi abuela Ana, desde el caño de santa María, acompañando a Margarita, "la muda", que no lo era tal, sino "lengua de trapo".

     Cuando a finales de los cuarenta comenzó la fiebre del cultivo de remolacha, se empezaron a picar pozos y pozas por todo lo "fuerte".

      Se llamaba poza a los pozos de menor profundidad, como los de toda la vida en las huertas, de las que se extraía el agua, primero con cigüeñales, después con norias, más tarde con motores. Con una de éstas se podía regar como medía hectárea de remolacha, máximo.

      En las tierras más grandes, de los ricos, picaban pozos. Eran de igual o mayor diámetro, los pozancones, pero mucho más hondos. Además en el fondo el metían un tubo artesiano. Con estos se regaban dos, incluso tres hectáreas. Para ello, por Canillas, se tendieron, sobre postes de madera, cables eléctricos, para los "motores" de riego. Se regaba por pie.

      Esa primera explotación de los acuíferos mermó el agua de los caños. Dejó de fluir por si sola, y empezamos a tener problemas de abastecimientos. Mi tía Lola, por ej., iba a lavar y a por agua al pozo de la finca de Ramoninche, que le pillaba relativamente cerca de casa, por la carretera de Madrid.

      No olvidaré el día que regresé a casa en junio de 1961, tras mis dos únicos meses de presencia en la Escuela Normal de Magisterio en Zamora. ¡ya había un grifo en la pila del fregadero de la cocina, con desagüe al corral..! ¡Agua abundante en casa!

     Ya no tenía que ir al caño, o comprarle el agua a Jesusín el "Huevero" o a "Pisabarros".

     Aunque lo de transportar el agua a casa era labor de mujeres, mozas en su mayoría, muchas de ellas criadas y estaba muy mal visto que los varones fuéramos al caño, hasta le podían a uno tachar de marica, servidor asumía ese riesgo. No iba a consentir que fuera mi tía.

     Ahora me marcho a llenar garrafas al pozo de los "Pinos de Quesada" y traer, de paso unos fréjoles. ¡Quién nos lo iba a decir!

         


                                                                                                                                                                               

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

lunes, 9 de octubre de 2017

COMENTARIO A LA INFORMACIÓN APARECIDA EN LA OPINIÓN EL CORREO DE ZAMORA DE HOY.


     

Villalpando lleva 12 años buscando soluciones al problema del agua.


Copio el titular, luego resumo las declaraciones del alcalde y las comento.

    Se me ocurre, lo primero, pensar que hay que ser muy incompetente para no encontrar la solución en doce años, cuando en otros muchos pueblos mucho más pequeños, en mucho menos tiempo, en meses, han solucionado el problema.

   Explica así su película el susodicho: -"que en el agua del pozo principal, el de Berrabueyes, ya en el año 2.005, (gobernando Carmen Allende), en cuatro analíticas consecutivas se detectaron más de 18 microgramos por litro, ug/L, (recuerdo que 10 es el máximo permitido) y no se tomó medida alguna". 

    A continuación de esa afirmación se contradice: -"Que en el año 2006-07, (obra iniciada por Carmen), se revistió el pozo, costó 22.000 euros, y se instaló una nueva bomba, otros 8.000 euros". Luego, aunque no fuera acertada, si se tomó una medida.

    Sigue diciendo: "- como los niveles de arsénico persistían en dicho pozo principal, se empezó a traer agua del pozo auxiliar, el de la carretera de Villamayor  (de ese nos estuvimos abasteciendo desde que llegó el agua a las casas en el año 1961, hasta que Carmen construyó el de Berrabueyes. Lo había picado, no sabemos con qué fines el Instituto Nacional de Colonización en el año 1957. Estuvo echando el agua por la boca durante muchos años), para mezclarla y rebajar el nivel de arsénico;  pero entonces surgió otro inconveniente, y es que en el pozo auxiliar aparecieron niveles altos de fluoruros (lo pongo en negrita porque es copia literal, y añado: ¿no se les ocurrió analizarla antes de traerla y mezclarla?)

      Pero encontraron una magnífica solución: " instalar un sistema de radio frecuencia para regular la mezcla  de los dos pozos, para que ésta se mantenga dentro de los parámetros permitidos". No sé cómo será ese sistema de radio frecuencia que detecte fluoruros y arsénico.

      Se lo explico: el de carretera de Villamayor le rebajaba el arsénico al de Berrabueyes, y éste le rebajaba el fluoruro al otro. ¡Cojonudo!: así ambos parámetros quedaban un poco por debajo de diez. Pero, ¿qué les parece si sumamos los dos?

      Luego los bichitos en el de aquí (si Berrabueyes estuvo toda la vida lleno de muladares), de ahí la lejía a espuertas y el pestazo a cloro.

     Luego sigue explicando las posibles opciones para solucionar el problema: picar nuevo pozo, mejorar el auxiliar, lo que costaría 120.000 euros, y montar un equipo de "ósmosis inversa", cuyo presupuesto dice es de 380.000 euros,  "lo que es inasumible para este ayuntamiento".

     Pues que eso lo han montado enTapioles, con nuevo pozo, dos depósitos, la leche, para unos cien habitantes; y en Villamayor están en ello. Y aquí, ¿ no podemos montar ese equipo? ¿No podemos obtener ayudas, como ellos de las administraciones? ¿No dice que tenemos no sé cuánto superavit?

   Pero, no nos preocupemos que el figura, "ahora trabaja para encontrar medidas urgentes e innovadoras que rebajen el nivel de arsénico".  ¿Y el de fluoruro?

    Lo que no ha solucionado en doce años, ¿lo va a solucionar ahora de la noche a la mañana?  ¡Pues ya es picardía no lo haya hecho antes, dada su gran competencia!

P.D.- Hasta hoy nada habían dicho en el periódico del fluoruro. ¿Será por qué, informado en la Diputación y en Sanidad, y analizada el agua) lo destapó servidor en el blog? Y, ¿no guardará relación el salto de la liebre arsenicosa con mis pesquisas por las Plazas de Alemania y Viriato? 

    

domingo, 8 de octubre de 2017

LA MANIFA


     Ayer el alcalde llamó al pueblo a la plaza para manifestarse en favor de la unidad de España, de la democracia y de la legalidad.

     La respuesta fue bien escasa, y no porque los vecinos de este pueblo no estemos en contra del independentismo catalán, sino como rechazo a un convocante que tiene, por su culpa, totalmente desunida a esta Corporación, que incumple las reglas democráticas y la legalidad

    -Unidad: de los nueve miembros del consistorio, sólo estaba él y el otro. Había una concejala fuera de la cabecera, a título particular.

    -Legalidad: todavía no ha mostrado a los siete concejales de la oposición, las cuentas de San Roque, que le fueron pedidas en el último pleno. Esa reticencia se debe a retrasar, cuanto más la constatación de que sobrepasan del 10% del presupuesto, motivo por el que suspendió el pleno en que se discutió, para tomar él todas las decisiones sin tipo de control alguno. 

      Democracia: ¿la de no respetar la decisión de la mayoría para suspender de forma presuntamente ilegal un pleno, y la de inadmitir, con dudosa legalidad, que no moralidad, la moción de censura de siete de los nueve miembros de la Corporación?

      ¡Cómo acudir a la llamada de un irresponsable que ha estado jugando con la salud del pueblo! Que no previno el viejo problema de la potabilidad del agua de consumo.

      Les copio las declaraciones de dos concejales responsables en La Opinión de hace tres días.
          -
   -"Los antiguos miembros del equipo de gobierno Laura Grande y José María González,  han declarado a este diario que "no se puede achacar el problema a la sequía, porque desde hace al menos un año los análisis venían reflejando niveles de arsénico muy próximos a los 10 micorgramos por litro, y no ha habido voluntad por parte del alcalde de remediarlo antes de llegar a este punto". El regidor y Grande, como teniente de alcalde, se reunieron en febrero en Zamora con el delegado territorial de la Junta, que ofreció los servicios de la sociedad pública Somacyl para estudiar la mejor solución posible, que probablemente pasaría por la colocación de filtros de carbono en uno de los pozos de sondeo, "pero a pesar de nuestra insistencia no se volvió a realizar ninguna gestión de este tema", afirman los dos concejales del PP".

      Y veremos si les muestra los análisis de los últimos seis meses, como le han pedido.

     No sé ya qué más puede pasar. Alguna decisión urgente es necesario tomar ya. Este individuo es un peligro público.

jueves, 5 de octubre de 2017

LO DEL AGUA.



  No me ha cogido de susto el bando de ayer tarde, advirtiendo de que no se consuma  para beber agua del grifo por exceso de arsénico.

   Desde hace muchos años sé que el agua del  pozo detrás del castillo tiene microbios coliformes, bacterias escheriichia cou y huevos de nemátodos, por encima del nivel permitido, lo cual se subsana echándole cloro; y  desde hace más de dos meses, informado en Sanidad de Zamora y en la Diputación, sé que el agua del pozo de la carretera de Villamayor posee una cantidad de Fluoruro por encima de 1'50 mg/L, valor máximo permitido para el agua potable. Lo que ocurre es que, como mezclan la de los dos pozos, en el conjunto desciende la cantidad de bichos (y los mata el cloro) y de fluoruros. 

    Para salir de dudas, como hace un mes, compré una botella en la farmacia, la llené del grifo y la llevé a analizar al Laboratorio SANILAB, que está en la Ronda de la Feria. Efectivamente: el nivel de fluoruros es de 1'43 mg/L, siendo el máximo permitido de 1'50 mg/L, como ya he dicho. En este análisis no miraron el nivel de arsénico. Éste ha sido detectado en la toma de muestras hecha por el Servicio de Sanidad, no sé si de forma rutinaria o a consecuencia de saber que un vecino de Villalpando andaba analizando.

      De todos los modos más  fluoruro de la cuenta venimos consumiendo desde hace años. Supongamos que lo del arsénico sea por la sequía, aunque ésta ya viene desde  la primavera, y, de cualquier forma, no ha sido el celo de la mini corporación quien ha descubierto el problema. ¡Qué peligro la prolongada situación de desgobierno municipal! Ya no sé qué ha de ocurrir para que haya una reacción.

     Las disculpas del bando del alcalde son vergonzosas: dice que excede en 0'5 ug/L (microgramos litros) el nivel permitido, que es de 10 ug/L, para luego afirmar que hasta 100 ug/L no hay problema para la salud.  Si las autoridades sanitarias prohiben el consumo humano por encima de los 10 ug/L, ¿de dónde saca el "artista", firmante del bando,   lo de que hasta 100 ug/L no hay peligro? Si es así, ¿por qué nos quitan de beberla? 

     Hoy ha llegado la primera cisterna. Viene de Zamora, de la Planta Depuradora que el Ayuntamiento de la capital tiene instalada en el río Duero, a la altura de Ifeza. Tengo seguro que de ese agua, por muy depurada que esté, según de escaso y sucio viene ahora el Duero, no voy a beber; y menos echada en un depósito sin estrenar, que han instalado donde estaban las Tenerías, para que puedan cargar los tanques de pesticidas los agricultores, no sé si gratis. Dada esta emergencia ahora es para que vaya quien lo desee a por agua al caño.

    Por último les aseguro que en el término de Villalpando tenemos agua potable, pura, requeteanalizada, sin bacterias ni arsénicos, fresca, bastante mejor que la del Duero, "que lavaron el puñal con que mataron a Diego. Que con el aire que lleva el tren.../

    

       

     

lunes, 2 de octubre de 2017

CONCHA "LA TOCINERA", UNA MUJER VALIENTE.


     Me encontré con Gaspara en "Las Cercas", y me lo dijo:  -Vamos a traer a Concha que se ha muerto hace un poco.

     De buena gana, aunque no tenga hijos, (sí bastantes sobrinos) que me puedan dar las gracias, voy a dedicarle un recuerdo, porque se lo merece.

     Aún no han puesto esquelas, o no las he visto. No las necesito, Mª de la Concepción Boyano Fernández de 96, más o menos, años.

     Han tocado a muerto en San Pedro. Unas cuantas personas me han preguntado: ¿quién se ha muerto?, así es como se corrían las voces antes, Concha "La Tocinera". El sobrenombre le venía por su madre, creo se llamaba Rosa, de la familia de los tocineros. Mataban cerdos y ese era su medio de vida. Su padre fue el señor Germán Boyano, "El Chano", a quien su nieto "Antón" es clavado. Vivieron  en la casa adosada a la iglesia de San Miguel.

    En las "Memorias de Andrés Vázquez", a quien salvó la vida, realizo una pequeña semblanza de esta mujer. Pag. 60,61.

     Resumo: En las vendimias de 1939, como casi todos los muchachos y muchachas necesitados del pueblo, fue a vendimiar a Prado, (otros iban a Cerecinos), a casa de Aquilino. Ella ya andaba con ganas de marchar a Madrid, hablando con el tal Aquilino, se enteró de que éste tenía un pariente en Madrid que era Director General de Prisiones, don Amancio Tomé, para quien le dio una carta de presentación.

    Con las cuatro perras de la vendimia, lo puesto y poco más, se plantó en la capital: coche de línea hasta Zamora y tren hasta la Estación del Norte. El don Aquilino la colocó, para la limpieza, en la prisión de mujeres de Yesaerías, atestada de prisioneras, de guerra la mayoría. Concha no pudo soportar tanta tristeza y tanta miseria.

    Volvió al don Amancio:  -¡Pues vamos a probar en el Hospital General!

      Era, como todos, un hospital de la beneficencia, para los pobres, que entonces lo eran casi todos los españoles. No existía la  Seguridad Social. Sí clínicas privadas al alcance de muy pocos. Ahí, además de la limpieza de los suelos, podría limpiar a enfermos. Recién acabada la guerra no "daban a bondo" a despiojar y desarnar a pobres, soldados heridos, enfermos.

    Aguantó. Fue aprendiendo con la práctica. Realizó un curso de enfermería, y lo fue, muy importante en el Hospital, ya denominado, "Gregorio Marañón".

     Años cuarenta y cincuenta, muy escasos los hospitales, incipientes, a finales de los últimos cincuenta los  de la Seguridad Social; para encontrar plaza en este tan importante de Madrid, era necesaria una fuerte recomendación. La gente de Villalpando acudía a Concha. Ella siempre pedía la ayuda para un tío, tía, primo,. prima...; un día el Director le dijo: ¿qué pasa?, ¿cómo es que tiene usted tanta familia en ese pueblo?

    Sabemos de bastantes personas concretas que recibieron auxilio gracias a Concha.

   Como era guapa y elegante se caso con un hombre apuesto, Tomás, quien conservó su buen aspecto hasta el final, y que, además, le daba gusto en todo, por eso, al jubilarse volvieron al pueblo, a pesar de que a él le hubiera gustado más seguir en Madrid.

   Aquí Concha, bien arreglada y peripuesta, salía a diario. Iba dejando por la calle de La Fuente un rasgo de perfume caro. Era buena cliente de todos los loteros. ¡Cómo esa era la ilusión de su vida, hacía bien, dado que no descuidaba ni sus necesidades, ni sus cuidados personales. Casi al final, pescó un premio de veinte millones de pesetas.

    La veía pasar todas las tardes en verano, junto con Deco y Cecilia.  Bastantes, me sentaba con ellas en la terraza del "Ideal". Me encantaban sus historias. Era vivaracha y con una memoria prodigiosa.

    En sus últimos años, en la residencia, se ha ido apagando poco a poco. No le han faltado atenciones ni cariños de sus sobrinas.

   Este es mi homenaje a una villalpandina valiente y caritativa. 

jueves, 28 de septiembre de 2017

LA HISTORIA DE UN PIMENTAL.


     Pues resulta que  mis hijos Jesús y Cristina, que había coincidido en Benavente con la Gerente de la Cooperativa "Huerta del Tera", una pimientera muy currante, decidieron plantar veintidós mil plantas de "lamuyos" e "italianos".

     Estercolado, mineral, labores, montar el riego por goteo y clavar, con el "espetón", una a una los miles de cepellones, labor de varios días en la que ayudaron hasta los niños.

     ¡Para qué les voy a contar todos los desvelos, trabajos, gastos y sudores que ha costado sacar adelante ese cultivo, en un junio, julio, etc., tan excesivamente calurosos. En esos largos días de infierno, riego a media mañana y al atardecer. Tenerlos siempre hidratados. Meterles alimento en fertirrigación. Todo controlado, por la técnico de una empresa que certifica la calidad del producto. Así lo ha exigido Mercadona, quien había contratado un millón de kilos con la "Huerta del Tera" en Micereces de idem. ¡Para qué les voy a contar la lucha contra agenijos, uvas de perro, abrojos..!

     A primeros de agosto, hubo que descuajar el excesivo fruto que había echado cada planta, quitando los que  estuvieran algo soleados y con algún defecto. No sé los sacos que llenaron. Nos daba pena tirarlos y regalamos  un montón. Al final, ya cansado de repartir se llevó treinta o cuarenta sacos "Míguel" para sus ovejas.

    Por San Roque comenzamos a cortar los primeros para Mercadona, lamuyos  e italianos verdes, que fueran grandes y bonitos. Los que no daban la talla empezaban a quedar tirados en la tierra. Nos daba mucha pena aquello. Si eran igual de buenos que los otros.

     Empecé a ofrecer a mayoristas: -traelos que los veo. -No me interesan. -Si quieres dejarlos te los pago a 40 cts. escogidos. Eso en Zamora. El artista de los 40 cts., que tiene siete fruterías en la capital, se los vi en ellas, en oferta, a 1'70.  Me dio las cuatro perras: -"déjame tu movil" . -No hombre no; mejor que queden en la tierra.

    Empiezo a ofrecer a la importante hostelería local (no sabía yo lo fuera tanto: "Los Rasos", "La Cañada Real", "El Toreo" "El Atlanta") .  Como saben los anuncio   aquí. Me empiezan a llamar...


      El día quince pasado, le llevó dos bolsas a Julio, el mejor pescadero de España; se acerca alguna mujer. Planto allí la tienda.  Casi  vacié el coche.

      Me marchó al "Avenida", mi segunda casa. Debo ser un sujeto peligroso: llegan tres guardias, dan vueltas revisando el coche. Salgo.

      -¿Tiene usted licencia municipal para venta ambulante?

       -No sé que haga falta. Casi todos los años vendo melones y nadie me ha dicho nada... También veo a más gente vendiendo por el pueblo.


       Pues alguien le ha denunciado.


       - Documentación. Tiene usted sin pasar la ITV.



        ¡Cierto!: un día por otro. Este coche sólo lo utilizamos para  andar por el campo.

        -Ahora está usted en el pueblo, en la vía pública, y encima mal aparcado.


         -Tiene ustedes razón. Y no me parece mal la sanción. Les pido sea lo menor posible.


          Al día siguiente la pagué por internet. Llevé el "Panda" al taller. Lo lavamos Hoy ha pasado la ITV.


          También al día siguiente solicité en el ayuntamiento, a nombre de mi hijo, la concesión de la tal licencia.


           Pasado martes día 26. Me avisan en la farmacia de que está la Guardia con mi hijo, que se había puesto a vender un poco por delante del estanco. Me acercó. Un guardia dentro del cochazo escribe en un cuaderno. El otro había ido con Jesús al Ayuntamiento a ver lo de la licencia.

          Les dicen que cierto yo lo había solicitado hacía diez días, pero que las Ordenanza del muy noble e ilustre Ayuntamiento de Villalpando, PROHIBEN LA VENTA AMBULANTE. Subo yo encabronado. Me dice lo mismo el Secretario. Suelto un taco. "¿Y por qué no habéis contestado a mi solicitud?. -Nosotros no te hemos denunciado. -¡Pues menos mal!, pero no andará muy lejos el chivato. No obstante el incidente Jesús se marchó de Las Angustias y vendió todos los pimientos que llevaba en el coche,

        En el cuartel me aclaran que es alguien que llama al 062 diciendo que un señor anda vendiendo pimientos sin tener licencia municipal, contestan en Zamora, y desde allí ordenan a la patrulla que esté de servicio que vayan a por el "delincuente".


       Como ayer estuve en el mercadillo no pude subir al ayuntamiento, a que me informaran de las Ordenanza Municipales. Hoy sí. Las tenía el Secretario sobre la mesa. Y resulta que según el punto 4 de las tales, que él muy amable me indica, cualquier agricultor profesional puede vender sus productos, públicamente en calles y plazas del pueblo, directamente al consumidor.

     -Que tu hijo rellene esta hoja, y mañana le damos la licencia.

      Por lo tanto, mañana, s. D. q., estaremos de nuevo, con todos los papeles en regla, en la comercial Angustias-Calle Real. ¡Bueno!: comercial para quien es formal, amable y vende buen producto.

     Lo más importante: agradecer la reacción tan favorable por parte de las gentes de este pueblo hacía mi persona y familia, en cuanto al rechazo a la persecución de que somos víctimas. A mi me parece fenomenal que, con  papeles o sin ellos, venda por el pueblo todo el que quiera, a no ser por la noche en las fiestas.

    Estamos realizando una buena labor socio económica: los pimientos son muy buenos; ahora han cogido un rojo púrpura, son carnosos, de gusto exquisito. Funciona el boca a boca, se están asando cientos de kilos. La relación calidad precio,  insuperable. Hoy me han afirmado que son mucho más ricos que los "morrones" grandones comprados en la feria de Benavente a una setenta. Nosotros, por CINCO KILOS, a ochenta céntimos. Por diez kilos, a setenta.

     Luego, el que un  jubilado venda pimientos... ¡Qué les voy a decir!: Jesús dobla el lomo cortando diez, doce, algunos días, horas diarias. ¿No es justo que su padre saque unas perricas para él?


     Muchas gracias a las gentes buenas de este pueblo, que son mayoría, y a  quien llama al 062, que mejor lo haga al 112, para que venga la ambulancia y  le lleven a sajar todo el veneno que tiene dentro.

     
       

jueves, 21 de septiembre de 2017

SEGUIMOS RECORDANDO A DON TOMÁS. (III)


    La pasada semana, después de cuarenta años, día a día, sin faltar alguno, ya no dijo la Misa en las monjas don Tomás. Ahora ya sólo habrá misa tres días a la semana. Las monjicas y las escasas mujeres que van quedando, el día que no toca misa, rezan el Rosario y Vísperas.

    Cierta nostalgia y tristeza me invaden. Estamos asistiendo al final de una época. Recuerdo a las señoras que pasaban todos los días a misa: Beatriz "la Bachica", la madre de Isabel Conejo, Angelita "la Cabrita", "La Pachica"; por el otro lado María "la Soberana", "Chonera", mi madre, tía Coral y "China"; mis tíos Inés "la gallega" y su marido Pablo; algunos hombres, "Juanito" el de Frutos, "Pacucho"...

    ¡Cuántas personas, vivencias, recuerdos, van quedando atrás!

      A este enorme caserón del convento de las Clarisas, al que la última hornada de monjas, en el que las mayores actualmente, todas menos dos, rondan dentro los sesenta años, le han vuelto el cuajo (lo conocí destartalado y ahora está como nuevo, ni sé los millones de su trabajo, de una herencia, de ayudas estatales... ahí invertidos)¿qué futuro le espera? Ya hace tiempo que no escucho sus cantarinas campanas, ni siquiera a las tres: ¡a la escuela, que toca la monja!

     Inevitable asociar a don Tomás con las "Clarisas": puntualmente acudía al desayuno, comida, y cena a la salida de misa.

      ¡Qué gratos recuerdos los vividos en esa iglesia de las monjas!: aquellas misas dominicales por la tarde, lleno el templo de gentes piadosas que rezábamos, cantábamos en fraternidad; las eucaristías navideñas, los oficios en Semana Santa...

     Todavía esa capilla, o iglesia de las monjas, en la que entro algunos ratos, me sigue diciendo algo. Está tan bonita en la penumbra, con el haz de luz sobre el Santísimo, esa preciosa y moderna imagen de María, una o dos monjicas orantes, tras las rejas. Rezuma espiritualidad.

    Cuarenta años don Tomás celebrando a diario una eucaristía íntima, recoleta, y con una pequeña homilía, preparada, cada año versando sobre un tema general: Evangelio, Epístola, el Santo del Día. No sermones al uso, sino primando en ellas lo didáctico, lo educativo.

   Don Tomás tampoco ha sido un cura al uso, de los de "donde hay bonete hay zoquete". Es un hombre muy cultivado, intelectualmente muy válido, sin que de ello presumiera. Ha dejado escritos unos cuantos libros, folletos; reorganizados todos los archivos; videos, diapositivas...

   Otra de sus virtudes ha sido la del trabajo. Organizó y puso en movimiento no sé cuántas movimientos cristianos: la Comunidad Neocatecumenal, a punto de extinguirse, pero que ha perdurado durante la tira de años, reuniéndose miércoles y sábados, en éstos con unas eucaristías especiales; cuando se incorporaron los de Benavente vivió años de florecimiento; de esta comunidad salieron personas que tomaron compromisos vitales, de ir a misiones, (Lesmes, Loles...) por ej., entregándose a los demás por completo.

     Organizó el Grupo de Matrimonios Cristianos, en el que Sara y yo participamos al principio; con los jóvenes el Movimiento Focolar; con los niños reorganizó, revitalizó las catequesis. En las misas parroquiales, en la iglesia de San Pedro, los niños llenaban los bancos de adelante, e intentaba que las homilías, a ellos dirigidas fueran catequéticas, pedagógicas, utilizando mapas, carteles, haciendo preguntas...

     Aunque hemos tenido desencuentros, algún que otro conflicto, no por eso he dejado de admirar a una persona, que de niño, de joven tomó un compromiso vital al que ha sido fiel toda su vida.

    Él pertenece a las enormes hornadas de seminaristas que en los años cuarenta, cincuenta, llenaban los seminarios. Fueron los años "gloriosos" del fervor nacional católico, las familias numerosas y la falta de salidas profesionales. Después de las cribas correspondientes, cientos cantaban misa cada año. De esos, cuando llegó el cambio, (los entiendo y no critico)  fueron mayoría quienes colgaron la sotana, sobre todo si encontraban otra salida profesional.

    De don Tomás  sería injusto decir que ha sido cura para ganarse la vida. No hubiera tenido problema alguno para trabajar como profesor, incluso universitario, pues posee capacidad intelectual para ello.  

    Venciendo cierto pudor, les confieso que, siendo hombre hecho para el matrimonio, (soy dependiente afectivamente)  valoro mucho la renuncia a todo, "todo" lo que ello supone a cambio de la vocación religiosa: la esposa paño de lágrimas, descanso del guerrero, compartidora del tálamo nupcial, de los hijos, de la lucha a diario para sacarlos adelante (todavía, a estas alturas, ando vendiendo pimientos para Jesús)  de tantas penas y alegrías...

    Por eso, aunque disienta de la actitud de don Tomás en cuanto a ciertas connivencias con el anterior poder local, sobre todo en su complicidad, o lavarse las manos, en asunto de corrupción en el Patronato de la Fundación La Inmaculada, o en ir del bracete en los fastos "marianos", político-religiosos con persona cuyas inmoralidades conocía, por esa afectividad familiar, y por haber dedicado la mayor parte de su vida, con trabajo, generosidad y austeridad, sin dejar cartilla a sus sobrinos, a la Parroquia de Villalpando, por su valía y su renuncia, confieso sigo valorando positivamente a don Tomás Osorio Burón.

    Me ha alegrado saber que el pasado domingo dijo, tan contento, la misa en la fiesta de su pueblo, que está sereno y relajado; que junto al cariño de sus hermanos y sobrinos, él es el mayor de esa familia tan cristiana, tiene el cariño de esta  Modroño Riaño, a la que le unen tantas vivencias que buena gana describir, y de otras muchas del pueblo, que llenamos la iglesia en su despedida.
    

    

jueves, 14 de septiembre de 2017

EL ESTADO DE LA CUESTIÓN.



                                      YA HABLA EL NIÑO.

              Una de las anécdotas que circulaban entre los maestros de la guasa y el salero  local, es lo ocurrido con “Chelín el Maragato”.

              Vivía con su madre, no sé si ya prematuramente viuda, en una casona posada, muy antigua, con portón en arco y fachada de ladrillo mudéjar en la Plaza de las Angustias, derribada, para sobre cuyo solar levantar una nueva por Maruja Gil, la de Isaac.

              Por aquel entonces, su madre, “La Maragata” (una de las cinco o seis familias oriundas de la comarca leonesa escenario de la gran novela de Concha Espina), tenía tienda de ultramarinos, sogas, tornaderas, bieldos, purrideras, trallas, varas de fresno, etc.

              “Chelín” pronto destacó como niño inquieto, listo, espabilado, (hoy el sicopedagogo del colegio le hubiera diagnosticado un “síndrome de hiperactividad compulsiva” que hubiera requerido una “adaptación curricular”, y tener a tres maestros especialistas, y otros, alrededor de él) sobre todo, así que aprendió a andar, para meter mano en la caja de las galletas. Todo lo entendía, pero no hablaba. Sólo emitía gruñidos y señas.

              Cada cierto tiempo, en bicicleta, llegaba un viajante quien le daba una chuchería (sería un caramelo, confite o peladilla, otros chuches no existían) al crío, con el que se encariñó. Le empezó a preocupar que pasaran los meses y “Chelín” no aprendiera a hablar.

              Un buen día, debió ser vísperas de la feria, la madre alborozada, así que  vio aparecer al viajante, le dijo: -¡Qué ya habla el niño, qué sabe llamarme!

              Lo cogió en brazos y le dijo: ¡Anda, anda!, dile a este señor cómo me llamo.

              Chelín, muy pancho, respondió: ¡Tía puta! Esa fue su primera hazaña. El niño prometía, con la edad no defraudó.

              En el pleno celebrado el pasado día seis, en ruegos y preguntas, las concejalas del PSOE, realizaron unas cuantas: Rosana criticó que el seguro de las fiestas de San Roque no cubrió el importe del traslado en ambulancia del chico de Revellinos, desde Valladolid a Madrid, donde reside su familia. Mientras que la póliza con Maphre, que los siete habían propuesto, si lo hubiera cubierto.

              Natalia, siempre la más justamente combativa, preguntó por qué no se había respondido al escrito por ella presentado en el mes de julio, en el que preguntaba,  cuánto iba a ser el gasto total de todas las fiestas, ( a día de hoy, hechos todos los gastos, siguen sin informar de tal extremo); quién iba a gestionar el desarrollo de los festejos, (a esto fue a lo único que contestó el regidor: que Diosdado Manrique. ¿Alguien lo vio por la plaza?) y más cosas que ya no recuerdo.

              También preguntó Rosana, dado que Laura sigue siendo la representante del Ayuntamiento en los Consejos de Dirección del Instituto, del Colegio, de la guardería, ¿por qué no se la convocó a la reunión de esta última?

              Ante la insistencia de los opositores al derecho que tienen a ser informados, incluso a tomar parte en las decisiones, se oyó hablar, por primera vez en dos años y medio, (“el niño ya habla”) al recién ascendido “teniente alcalde”: -¡Pues si no estáis de acuerdo, lo denunciáis!  

              Eso: aquí nosotros los putos amos, actitud típica de la derecha rancia, aunque sea un obrero: “lo denunciáis”. ¿No es más democrático, mejor el juego de las mayorías?

              “Lo denuncias”: ¿dónde, ante quién? ¿ante el organismo supramunicipal dominado por el PP?

               Por ejemplo:  en la consulta hecha por Laura y Chema a la Subdelegación del Gobierno sobre la decisión del Secretario de inadmitir la moción de censura, responden con contradicciones; que los ayuntamientos son autónomos, y a continuación que la Administración General del Estado, ellos, según el art. 63.1 a) de L.B.R.L están facultados para impugnar acuerdos de las corporaciones locales que no sean conformes a ley.

              Luego dicen: que al Secretario del Ayuntamiento le “corresponden las funciones de asesoramiento jurídico de la Corporación, y que por tanto es a éste a quien corresponde la interpretación del Art. 197 de la L.O.R.E, al caso concreto de la moción, sin que esta Subdelegación pueda entrar a valorar la misma, ni el acuerdo de inadmitir a trámite la moción de censura.

              Ni sí, ni no, sino todo lo contrario. Se lavan las manos. No se meten a juzgar el caso. No se estudian la LORE. No ven que en esa ley se dice que “los alcaldes podrán ser sometidos a moción de censura”. Según la interpretación del Secretario, imposible.

              No leen en el punto primero de ese artículo, la obligación que tiene el Secretario de, nada más recibir el escrito de la moción,  extender diligencia y convocar al pleno. Ahí, en ese pleno, es donde el secretario habría de prestar el “asesoramiento jurídico a la Corporación”, y rechazar la moción si no se ajustaba a ley.

              Les transcribo el último párrafo del escrito de la Subdelegación contestando a Laura y "Jose".

              “No obstante lo anterior, el citado art. 63 de la Ley de Bases de Régimen Local, en su apartado b), legitima a los miembros de una corporación municipal que hubieran votado en contra de un acuerdo a acudir a la vía jurisdiccional contenciosa-administrativa para impugnar dicho acuerdo”-

      O sea: está diciendo, insistiendo en la celebración de pleno, cuando el Secretario, impidió el tal. Pero, ¿cómo iban a votar en contra del acuerdo si no hubo pleno?  Están reconociendo que el Secretario incurrió en una presunta ilegalidad, pero no se mojan y los remiten al Juzgado de lo Contencioso, cuando creemos no es ese el tribunal “ad hoc” para todas las tropelías de aquí.

              Lo denunciáis”: ¿cuál, la suspensión del pleno extraordinario del 14 de junio cuando lo tratado excedía del 10% del presupuesto?, ¿Que el alcalde haya  contratado, comprado, vendido, pagado por valor de más de 100.000 euros sin contar con nadie..?

              Y si en los próximos días, las tres chicas suben al Ayuntamiento a informarse de todo y no les dan la información, ¿lo denuncian?

              Y si no contestan  al escrito de la dueña de un solar en Berrabueyes, cuya cerca fue cortada y lo ha invadido el Ayuntamiento por la brava para hacer calle, sin trámite administrativo alguno, ¿lo denuncian?

              ¿Denuncia también el dueño de una parcela invadida por la ocupación del camino por las basuras  del vertedero sellado, que se le devuelva la propiedad invadida, unos quinientos metros cuadrados? ¿Denuncia que ni se le haya contestado al escrito presentado hace casi dos años, pidiendo esa reposición o toma por su cuenta lo que es suyo, aunque quede cortado el camino?

              ¡Pues hombre!: no sé qué se podrá hacer si siguen en esta texitura. “Chelín” no tenía razón, pero a lo mejor el exmudito de ahora sí que la tiene, pues los casos son de “Juzgado de Guardía”.
             
             
             
             

              

domingo, 10 de septiembre de 2017

NUEVA OFERTA DE PIMIENTOS..


   Son rojos, Lamuyo,  de buen tamaño, muy carnosos y ricos. También tenemos italianos.

   Servimos a domicilio. CINCO KILOS, CUATRO EUROS.

   A partir de DIEZ KILOS a SESENTA CÉNTIMOS KILO.

   Quien tenga el gusto de ir a cortarlos a la huerta, en nuestra presencia, se los cobraremos a CUARENTA CÉNTIMOS KILO.

   Para todo han de llamar al teléfono 616 499 148, por las mañanas. 

   
     Al por menor les recomiendo las tiendas de Toño y de Clemen.

     Es el momento de asar pimientos y embotar para todo el año. Pueden ahorrarse el viaje a la feria del pimiento en Benavente, pues ni mejores ni más baratos los van a encontrar.

EN LA DESPEDIDA DE DON TOMÁS OSORIO BURÓN.


     MIS RECUERDOS DE DON TOMÁS (II)

    Casi veinte años pasaron desde aquella asamblea popular en el Colegio hasta que el 26 de agosto de  1996 se consagró la nueva iglesia de San Nicolás, con las tierras sin vender.

   Un gran obstáculo impidió su venta: que alguno de los renteros se negaron a dejarlas, y no hubo voluntad de enfrentarse a los mismos, con la ley en la mano, pues el desahucio era muy fácil.

   Unos años antes, en los tiempos de don Policarpo, éste vendió a HISA, (Hortofrutícola Industrial S.A.) , la fábrica de "los espárragos", unos ocho o diez hectáreas, lindando con la carretera de Zamora a continuación de "La Comendadora". Aquella empresa nació muerta. No llegó a envasar ni un espárrago. A la Parroquia le hizo un pago inicial, que don Poli invirtió en acciones. Creo ahí siguen, valiendo cuatro perras, el resto, quedó sin cobrar.

   Las tierras que había en Tapioles las compró el arrendatario, Gregorio Díez, se portó bien, a precio de mercado. Con ese dinero se construyó la "Casa Parroquial".

   Esas tierras conocidas como de "Las Memorias", las llevaban  en renta, por cuatro perras, agricultores que tuvieran algún cura en su familia. Por ello quien más eran los hermanos, luego las sobrinas, de don Cayo.

   Me encargaron a mí de hablar con éstas. No pusieron obstáculos a su dejación. Nada más que les perdonaran la última renta. Aquello era antes de la PAC, y, mandándolo hacer, las tierras no les daban un duro.

   Dejada la de "los espárragos" unos años antes, todavía traían unas veinte hectáreas; doce en el "Teso del Palo", la mitad de la parcela,  y ocho en "Rodacestos".

    Pues bien: enseguida encontré un comprador para las veinticuatro hectáreas del Teso del Palo. Quedaron ajustadas, de palabra a 600.000 pts./Ha del año 1985, un domingo de junio por la mañana en que se preparó una fuerte tormenta.

    La otra arrendataria, que había dicho que las dejaba cuando estuvieran vendidas, se volvió atráss y no las dejó. El comprador se volvió atrás.

    Entretanto, las de los dejadas de los Ivos, sobrinas de don Cayo, mientras se vendían o no empezaron a cultivarlas los parientes de otro cura de un pueblo de al lado. Con las ocho hectáreas de Rodacestos, aún siguen.

   Al final, unos años después de construida la iglesia, esas veintitantas hectáreas del Teso del Palo, se vendieron, creo que a seis mil euros la hectárea, que no estuvo mal, pero se pudo haber sacado más, para la instalación del "huerto solar". Ya entonces la cedió la arrendataria, después de llevar no sé cuántos años sin pagar la renta, y quedándose con los "derechos" de la PAC.

   La Iglesia de San Nicolás se construyó, sobre todo, con los dineros que aportó el Obispado. Creo recordar que unos cincuenta y seis millones de pesetas de entonces. Las aportaciones de los parroquianos cubrieron una pequeña cantidad. Todo eso lo explica muy bien don Tomás en las cuentas que venía presentando cada año..

   Aún a la parroquia le quedan veinticuatro hectáreas, de las cuales, ocho, cultiva, desde hace unos pocos años, mi hijo Álvaro, (seiscientos euros nos pidió el antiguo arrendador, él pagaba mucho menos, y se quedaba con la ganancia. Ante eso nos negamos, y no le quedó otro remedio que dejarlas a la parroquia. Una vez en su poder, la Junta Parroquial quiso que pagáramos 1.400 euros. Lo arreglé en el Obispado acordando pagar de renta MIL EUROS ANUALES, que ya está bien.. No sé si por las otras dieciséis  hectáreas restantes pagarán algo. Insistí en que me ensañaran la factura para pagar nosotros lo mismo, y no lo conseguí. Si acaso muy poco. Pues, aún así, los afines al "Honorable Pujolito local! (digo lo de "honorable" por ambos son muy amigos de apelar a su "honor". "Dime de lo que presumes...), siendo los únicos que en toda la historia de las tierras de la iglesia pagamos una renta, incluso alta, nos calumnian con lo contrario.

   ¡Bueno!: perdonen la digresión de al hablar de don Tomás, un cura tan espiritual, saque a colación estos asuntos tan materiales.

    Lo que pasa es que lo espiritual y lo material están sumamente unidos. La construcción de San Nicolas, por ej.,  ¿es un asunto material o espiritual?

    El legado tangible del paso de don Tomás por Villalpando ha sido inmenso, quedará para la historia. Seguiremos (s.D.q) analizándolo.