miércoles, 25 de junio de 2014

OVICAMPOS, LA FERIA Y LA OCTAVA.





                                                   OVICAMPOS, LA FERIA Y LA OCTAVA.

                Un año más se ha celebrado la exposición de ovino. Cierto que con menos expositores que en sus comienzos, cuando existía concurso y se daban premios. También porque hay menos pastores. Pero cierto también que el sector está vivo. Han quedado los mejores, capaces de producir suficiente leche, corderos, lana para el abastecimiento nacional, incluso para exportar.

                Unos cuantos de esos, de los mejores, cito a los de Villalpando (Hnos. Granado, de la Puente, Leal; Esteban Martínez, Juan Carlos Mazariegos, Vidal de la Puente…) llevaron sus ovejas, corderas, carneros a la exposición. Elogiosa su actuación: se toman la molestia de llevar las reses recién esquiladas, incluso duchadas, de transportarlas de forma altruista, simplemente por el legítimo orgullo de que sean contemplados ejemplares tan valiosos de las razas Asaaf, Hawasi, Merinas, Castellanas, Churras, Lacaune y Milchars.

                Me decía Mª Ángeles, la Veterinaria Gerente de la Cooperativa “Ovino de Campos”: aquí, en la comarca, están la genética más pura y las explotaciones mejor gestionadas, aparte del mayor censo. Conversé con jóvenes ganaderos, y cuando te hablan, de bolo rumial, de control informático de cada oveja, incluida su producción láctea, sus partos, enfermedades, de fibra, de proteínas, de bacterias, me doy cuenta estoy ante auténticos profesionales. Nada tienen que ver con los antiguos de la cacha y el zurrón.

                Nada más empezar mi recorrido por los corralitos, me llamaron la atención dos enormes carneros Asaaf, pulcros como para ir de boda, de alrededor de 140 kilos. El padre y los dos hijos los mostraban con justo orgullo, junto a corderas y ovejas en otros apartados.

                En esas estábamos cuando llegó el Delegado de la Junta y el Alcalde. Fui directamente el grano: -mire: estos chicos, partiendo de la casi nada, el pequeño rebaño de su padre, sin tierras propias ,(poseen unas hectáreas en renta)  han conseguido un rebaño bien dimensionado y, como ven, de una excepcional genética. Lo manejan bien, son excepcionales profesionales. Han sorteado la crisis. Es rentable. De él viven dos familias. Pero tienen un problema: la nave y el recinto se les ha quedado pequeño. Linda con una era recóndita, inservible de absentistas que nada sacan de ella. Les han ofrecido una cantidad razonable y han salido, como todos, por “los cerros de Úbeda”. En esos excesos, para evitar la inutilidad social de ciertas propiedades, deberían intervenir las autoridades.

                Discutí un poco con el grandón Delegado. Terció el Alcalde. ( El Ayuntamiento es propietario de una parcela de “masas comunes” frente al cabañal de estos muchachos, que tienen en renta y les alivia sus estrecheces. Lo justo sería que, de forma legal, a un precio razonable les fuera vendida, ya que para otra cosa no vale). ¡Bueno!: Félix se mostró dispuesto a exponerlo en la Corporación. Un arreglo sería de justicia. Son dos familias de las que sostienen al pueblo, comprando y construyendo vivienda, generando riqueza y teniendo niños.

                Se debe seguir manteniendo Ovicampos, aunque sólo sea por ser punto de encuentro. A lo mejor se debería orientar como feria de carácter nacional.


                                                                            LA FERIA.

                ¡Pues bueno!: puede que algo menos concurrida que en años anteriores, dada la circunstancia de coincidir con fiestas en Benavente, Rioseco, León…

                De todos modos daba gusto ver la plaza tan animada, llenas las terrazas, los bares, el sábado y domingo por la tarde. Sencillo y bonito el acto inaugural. Preciosa, como “la Subde” San Damián, la actuación del grupo de danzas “Doña Urraca”, de la Diputación Provincial. El “Bolero de Algodre” lo bordaron, con esos movimientos tan rítmicos, moviendo en esa manera la faldamenta.

                No sé si el auditorio caería en la cuenta de algo muy importante: el anuncio, la petición de apoyo del Alcalde, para seguir inaugurando la feria del próximo año. Pensé: 2.015. Sí, las municipales fueron en 2.011, que me parecen ayer, y vivía mi hermana. Y son en mayo, Y la feria es en junio. Luego, ¡qué alegría!: Félix (y supongo que con él todo el equipo) piensan volver a presentarse.

                Miren: no voy a relatar todo lo realizado por esta Corporación en tiempos de crisis, que es mucho y callado. Sería suficiente su honradez, la armonía que han conseguido en todo el pueblo, (se palpa en el buen ambiente de estos días en la plaza) tratando a todo el mundo igual, sin distingos; el haber eliminado la deuda, pagar al contado a proveedores, no haber utilizado la revancha con los empleados municipales, ni los de la residencia, por ej., etc.

                Y estoy hablando de toda la Corporación, sin diferencia de colores. Aunque sé que no es posible, cuánto me gustaría que se presentaran los nueve en lista única, poniendo en la papeleta, como logo, “la puerta de villa”, en lugar de la “gaviota” y “rosa”.

                Lo anterior está dicho desde la independencia que esta bitácora  practica, abierta a la libertad de expresión, al contraste de pareceres, a la crítica. Asi, por ej., a la pasarela de la puerta villa, ya inevitable, pero indudablemente mejor si esa calzada hubiera quedado más baja, y a pecadillos urbanísticos, ya sé que espinoso asunto; pero si una tapia amenaza ruina, se ha de exigir su reconstrucción, por ej., , y si hay solares que son un escombro, con o sin dueños conocidos, nidos de ratas, se debe proceder a su limpieza y expropiación, si procede.   Lo de influir, vía IBI, para que casas y solares inutilizados tengan una utilidad social, eso ya sería la coletuda repera. Pero, ¡ojo!, que de esa dirección empieza a soplar el viento.

                ¡Ah!: que en la corrida de rejones, con muy poco público, como era de suponer, se desnucó un caballo, aplastó al rejoneador que, aunque inconsciente un cuarto de hora, se recuperó pronto.


                                                                              LA OCTAVA.

                Me refiero a la de Santa María. Fue ayer. Antes, cuando el “Corpus” se celebraba en jueves, era al día después, viernes; el domingo la de San Nicolás, el lunes la de San Miguel y el miércoles la de San Pedro.

                El año 34, acabada la hoguera de Santa María, que se celebraba la víspera de cada  Octava, por tanto el día del Corpus, hubo un crimen, y casi tres; creo el año 75, cuando Leonides apagaba las hierbas que ardían en la abandonada huerta cercana, extendidas desde la hoguera, cayó a la poza y se ahogó.

                Ahora ya no hay mayordomos, ni hogueras, ni chinganillo, ni baile, ni limonada. Se han reducido (y quiera Dios que duren) a lo puramente religioso: Misa y Procesión con el Santísimo.

                No podía faltar. Son tantas las reminiscencias. Me llevaba mi abuela a una iglesia de las monjas llena de gente. Ayer llevamos a dos de nuestros nietos, a la misma iglesia, mucho más nueva, pero menos llena. Se fue Nana, menos mal quedan Lola y Sara para extender la humilde alfombra floral por la puerta.

                Para llevar el palio, la cruz y la vara (ya no están Riñones, ni Mariano “el Amadeo”, ni Pacucho…) no había hombres útiles suficientes, salieron dos señoras. Pero la Misa, en latín, cantada por las monjas, y la procesión (“Cantemos al amor de los amores….) fueron íntimas, reconfortantes, plenas de devoción.

                En el primer banco tres niñas y un niño de Primera Comunión. Seguro algún día recordarán aquellos ritos, aquella liturgia que ayuda a ser mejores.
               

               


4 comentarios:

miguel angel gil de la puente dijo...

Agapito: en la octava de San Miguel, si hubo limonada, refrescos, pastas, etc.

Agapito Modroño Alonso dijo...



¿Y dónde ha sido la Misa, Procesión, etc. de la Octava de San Miguel?

¡Gracias por tu información!

miguel angel gil de la puente dijo...

en San Nicolas

Agapito Modroño Alonso dijo...


Para Asensio de Villavendimio.

Hoy encuentro, "revolviendo" en el ordenador, tu mensaje, que no sé por qué no apareció en "recibidos". He querido colgarlo y no he podido, incluso ha desaparecido y no lo encuentro.

Me encantaría que lo reenviaras. Es muy bonito y me ha alegrado.

Anteayer crucé tu pueblo, viniendo de Morales de Toro por el camino asfaltado. Me acordé de ti. Una explotación ganadera enorme que hay a la entrada ¿es la de tu familia?

A ver si hay suerte,lo lees y me contestas.