jueves, 5 de junio de 2014


                               LA II REPÚBLICA.- PACTO DE SAN SEBASTIAN- (I)

            Cuando unos pocos, minoría vociferante, proponen la  “Tercera” República, considero conveniente explicar, intentando rigor histórico, cómo fue la “Segunda” en varios capítulos.

            Una creencia muy generalizada, un día en el bar lo discutí con un Profesor de Secundaria, es que el advenimiento de la II República, 14 de abril de 1931, fue obra, exclusivamente de los partidos de izquierdas. Inevitablemente todo el mundo asocia “republicanismo” con “izquierda”.

            El fracaso de la dictadura del General Primo de Rivera, 1923-1929, apoyada, ¡por cierto!, por el PSOE y la UGT, no obstante sus logros de los primeros años en lo económico, dejó a la Monarquía en extremo debilitada.

            Los males de España se venían arrastrando desde la vuelta del felón Fernando VII, quien arrasando la débil siembra de libertades de Las Cortes de Cádiz,  impidió las reformas liberales realizadas en Francia, Inglaterra, Holanda,…, entre ellas la agraria.

            A la altura de 1.930 España era un país rural, pobre, inculto, lleno de carencias, sociales y culturales,  y con una muy injusta distribución de la riqueza. Había poco y encima estaba mal repartido.

            Entre las mentes más generosas y preclaras, la intelectualidad del país, caló la idea de que la modernidad habría de llegar de la mano del derrocamiento democrático de la Monarquía y la instauración de una República burguesa, social y democrática.

            Todo ese estado de opinión cuajó en la convocatoria de una reunión, promovida por dos antiguos monárquicos, decepcionados de la corona: Niceto Alcalá Zamora y Miguel Maura Gamazo, pertenecientes a la DERECHA LIBERAL REPUBLICANA.   

            Asistieron, como jefes de sus incipientes partidos políticos: Alejandro Lerroux por el centrista Partido Radical Republicano. Manuel Azaña, centro-izquierda, por  Acción Republicana; Marcelino Domingo, Álvaro Albornoz y Ángel Galarza Gago, también centro-izquierda por el Partido Republicano Radical Socialista.

            (Ángel Galarza, era un joven Abogado de Zamora, con la república llegó a ser Ministro de la Presidencia, ejerció un gran liderazgo en toda la provincia. De ahí que su partido fuera el que mayor implantación tuvo, con sedes en la mayoría de los pueblos de cierta población. El fundador y presidente en el mío, fue mi Abuelo, Gregorio Modroño. Galarza lo visitó en varias ocasiones. Los más viejos recuerdan el mitin que pronunció en la panera de la Srª Petra de la calle Miraflores).

            Asistieron también tres miembros de partidos de la burguesía catalana, que no cito por abreviar, y el gallego de E.R.G., Santiago Casares Quiroga. Éste fue Primer Ministro desde marzo del 36, a la noche del alzamiento militar. Su hija, María Quiroga, fue compañera sentimental del gran Albert Camus.

            Aunque militantes del PSOE, no asistieron como tal, sino a título particular, Indalecio Prieto y Fernando de los Ríos.

            También a título particular, por no tener adscripción política determinada, asistieron Eduardo Ortega y Gasset, en nombre propio y de su hermano José, y D. Gregorio Marañón, si no con su presencia física, por un impedimento, sí adhiriéndose mediante una carta.

            Esta reunión de la que salió el acuerdo de trabajar para instaurar una república, se celebró en San Sebastían, el 17 de Agosto de 1930. De ahí su nombre: PACTO DE SAN SEBASTIAN.

            Las masas obreras de la izquierda más radicalizada,  aglutinadas la mayoría en torno al Sindicato con mayor afiliación, la CNT, más un sector de la UGT, y los Comunistas se oponían a esta república burguesa y a las reformas que, por vía democrática, pudiera traer. Ellos ansiaban, puede que con razón, dada su pobreza y el hechizo soviético, LA REVOLUCIÓN, “Dar la vuelta a la tortilla”, instaurar el Comunismo Libertario o el de los Soviets. (Continuará).




9 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto esta muy bien, hace tiempo que no estabas ten fino en tus escritos, se agradece
Saludo

Agapito Modroño Alonso dijo...


Y yo agradezco mucho tu comentario. Espero que te sigan gustando los capítulos siguientes. Voy a intentar que lo publiquen en La Opinión. Este es un trabajo serio hecho hace cuatro años, y que ahora es muy oportuno. Me gustaría tuviera mucha difusión, que llegara a tanto desconocedor de esta historia tan reciente.

Una cosa es que yo esté de acuerdo con estas modernas izquierdas en lo que puedan aportar de regeneración, y otra muy distinta es que no comparta ni la demagogia, ni el, en este momento y con este nuevo rey, absurdo republicanismo.

¡Gracias!

FMM dijo...

Lo malo que veo de todo esto de pedir un referendum,es que tambien lo estan pidiendo los catalanes,y despues los vascos......Y YO A MI MUJER PARA CAMBIAR DE COCHE.Lo que quiero decir,es que no se puede cambiar un pais de la noche a la mañana.Bien es cierto que ya estamos hasta los mismisimos de tanto mangoneo,pero creo que como han visto las orejas al lobo en la Casa Real,pues hay que dar un voto de confianza a Felipe VI.La Casa Real como tal tiene que dar un giro en que tanta familia no es buena estar alrededor.Tiene que haber un jefe de estado y punto,la familia sobra.Creo que el mejor jefe de estado que puede tener España no es otro que Felipe VI,sabe muy bien como es su trabajo y los contactos diplomaticos son excelentes gracias a Juan Carlos I,gracias a el no estamos metidos en mas lios internacionales,como consecuencias de las cagadas de un tal Aznar (Marruecos,bombas masivas,foto Azores....),y algunas tuvimos.En un futuro no digo que se mire si hay que votar al jefe de estado,pero hoy no.Otra cosa,IU dice que hay que hacer referendum,porque ya solo quedan vivos un 20% de la poblacion que voto la constitucion,entonces ¿CADA 30-40 AÑOS CAMBIAMOS EL PAIS?.Claro que hay que cambiar con el paso del tiempo,pero no tan drasticamente.
SAludos.

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Sí señor!: totalmente de acuerdo Fernando. Tu comentario, además de original, es muy juicioso.

La casa Real ya está dando un giro. Para empezar se va a reducir a Leticia, las dos niñas y Felipe.

El acto de coronación va ser sencillo: sin armiños, monarquías extranjeras, ni Te Deum.

Ese argumento de que ya sólo queda el 20% de la población que votó la constitución es, efectivamente, tan tonto como tú dices. Las constituciones buenas, aunque retocándolas cuando sea menester, son las que duran siglos, como la americana y la inglesa, por ej.

Además, por muy "democrático" que fuera, no se iba a encontrar a nadie, para Presidente de esa república, tan válido y preparado como es este Felipe.

Que no es cuestión de ser monárquicos o republicanos, es cuestión de sentido común.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Estimado Agapito.
Entre paréntesis citas, no sé si con cierta simpatía, a Ángel Galarza, quizá motivada por el acercamiento de tu abuelo a sus tesis. Bien es cierto que cuando con otros crearon en 1929 el Partido Republicano Radical Socialista, sus propuestas tenían muchos seguidores entre las clases populares y obreras. Propiciaba el reparto de la riqueza, el reparto de las tierras, las ayudas a los más necesitados, etc. Incluso quería suprimir que los obreros agrícolas tuvieran que dormir en las pajeras cuidando el ganado de labranza. Eso a cualquiera que tuviera el más mínimo sentido de justicia social, lo abrazaría con fe. Cómo no. Así lo entendería tu abuelo. Seguro.
Pero este madrileño afincado en Zamora con bufete de abogado, fue radicalizando su postura. Es decir, haciendo méritos. Y antes de ser nombrado Ministro de la Gobernación en el gabinete de Largo Caballero, “El Lenin español”, el de la revolución de Asturias del 34; cuando pronunciaba un discurso en el Congreso de los Diputados, refiriéndose a Calvo Sotelo, dijo: “…La violencia contra el jefe del Partido Monárquico no sería un delito…” Diego Martínez Barrios, a la sazón Presidente de las Cortes, desautorizó que este aserto figurara en el diario de sesiones. (Otra versión reflejada en el libro de José María Gil Robles No fue posible la paz, pág. 675, dice así: La violencia puede ser legítima en algún momento. Pensando en su señoría encuentro justificado todo, incluido el atentado que le prive de la vida. Viene a ser lo mismo.
Ya con esto queda retratado el personaje. No valoro el caso de los hermanos Calamita Ruy-Wamba, pero después de leer varias versiones, no creo que anduviera este señor muy lejos, sobre todo en las detenciones. El fusilamiento sí parece claro que fue obra del impresor Vicente Rueda.
Demostró que era un anticlerical de tomo y lomo cuando entró fumando un puro en la catedral de Zamora. No era trigo limpio. Muy interesante el cruce de cartas entre él y Ängel Ossorio.
Mejor olvidarle.
Saludos.

Agapito Modroño Alonso dijo...



¡Muchas gracias por tu enriquecedora aportación!

Supongo eres "el molinero de El Piñero".

Te aclaro: la cita, el entreparéntesis sobre Galarza, es bastante aséptico. He creído conveniente, dado que de los integrantes del Pacto de San Sebastían, fue el que más vinculaciones tuvo con Zamora, pergueñar un trocito de su biografía.

Sí es cierto que en aquellos años de la II República, fuera, posiblemente, el político más influyentes en la provincia.

Te remito a mi libro "Víctimas de la Guerra Civil en Villalpando", en el que cuento lo fundamental del mitin que dio en ésta, actuando mi abuelo de telonero.

Puede que por el 36 se fuera radicalizando, puede que de haber vencido "los republicanos" hubiera estado en el "soviet" de la dictadura comunista que se hubiera implantado. Ya tenía cierta noticia de lo que apuntas, en cuanto a las amenazas a Calvo Sotelo, de que no fue "trigo limpio", pero en los comienzos de la II República su partido no era revolucionario, y sí el más moderados de los cuatro de izquierdas que tenían implantación en esta Villa: P.R.R.S.; PSOE; Partido Comunista y los anarquistas de la CNT o la FAI, que era la misma cosa.

Aquí era el partido de la gente de los oficios.

Creo está en mi blog la carta que mi abuelo, en Nov. de 1931 le escribió a Galarza. Es muy curiosa. Refleja muy bien la situación del momento.

Mira a ver si tienes un poco de mano con los de La Opinión para que me vayan publicando esta serie de artículos tan, sobre la II República. Ha calado de tal manera la tergiversación de esta historia reciente que es bueno contar la verdad, aunque sea en un pequeño periódico provincial.

Puedes mandar mensajes o colaboraciones cuando quieras.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Tanto ir en contra de la Monarquía y nadie menciona que tenemos más gastos con C.C.O.O. y U.G.T. ¿Qué hacen estos dos sindicatos si no es darse la buena vida, entre otros sus líderes, Cándido Méndez y Touxo ( o como narices se escriba). Al menos Felipe VI tiene presencia y preparación, al igual que sus padres. Lo que realmente sobra en este País es mucho vividor y mucho coletero. Malcon

Agapito Modroño Alonso dijo...


Pues también es verdad.

MADOLOK dijo...

Totalmente de acuerdo con FMM, aun no sabiendo quien es y no entendiendo demasiado de politica,solo entiendo de lo que esta mal y lo que esta bien y tengo ojos en la cara para ver como va todo.
Saludos Agapito.