domingo, 17 de abril de 2016

DEFENDER LA VERDAD ES DIFÍCIL, AUNQUE NECESARIO.


     Les confieso que estoy abrumado. Si es que cada día salta una liebre. Por si fueran poco todos los cazaderos que ya había, surge el cazadero de los papeles de Panamá. Hay rabonas de todo pelaje, bien gordas y nutridas. ¡Cuidado que en la última semana están cayendo peces gordos! No doy a bondo para recordar tanto nombre. Lo peor de todo es que la mentira se ha institucionalizado. Es el colmo de la inmoralidad.

    Cuando leí uno de los libros de Mario Conde, llegué a creer en la inocencia que proclamaba. Venía a decir que todo había sido un montaje en su contra dirigido por Aznar y Felipe González (dos individuos, por cierto, nada limpios) y su poder sobre la justicia, celosos de su fama y de que pudiera llegar a la presidencia del gobierno.

   Como la vida, tanta lucha, tanta relación con seres humanos, me han hecho experto en sicología (a pesar de mi incurable ingenuidad), a la vista de su proceder, catalogo muy bien a las personas. Este gallego nació con todas las dotes del "triunfador": inteligente, alto, guapo, ambicioso. En el lenguaje de aquí diríamos, "un tío chulo". En el fondo, esa avaricia ese ansia de dinero, es ambición de poder.

   Es un tío tan seguro de sí mismo, todo le iba saliendo tan bien, incluido el doctorado "Honoris Causa", que "los dioses le cegaron" (es lo que hacen con a quienes desean hundir). Su chulería le ha llevado al desastre.

   Soportó bien su primer paso por la cárcel. Seguía con el respaldo de los millones que le habrían muchas puertas, las de los medios, la teles, al salir. Le pilló más joven. Veremos si ahora no se le bajan los humos, implicada toda la familia y sin los millones.

   Son absurdos ciertos comportamientos humanos. No entiendo cómo personas de gran capacidad intelectual, caen en la torpeza de amasar fortunas ilegales. ¿Para qué? ¿De qué le sirven a Rato, a Blesa, a Bárcenas, a Matas, a Julián Múñoz. ¿Se acuerdan de aquel chuleta playero Marbellí que se ligó a la Pantoja? Su paso por la cárcel no le han convertido en un giñapo moral y físico?

   Cuidado que me caía simpático el Sindicato "Manos Limpias", hasta quise apuntarme. Eran el azote de la corrupción. En todas las causas se personaba el Miguel Bernard. Utilizaba a Ausbank como brazo ejecutor. "Roberto Alcazar y Pedrín" "desafaciendo entuertos". ¡Qué  quijotismos el suyo! ¡qué altruismo el de Pineda!

     Casado con una señora, descendiente de Villamayor, por parte de madre, para sus vacaciones en el pueblo, huyendo del ajetreo madrileño, dada su pobreza, compraron una casica de adobe, la arreglaron un poco, y ¡ya está!

     Fuera de ironías, hablando muy en serio: es tal la ola de inmoralidad (robo y mentira) que nos invade,  que como no pongamos todos de nuestra parte, mal nos va a ir.

      Me consuela la actuación de los medios de comunicación que destapan los escándalos, de los jueces que actúan. A ello uno mi pequeña influencia desde esta bitácora en la que nunca se ha mentido.

     A ver si mañana tengo tiempo, de contarles mentiras, y corruptelas, propiciadas por la PAC, de por aquí.

   






3 comentarios:

Nicolás Pérez Prieto dijo...

Agapito las lecciones de la vida se dan con trabajo y humildad .

Deberías reconocer en tu escrito que hace años te dije que manos limpias no eran limpios .

Porque es poca la gente que apuesta con honestidad dispuesto a acertar o a equivocarse reconociendo el error o pidiendo justicia .

De ausbanc en su corral de villa mayor y tirando la revista en el Garma mejor ni hablar , para dejar un diario o una revista en un bar no hace falta publicidad sino modestia.

Por tanto aunque eres persona culta no te canses de aprender . Y da lecciones que puedes pero calmadas .

Solo la razón a la razón me hace permitirme escribir que nadie me de la razón .

Nicolás A. Pérez Prieto

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Gracias Nicolás por tu comentario! No sé muy bien a qué te refieres con lo de la revista y el Garma. Gracias por el buen concepto tienes de mí. Te aseguro que soy persona con una curiosidad innata, siempre ávida de aprender. Que escucho a todo aquel que tiene algo que enseñarme, alguna información que darme, como es tu caso. Que actualizo, repaso y pongo al día mis conocimientos. También te aseguro no soy dogmático. Estoy siempre abierto a admitir cuando no tengo razón. Que, para juzgar a las personas, me baso en sus hechos.

Un abrazo.

Nicolás Pérez Prieto dijo...

Era solo recordar que estos señores que decían ser honestos no lo eran .

Honesto no es serlo es practicarlo .

El de ausbanc paseaba su pábulo a menudo en ese pueblo .

Nada más que coincidencias .

Pero
Manos limpias limpio con sus orígenes , na de na pero na de na .