miércoles, 28 de octubre de 2015

DE AURORA BOREAL.


       Y no les da vergüenza a los políticos provinciales y locales salir en su hoja parroquial, La Opinión, del PP, prometiendo sobre la sanidad lo que no van a cumplir.

           Me refiero al Centro de Salud y a su Zona Básica de Villalpando.
       
          A pesar de ser, como todo el pueblo, uno de los usuarios que sufre las deficiencias de la escasez de personal, me he estado callando. He tenido un respeto hacia estos gobernantes que ellos no tienen conmigo, (¡si ustedes supieran!) pero, por el bien general y  para contrarrestar la intoxicación de la mencionada "hoja parroquial", es necesario hablar.

              Para empezar: el problema no es por parte de los sanitarios, que son ejemplares, sino de la Administración.

               No es sólo el hecho de que vayan a suprimir otra plaza de médico y de enfermera en la Zona, es, sería necesario que hubiese a disposición del Centro otro médico que supliera las ausencias.

          . Mientras se cubría o no una de las plazas estuvimos bastante tiempo con un solo médico; cuando un facultativo pasa 24 horas seguidas de guardia tiene derecho a descansar al día siguiente; también puede faltar por enfermedad, por motivos familiares, por cualquier causa justa. Así ocurre con cierta frecuencia. En esos casos un solo médico atiende a todo el personal, y se forman las colas y las esperas.

                Les cuento mi experiencia de la pasada semana: fui el viernes anterior, sobre las once y media de la mañana, a apuntarme para recetas. Mi médico gozaba del justo descanso después de una guardia. El otro a las diez y media ya había terminado. Vuelva el martes. Ese día hube de salir de viaje; los miércoles tampoco hacen recetas. Gracias a que el Farmacéutico, D. Daniel Arranz nos da la medicina sin receta, cuando la tenemos volvemos con ella, otro viaje.

                  El jueves 22, dediqué la mañana al funeral de Paquita y a las recetas. Aquello estaba hasta arriba. Menos mal que la larga espera, hubo quien dos horas, la amenizamos con tertulia, sin respetar el cartel de silencio. Parece ser que el único médico, hubo, además de consulta y recetas, de atender una urgencia.

                  La labor burocrática de rellenar recetas, dado que la mayoría vamos siendo "mayores" (quien no para la "prosta" es pa la tensión o el colesterol por el tocinarro que comíamos antes, todos tomamos pastillas)  es lo que más tiempo lleva. Para enfermería las esperas son muy cortas. Ahora, en la campaña de vacunación contra la gripe, al menos en mi caso, fue "llegar y besar el santo".

                     ¡Pues coño!: en lugar de gastar tiempo en propaganda electoral que implanten la receta electrónica, ya en uso en otras comunidades.

                     Esta situación viene de muy atrás, y empeoró al suprimir un médico y una enfermera. En los veranos, cuando se duplica la población, hubo días en el Centro de Salud de auténtico colapso. Las autoridades municipales ocupadas en organizar corridas y perseguir al disidente, ni puto caso del problema. Hubo de ser la iniciativa ciudadana, otro Modroño y sus compañeros de la Asociación, quienes promovieron, con éxito, una recogida de firmas que mandaron a la Gerencia de Atención Primaria

                     Además, una recién creada plataforma cívica provincial en Defensa de la Sanidad en el medio rural, viene, nos da una charla, se empieza a gestar una Agrupación en la Comarca, para el día 6 próximo, a las ocho de la tarde hay convocada reunión en las antiguas "Escuelas" y, amigo, ¡qué vienen elecciones! ¡Pues a salir en la "Hoja Parroquial" el Castro y el González "prometiendo"!      

                    ¿Que no van a suprimir plaza médica alguna? Pues casi seguro, gracias a nuestra movida, pero mejor si lo quitan del BOCYL

                      Lo de los 15.000 euros, incluidos en los presupuestos de la Junta del 2.016, para la construcción del Centro de Salud en Villalpando...¡cómo tendrán cara! De la "casta"  y "la castilla", en su inmoralidad, (tengo muchos motivos para quejarme)se puede esperar cualquier cosa,

             Para empezar: ¡puñetera falta hace un nuevo Centro de Salud en Villalpando! Que atiendan bien el que tenemos que con ese nos llega. Han cerrado, no sé por qué, la sala de espera, y no pasa nada.

               Además, no les da pudor explicar cómo tiran nuestro dinero: según el Castro esos 15.000 euros son para reformar actualizando un proyecto que está ahí desde ni se sabe cuando. Ese proyecto que costaría una pasta, ya no sirve. Me pregunto si la Junta no tiene arquitectos que realicen proyectos dentro de su nómina.

                Y, puede que se gasten esos 15.000 euros en papeles para nada, pues: ¿Los millones que cuesta esa obra?, ¿cuándo los presupuestan? ¿Cuándo la ejecutan? ¡Está bueno el patio!, cómo para meter ladrillo en una comarca que se muere.

                 No ha habido previsión de futuro en las obras en los pueblos: ¿para qué tantas escuelas nuevas si no hay niños? ¿Para que frontones, el de Cotanes, por ej., si no hay jóvenes ¿Para qué ese mamotreto de edificio judicial, si hubieran, como estuvieron a punto, de cerrar el Juzgado? ¿Para qué los 500.000 eurazos de la plaza si parece un mausoleo? ¿Para semiarruinar a los negocios de la misma? ¿Para qué esa obra de Santo Domingo si está  el edificio del ex "Miguel Cervantes", en parte desocupado, e igual el de la esquina? ¿No hubiera sido mejor reparar viviendas de maestros,  haber reparado esa casa para vivienda que poder ceder a inmigrantes, refugiados o nativos que pudieran asentarse en el pueblo?

                 ¿No hubiera sido mejor invertir en actividad productiva (les puedo dar ideas) para crear algún puesto de trabajo que no ocupen prejubilados?

                      Pero, ¿no ven como se muere a chorros una comarca en la que, además, parte de la su economía es sumergida o presumergida?