miércoles, 2 de enero de 2008

Rectificación.

Quise decir "bienvenida", en lugar de enhorabuena. ¡Ya se irán acostumbrando a mis lapsus!.

4 comentarios:

Agapito Modroño Alonso dijo...


Nunca he criticado a los socios fundadores de Agrinza. Yo me apunté al poco tiempo. Admito todas tus objeciones, tan educadas. La única crítica que se puede hacer fue la de no desligarnos antes de Coreccal, Cooperativa de Segundo Grado carente de eficiencia por no poseer valor añadido, y ser un mero intermediario costoso.

Matizo alguna de tus afirmaciones:

a).- Cierto que la deuda era como consecuencia de las inversiones en los botes, nave, etc.; pero cierto también que no se amortizaba, a pesar del sacrificio de los socios que no obtenían ventajas, sino perjuicios de pertenecer a la Cooperativa.

b).- Cierto que, como consecuencia de ello, estuvimos al borde de la quiebra.

c).- Cierto que toda esa deuda se ha amortizado. Era suicida sin haber pagado aquello meternos en más inversiones.

d).- Ahora ya se están haciendo importantes mejoras, como es una ya buena y completa gasolinera; se ha comprado nueva pala, reformado seleccionadora que selecciona legumbres; etc.

e).- Las bajas se produjeron en el periodo de Coreccal. Desde que somos sucursal de Cobadú ha aumentado el número de socios.

f).- Las ventajas actuales para los socios son muchas, que no existían. Ahora cobramos cuando queremos, a precio de mercado. Incluso nos adelantan, sin coste, anticipos a cuenta de la cosecha, etc. etc.

Insisto no pongo en duda el mérito y la buena fe de los socios fundadores. QUIERO DEJAR MUY CLARO QUE, TANTO EL PRESIDENTE, LUIS RUIZ, COMO TODOS LOS MIEMBROS QUE HAN PASADO POR EL CONSEJO RECTOR, tres ya fallecidos, SON PERSONAS DE INTACHABLE HONRADEZ Y CONDUCTA.

Recibe mi saludo más cordial.

lasdenlo dijo...

Pues la única critica que haces, es infundada y te explico por qué.
Al entrar en Corecal se pidieron subvenciones que se nos concedieron por entrar a formar parte de una cooperativa de segundo grado, y no podiamos irnos porque tendriamos que devolver esas subvenciones.
De hecho, la desaparición de Corecal se prdujo cuando se cumplió el tiempo estipulado de pertenencia y ya no habia que devolver nada. Estabamos en corecal porque no teníamos más remedio.

Para mi, el proyecto Agrinza, ha sido un fracaso. Nuestra idea al fundar la cooperativa no era la de arreglar el problema de unos cuantos agricultores que tienen sus explotaciones cerca de las instalaciones.
Nosotros queríamos una cooperativa que abarcara toda la zona cerealista comprendida entre el Esla por el oeste, la raya de valladolid por el note, y la carretera Zamora-orense por el sur. Que estimulara la rotación y alternativa de cultivos, la producción de forraje, y los proyectos en común de toda la zona.
Cobadu es una cooperativa de producción de piensos, con unos intereses opuestos y distintos a los que teniamos; nos ha hecho mucho daño, y nos lo sigue haciendo, controlando los precios en la provincia. Los más baratos siempre respecto a las provincias de
alrededor.

Era quizás un proyecto demasiado ambicioso, pero razonable y hermosote. Fracasó por lo de siempre en esta zona, que son los "municipalismos", la nula amplitud de miras que nos caracteriza, los enfrentamientos y protagonismos personales, la comodidad y el miedo al cambio que nos aprisiona.

Pero tú, que parece por lo que dices que no padeces estos males, hiciste la zangamanga y no solo no apoyaste el proyecto, sino que te pusiste en contra, como la mayoria.

Ahora teneis lo que queriais, y se os ve contentos. Pero lo logrado es muy poco. Tal vez el ahorro de haceros una nave y el tener unos servicios (nada del otro mundo) cerca. Con poco os comformais.

Te digo todo esto desde la decepción, no desde el rencor ni el menosprecio.
Perdi mi tiempo, pero hice unos cuantos amigos, algún enemigo, y aprendí.
Y agrinza es un (relativo) fracaso más,
entre otros, de los proyectos que he emprendido dentro de pequeños grupos de gente que ha querido cambiar esta comarca.
Castilla miserable, desprecia lo que ignora. Una llanura inmensa, un páramo sin fin, por donde vaga
errante la sombra de Caín.
¡Que razón tenia Machado!

Pero bueno, lo pasado, pasado y al avío.

Que sigas bien y hasta siempre, amigo.



Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Cómo que hasta siempre! ¿Ya no eres socios de Agrinza. Pues a ver cuando coincidimos en Villafáfila o en Villalpando y me cuentas cuál el origen de ese precioso relato premiado de los turistas perdidos.

Acepto tus razones, Recibe mi abrazo más cordial.

P.D. Voy a buscar tu primer mensaje para ver si consigo colgarlo.

Agapito Modroño Alonso dijo...

Hola Agapito. Me he metido a dar una vuelta por tu blog, y como te conozco un poco, pues no me ha sorprendido mucho el contenido.
Pero cuando he leído el articulo sobre la asamblea de Agrinza, pues me he cabreado, porque, tú, que presumes de liberal y objetivo, tergiversas unas cuantas cosas.
Para empezar, podrías mirar el acta de fundación de la cooperativa, y verías que ningún socio fundador es de Villalpando.
Luego, a lo que dices de que la cooperativa tenia una gran deuda y siempre perdidas,dejándolo ahí, pues, creo que habría que tener en cuenta las inversiones realizadas: Los botes, la ultima nave, el cambio de todos los elevadores, arreglo de la seleccionadora... Eso se hizo, y creo que se acabó, ya no se ha invertido más. Se ha ido pagando la deuda, y no se ha invertido, lógico que disminuya.
Pero no es eso lo más importante. lo verdaderamente importante, es que los villalpandinos y los de los pueblos limitrofes, cuando fueron viendo que la cosa funcionaba, fueron haciendose socios. Y cuando fueron mayoria, hicieron lo típico de un pueblo cerrado y cateto, no lo que deberia haber hecho un pueblo que es la cabecera de comarca: Se negaron a ampliar la cooperativa ubicando las nuevas construcciones fuera, a 18 o 20 kilometros. Habia que hacerlo todo en Villalpando.
Eso acabó con las posibilades de que Agrinza llegara a ser una cooperativa de toda la comarca, que era la idea de los que la fundamos.
De aquellos que la fundamos, y de los socios de los pueblos que están lejos, no trabajan con Agrinza más que tres o cuatro. La negación a la compensación de portes, la falta de asistecia y la diferencia de trato, hicieron que se fueran los socios que empezaron y que más trabajaron, pagaron y se sacrificaron.
Ahora ya tienes lo que siempre quisiste, una sucursal de Cobadu en tu pueblo.
A los que la fundamos nos es más rentable, mas cómodo, y más gratificante trabajar directamente con Cobadu, que, por ejemplo, llevar el trigo pagando el porte a Villalpando, y que luego este vaya a Cobadu. Llevandolo directamente tenemos menos problemas y no pagamos el porte. Es un ejemplo.
Leyendo tu blog, me hace gracia que reproches la manera de actuar de muchos de tus paisanos, porque tú haces en este caso más o menos lo que a ellos les reprochas.
Todo esto es un analisis de una situación, no critica ni reporoche, porque lo que podria haber sido ya nunca será. Solo es hacer justicia con quienes pusierón en funcionamiento Agrinza avalando la compra de las instalaciones con créditos personales, porque después de lo de Agrovico no nos daba una perra nadie.
Los problemas de los comienzos, la deuda, los cierres de ejercicio con perdidas, los problemas con corecal... no te los podrán contar de primera mano más que cuatro o cinco socios de tu pueblo, porque eran los que había.
Que digas que ahora todo va bien e insinúes culpas a los que en realidad hicieron posible la cooperativa entre dificultades, es, cuando menos, falta de agradecimiento.
Saludos, y a seguir bien.

Publicar
Eliminar
Marcar como spam

Moderar comentarios de este blog.

Publicado por lasdenlo para Sobre Villalpando y Comarca a las 14 de febrero de 2015, 21:00