viernes, 27 de enero de 2017

DESPOBLACIÓN Y LA RESIDENCIA DE ANCIANOS.


         
      A propósito de la noticia. Opinión de hoy, sobre arreglo de tres viviendas, antiguas casas de maestros. Leo y participo en comentarios en Facebook.

     Aparte de lo allí apuntado, (absurda especulación inmobiliaria desde años ha, a la que se pudo poner coto, absentismo de funcionarios, empleados y trabajadores, muchos en total) ya no me puedo callar en lo de la Residencia de Mayores.

    Como concejal formé parte,  Secretario, de la Junta Directiva del primer patronato. Redacté el Acta Fundacional. Creo necesario escribir algún día toda la historia. Ahora seré conciso.

    Cuando, por fin se terminó la obra, superados parones por falta de dinero. Empezó a funcionar la residencia sin un duro y a débito todo el equipamiento y amueblado. En poco tiempo, de los beneficios de la actividad, se fue pagando todo.

     Con no muchos años, se fueron realizando importantes mejoras, como la lavandería en la calle de detrás; se compró la casa de Claudio Carricajo "Santines", en cuyo solar se realizó una importante ampliación. Esto todavía, en los tiempos de Carmen. De entonces para acá, ¿no ha seguido generando beneficios?

    La Fundación que la rige, según el artículo primero de sus Estatutos, ES UNA ENTIDAD SIN ÁNIMO DE LUCRO, como corresponde a cualquier actividad de las "Hermanitas de los Pobres, o de la Caridad". Entonces, ¿cómo se explica que sea la más cara de la comarca?

     Sí, sé las hay privadas, de superlujo, más caras. Si bien ésta anda por el escalón de arriba. Los tres mil euros mes que puede llegar a pagar algún matrimonio, la hacen prohibitiva para los de menos recursos o propiedades.

    Esa es la causa de que haya residentes locales, que la han ido abandonando, y de que otros, de los pueblos comarcanos, límitrofes, que preferirían Villalpando, se vayan a Benavente, Villanueva, Cañizo e incluso Villaralbo o Valdemoro.

    Debería ser labor de la oposición municipal, que tiene representación en el Patronato de la Fundación, tomar cartas en el asunto para conocer la situación económica: revisión exhaustiva de la contabilidad, (yo poseo la B del año 1998) ingresos, gastos, entre ellos la aportación que recibe la Congregación de las Hermanitas de los Pobres (vayan a Modesto de la Fuente o Pozuelo de Alarcón y verán).

    Y si dichos ediles/edilas carecen de tiempo para esa labor, pueden comisionar a persona capaz que esté dispuesta. Pienso que en esa casa existe mucho que arreglar. Por ej.: no sé si ahora recibirá ayudas públicas, o de ONGs, como Cruz Roja, en un pasado sí. Ello unido de ser institución de carácter benéfico asistencial impide que actúe con criterios economicistas, empresariales.

     En el campo de la atención geriátrica estamos en mantillas. El atender a los mayores en sus domicilios, a la par que en residencias, es un filón de puestos de trabajo. Eso se podría coordinar por estas mismas instituciones, la Fundación la Inmaculada, por ej., o mejor, por los ayuntamientos de las cabeceras de comarca en colaboración con los CEAS y las Diputaciones.

     ¡Qué gran labor! en este campo podría realizar esta Corporación si tuviera capacidad y dedicación. Ya sé que es pedirle peras al olmo, que lo fácil es salir en el periódico y en el Facebook con motivo de arreglillo o de visita, pero al menos que conste.
   

7 comentarios:

juan carlos asensio del teso dijo...

Buenas noches Agapito:
Unir la acción de cooperación entre instituciones es un imposible en esta provincilla. No hay planificación. No hay guía. Esto es un erial.
No cabe mas que la iniciativa privada. Primero generar la necesidad, transmitirla a los interesados (sin intermediarios innecesarios). Todo lo que harán las instituciones local y provincial es poner palos en las ruedas y marear la perdiz o sea NADA; ellos están a lo suyo. Cuanto peor estemos la mayoría mejor para una minoría.
Es necesaria también una gran formación de la gente interesada en trabajar en el proyecto.
Salvando distancias recuerdo cuando estuvimos en el ayto del pueblo. Había necesidad de construir nichos en el cementerio. Juntamos a los solicitantes, los gestiono el ayuntiento y se vendieron 33 en meses financiados por los solicitantes y en los cuales el auto por la gestión gano un dinerillo.
Esta claro que la unión de gestión municipal con iniciativa privada funciona. A falta de la primera la iniciativa privada y con que no pongan trabas las instituciones basta.
Un fuerte abrazo a todos los modroño y riaño del de
Villavendimio.
Dime donde puedo comprar vuestro libro.

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Buenos días Asensio, miembro con David de la expareja de "deshecho"!

Me da alegría tu mensaje que comparto totalmente. Yo, desde este blog, hago lo que puedo, más bien poco. Es casi imposible hacer reaccionar, por comodidad, a quien debería hacerlo: los miembros de la Corporación, por más que las evidencias estén tan a las claras. A pesar de todo mi ánimo no decae.

El miércoles, de vuelta de la azucarera, pasé por tu pueblo. Me acordé de ti.

El libro, "La otra historia de la villa", lo tienes en Librería Patricia de aquí. También, que te resultará más fácil, en Semuret de Zamora.

Un abrazo.

Agapito Modroño Alonso dijo...

BUENAS NOTICIAS.

Que también hay nacimientos: hace como un par de meses nació Alcira, hija de Raquel Burgos; el pasado miércoles, Noa, hija de Toñín Burgos, y alguno más que se me escapa.

Que ahora, al pasar por "Las Cercas de Santiago" he visto abierta la casa que fue de "Los Tarines", junto al "Juego de Pelota", hasta donde casi llegaban los saques de Antonino "el ingeniero". La ha comprado, por un precio razonable, una chica de Asturias para venir a vivir a ella. Me alegro doblemente, porque yo les di la información, de esa y otras casas, porque les orienté sobre la enorme oferta; y mi hijo les ha vendido la madera para la calefacción.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Transcribo un mensaje que ha llegado directamente a mi correo electrónico. Como lleva firma no hay duda de su veracidad.

El Lunes 30 de enero de 2017 20:05, Rosa Maria Beltran escribió:


TU escrito, me parece muy interesante. Veamos... si "alguien" , que presume de estar al servicio del pueblo, las 24 horas, .."toma buena nota"..... trasnocha menos..... y madruga mas. Un saludo. Rosa Beltrán de la puente.


El Sábado 28 de enero de 2017 7:02, Sobre Villalpando y Comarca escribió:

ciudadano dijo...


Tienes mucha razon en todo lo que dices, lastima que no te hagan caso, pero por lo menos tu cumples con tu obligacion moral. Lo de la residencia es una verguenza que no te dejen llevar un poco de alegria a tanto viejo alli almacenado y es una verguenza que haya bastante gente del pueblo fuera que no puedan vivir en su pueblo porque no puedan pagar esa residencia, y lo que has contado del arquitecto es de aurora boreal.

Agapito Modroño Alonso dijo...

COPIA DE MENSAJE FIRMADO LLEGADO A MI CORREO.


Rosa Maria Beltran
17:04 (hace 2 horas)

para mí
El Jueves 9 de febrero de 2017 12:03, Rosa Maria Beltran escribió:


Apreciado Señor A.: Modroño Alonso. Leo y releo, varias veces sus escritos,...los cuales, siento, que me dejan unas veces triste, y otras , "dudosamente" pensativa.. Como nieta de viejo, noble y lonjevo alcalde de pueblo que soy, siento el deseo, de aportar con mi "opinión" , para quien "pueda interesar"....La siguiente Leyenda,....como " buena moraleja "....
Un psicópata, mojó un fajo de billetes de 500 euros en veneno
y los donó a un orfanato. ....
Murieron 8 concejales, 3 alcaldes y 7 diputados....
Ningún niño (a), se vio afectado.......
Repito,...a quien pueda interesar...NO mirar hacia otro lado.... por temor...a ciertos "desaires"...
Con mis mejores deseos para este interesante pueblo en ...Tierras bellos de Campos. saludos. Atte, Rosa Beltrán de la Puente.

Agapito Modroño Alonso dijo...


A ciudadano y a Rosa, ¡gracias por vuestros mensajes! Al primero que sí, que esa es la triste cuestión, que hayan de abandonar su pueblos mayores que no pueden pagar la residencia.

A la segunda: la insinuación de tu moraleja se puede entender en la crítica de que en esta institución "benéfica" primen los intereses de negocio lucrativo sobre los sociales.

¡Qué lo vamos a hacer! Aquí lo del feroz individualismo es viejo. Cada cual rasca sus pulgas como puede, pero casi nadie se moja o interesa por lo colectivo, aunque tarde o temprano a todos nos afecte. Estoy, por ej., harto de escuchar críticas al arquitecto municipal, pero ahí sigue.