viernes, 24 de junio de 2016

SE HA MUERTO JOSÉ MARIA, EL DEL BANCO.


   Es de esas noticias que conmueven, que estremecen al pueblo.

   Anteanoche veía a su querido "Madrí" de baloncesto donde Ventura y un "hachazo fatal lo derribó". Allí mismo fue atendido de urgencia. Le quedaba  vida. Lo llevaron a  León. En urgencias lo reanimaron. No lo vieron tan mal. Lo llevaron a planta. Ayer sobre mediodía le repitió, y ¡adios José Mari!

    En el pueblo se empezó a saber por la tarde. Estuve en el río a última hora. Con nadie hablé. Al regreso Sara me lo ocultó para que no pasara mala noche. Sabía de mi afecto por José Mari.

   Mi reacción de esta mañana al saberlo, de enorme tristeza, de recuerdo a toda su familia.

    José Mari: el hijo menor de don Manolo el del banco. Aquel hombre tan serio, honorable, respetado, director, toda la vida del Banco Español de Crédito, único que existía en el pueblo. Estaba la calle Liceo, en el bajo de su propia casa. La misma en que se criaron todos, a la que regresan en vacaciones, en la que vivía José Mari. Su madre, doña Marucha, era de la familia Vázquez de Prada.

    Mari Chari, Manolo, Fernando (quinto y tan amigo de juventud), Andrés, Ingeniero Superior Agrónomo, quien intentó, con poco éxito, darme alguna clase de matemáticas superiores; su hijo, su hija, sabed que comparto vuestro dolor.

      Mi hermano Pablo, tan relacionados a diario, en el Club de Jubilados, no se lo podía creer. -"Si anteayer me había pedido la azada para quitar malas hierbas de la pista de la chana...¡Qué mala noche he pasado!"

      Fue muy grata la noticia de su vuelta al pueblo, por el noventa o noventa y uno, con dos niños, como Jefe de Extensión Agraria. Con eso de ser del pueblo, cuidado le dábamos la lata con las consultas sobre la PAC. Nunca le vi un mal gesto. Era la afabilidad hecha persona. Sereno, tranquilo.

       ¡Les juro que este es uno de esos golpetazos que me hacen ver absurdos los cainismos en el "pa cuatro días que vivimos"!

         Amigo José Mari, déjanos tu paz en este tu pueblo.