martes, 21 de junio de 2016

LA REUNIÓN EN EL SINDICATO.


        Lo primero indicar mi grata sorpresa cuando vi un grupo tan numeroso de personas. Muy cargados de razones hemos de estar para que en este pueblo ocurra algo así.

        La reunión fue muy bien llevada por Maite Burgos, Sara Fernández y Ana Burgos, quienes informaron de todo el largo proceso de intento de apertura de la plaza desde el 2008. Hubo muchas intervenciones.

       La gota que ha colmado el vaso ha sido el anuncio municipal colgado por el pueblo, con las condiciones que ya expliqué en la penúltima entrada, antes de saber que se iba a convocar esta reunión. Maite mostró copia del borrador del acta del pleno en que, tal como informé al día siguiente, para nada consta el acuerdo de esas condiciones, tomadas de forma "unilateral y totalitaria" por el regidor, como muy bien declara en La Opinión de hoy. El grupo socialista va a pedir responsabilidades por esa actuación no conforme a ley.

     Se criticó la persecución, las trabas y los obstáculos del ayuntamiento a los negocios locales. Yo aporté el testimonio de una ferretería del pueblo que, hace unos meses se quejaba de que ciertos materiales para obras los compraba el ayuntamiento fuera del pueblo, y no a menor precio.

      Otro de los acuerdos tomados en la reunión fue exigir al ayuntamiento criterios de legalidad y transparencia en la oferta de empleo público, considerado el mismo el de la Residencia de Ancianos, que si bien la gestiona una Fundación, es propiedad del ayuntamiento en su mayoría. Además los patronos de esa Fundación, son el alcalde, como presidente, dos de sus concejales, uno del otro grupo, etc.

      Otro estorbo que causa incomodidades en la vida del pueblo, es el cierre de la Puerta de Villa. Aquella pasarela a la que me opuse en su momento fue muy criticada por uno de los asistentes. Resulta que tampoco ha servido, ni los sucios fosos, para evitar humedades. Vean cómo está el cubo de la izquierda según se baja.

      Se acordó que hoy, las promotoras, le fueran al regidor con los acuerdos de la reunión. En cuanto a la apertura de la plaza, a diario, salvo fines de semana,festivos y el verano, se acordó se le dé una solución en el plazo de una semana, antes de iniciar medidas de protesta.

       Como en esto vengo peleando desde hace años. Firmé la petición de apertura, ayer tarde propuse esta solución: dice el alcalde que existen más ciudadanos opuestos a la apertura que al contrario. Pues que lo demuestre con firmas.

        La solución es muy sencilla: de los que estamos por el sí,  hay número, hay una relación con firmas,  (dice hoy La Opinión que 600). Pues sin que se haya de subir al ayuntamiento para firmar por el no, repartan hojas por los establecimientos, incluso en la portería del consistorio, pongan pasquines para que firmen todos los que están en contra del uso de la plaza. se manifiesten.

        Les aseguro que esta crónica de la reunión es prudente, que allí había justo enfado cuyas frases no transmito.

        Lo del "brexit" al lado de esto, una broma.


   

2 comentarios:

Sara Fernandez Herrero dijo...

Buenos días Agapito, ayer te mande un comentario referente a esta crónica...no se si te habrá llegado o no... Lo primero gracias por este post, pero desde aquí queremos dejar claro que el tema de la residencia los expusiste tú, ya que nosotras somos totales desconocedoras.... Por lo tanto nos gustaría que aclarases que no fue un tema a tratar por nosotras, vuelvo a reiterar que no representamos a nada ni a nadie, solo a nosotras mismas y a nuestros negocios. El tema en el que estamos más puestas, es en el de la plaza, los temas que fueron surgiendo fueron desarrollados por otros vecinos. Muchas gracias y un saludo

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Gracias Sara por tu comentario!

Efectivamente: yo fui quien explicó como se rige y quien gobierna la residencia. Si bien te recuerdo que fue dentro del punto del orden del día POR LA IGUALDAD Y ADJUDICACIÓN EN EL EMPLEO PÚBLICO. Me pareció oportuno informar que el empleo de la residencia debe considerarse como público, por su enorme vinculación con el Ayuntamiento.