miércoles, 9 de septiembre de 2015





                                               LA OTRA HISTORIA DE VILLALPANDO. (IV)

                ¿Cuál era el ambiente social en la villa a principios del siglo XX, cuando eran jóvenes nuestros abuelos?

                Si atendemos a lo historiado hasta ahora,   dado que los de aquí se caracterizaron por su gran espíritu católico, el gran número de cofradías, iglesias, sacerdotes y funciones religiosas, nos lleva a pensar que, si esa religiosidad se correspondía con la práctica de los valores humanos del Evangelio Cristiano, esto sería una arcadia feliz.

                De ese año 1.904 en que se celebró una fiesta solemne, a la que acudieron todos los trece pueblos, con motivo del quincuagésimos aniversario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción, veamos lo que nos cuenta de su visita a la “cabeza de partido”, Álvarez Buylla en su memoria :

                “Es este pueblo la capitalidad judicial de una comarca en donde la lucha entre los dos elementos personales de la industria agrícola ha llegado a términos violentos, dando lugar a hechos en que se ha manifestado bien claramente la pasión de unos y otros; si de haber procedido con mayor mesura los patronos y la autoridad municipal, acaso no se hubiera observado la actitud de retorsión que adoptaron los obreros, que es justo apuntar también que no atentaron en ningún momento ni contra personas, ni contras las propiedades de los patronos.

                Coincidió el periodo de agitación de la clase obrera en esta villa con el acentuado movimiento que ha puesto en alarma a la capital de Castilla la Vieja a fines del otoño pasado.

                Un día se presentaron las mujeres en la plaza del Ayuntamiento pidiendo pan y trabajo, y consiguieron que el alcalde las entregara, para calmarlas, 250 pts.

                Poco tiempo después las algarroberas reclamaron 5 reales de jornal (1’25 pts. Kilo de pan, 0’40 pts.) , y como los patronos se negaron a ello, insistieron las obreras en sus pretensiones, con manifestaciones un tanto tumultuarias, viéndose obligado el Juzgado a proceder criminalmente, y reduciendo a 30 a prisión, que duró pocas horas, porque de acuerdo  el Juez y el Jefe de la Guardia Civil, las pusieron en libertad para evitar males mayores”.    

                Seguiremos con el informe del catedrático ovetense, si bien antes, para recabar mayor información que contarles sobre estos sucesos, necesito consultar los libros de Actas Municipales de esos años. Todavía no pierdo la esperanza.