sábado, 5 de septiembre de 2015

DÉMOSLES ACOGIDA



                                                   AHORA ES EL MOMENTO.

                Nunca pensé que llegaría tan pronto, de empezar a repoblar nuestros pueblos.

                Escucho, leo, reflexiono, vivo el problema de la despoblación. Algunas medidas políticas se podrían aplicar para buscarle una solución endógena, con los de aquí, pero, ni aún así evitaríamos la defunción de bastantes aldeas que ya están en las últimas, y el declive inexorable, incluso de las cabeceras de comarca.

                Hace más de diez años en mi  trabajo, “Nueva Savia”, veía la solución en la llegada de inmigrantes. Sus posibles ocupaciones:  en la ganadería, servicio doméstico, sobre todo en el cuidado de los mayores en sus casas (en esto sigue existiendo un importante nicho de empleo, que se debería regular, encauzar por las administraciones para no amontonarlos en las residencias), construcción, hostelería… Esa predicción, en parte, se ha cumplido, aunque de forma insuficiente.  Todavía así, las colonias de búlgaros, rumanos, marroquíes…, en algunos de nuestros pueblos son importantes y un alivio en el erial demográfico.

                Y, en esas estábamos cuando estalla la humanitaria crisis de los refugiados sirios, irakíes, libios, afganos… que huyen del terror de los dementes crueles, fanáticos, inhumanos miembros y miembras del “Estado Islámico”. ¿Cómo es posible que la compasión, virtud humana, haya sido sustituida por el odio y ansia asesina en esas cabezas?

                Difícil y compleja la situación. ¿Cómo cortar el mal en el origen? ¿Con la guerra para exterminar a la hidra?

                Nuestras pacifistas sociedades occidentales, instaladas en la “dolche vita”, y sus gobiernos,  no están por la intervención militar. ¡Además! ¿Por qué han de seguir siendo siempre la UE y USA  los gendarmes del mundo? ¿No son acaso estos fanáticos un peligro para toda la humanidad?

                ¿La guerra sería la solución al problema? ¿Son tan poderosos, potentes, peligrosos como lo fueron los nazis en su tiempo? ¿Habría ahora “aliados” dispuestos a asumir un coste tan alto en destrucción, en vidas humanas? 

                Ideológicamente ese absurdo fanatismo religioso, a pesar de su absoluta irracionalidad, por tener potenciales clientes en todo el mundo musulmán, tiene, sin balas, mucho mayor peligro de expansión que tenía el nazismo, pero, allá sus vecinos coránicos más o menos ricos y moderados. De todos modos lo de estos cortacabezas tiene difícil solución.

                Vayamos “al consonante” del principio: de momento, lo urgente es acoger a los refugiados. Los estados han de poner dinero, mucho menos que para una guerra. Que los políticos se pongan manos a la obra. ¿No están nuestros pueblos vacíos? ¿No hay muchas viviendas cerradas todavía aprovechables, con corral donde crías gallinas, conejos, (cerdos no comen) ? ¿No hay “cortinas”, “huertos” , “rotos” abandonados? ¿No hay mucha leña en nuestros montes para cocinar y calentarse? ¿No hay,(también para inmigrantes) naves de ovino que se cierran al no existir relevo generacional?
  
              Aquí, en Villalpando, el ayuntamiento posee diez viviendas disponibles, casas que se hicieron para maestros que ninguno vive en el pueblo. Muebles les regalaríamos. ¡Ya, ya los políticos locales deben gestionar la llegada de diez familias de refugiados con niños!, ¡qué no se ahoguen en el mar!
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       
         
               


1 comentario:

Agapito Modroño Alonso dijo...


Gracia Modroño dijo:

Estas en linea con el papa Francisco!