domingo, 16 de agosto de 2015

CRÓNICA SAN ROQUIL, HASTA AHORA.



    ¡Cuántas veces pienso si  San Roque volviera a nuestros días, ¿qué pensaría?

     Se pondría muy contento al ver los avances de la medicina, de la higiene, de la alimentación del, en suma, estado de bienestar, en lo que él fue uno de los primeros altruistas en contribuir. Seguro que le entristecería la descristianización, el materialismo, la inmoralidad (aunque también, no me refiero al sexto mandamiento, sino a la degradación ética) el hedonismo, la pérdida de valores en esta sociedad, que pueden, y ya lo están haciendo, pasar factura hasta en ese estado del bienestar.

    En cuanto a este pueblo y sus fiestas...: seguro le gustaría la conferencia sobre las Reducciones del Paragüay, aunque el conferenciante se extendiera en exceso; le gustaría, y mucho, la de Pilar Concejo sobre Santa Teresa en las monjas, sublime lección, le gustaría el retorno a las raíces de los emigrantes, los saludos, los recuerdos, la confraternización...

    ¿Que no le gustaría?   Tanto  incivismo, borracheras, violencias, maldades..., el río de orines  que, desde tras de la pilastra en iglesia de las monjas, discurre por delante de la casa de Pilar García, y llega hasta la mitad de la plaza de Santa María. A mediodía, ya secos, apestaba el olor. Como a estos niños de la Logse y el buen rellito educativo no les ha penetrado la asignatura de "Educación para la Ciudadanía", debería el ayuntamiento contratar agentes vigilantes y multantes para las noches de la fiesta, a una empresa de seguridad.

    Bajemos al detalle de los festejos: exhibición de recortes de cuatro promesas locales el día 8 en la plaza de toros:, Miguel A. "Tiarru", nieto de Rodolfo, Iván Gallego, nieto de Marcial, Jesús Gallego, hijo de Ciriaco, Jorge Alonso, nieto de "Nisio". Según me cuentan estuvieron muy bien los cuatro chicos. La cantera, ahora a cuerpo limpio, sin sangre ni sufrimiento para los animales, sigue dando frutos. A continuación la becerrada de las peñas, desangelada, como la tarde. El público en ambas  escasísimo, apenas los familiares.                                                                                                                                                                                                  
     En el IX concurso de recortes y saltos del día 14, igual: tan buena la actuación de recortadores como escaso el público. ¿Puede que desanimaran los 15 euros de la entrada? Me temo que ya se pasaron los tiempos, tan cercanos, en que se llenaba la plaza de toros,

     También bastante poca participación de espectadores en el desfile de peñas y en el mejorable saluda de la alcaldía.

    Del encierro ya les he hablado. Después por la tarde, "de la solana a la plaza  y ya en la plaza capeas", me cuentan que soltaron un novillo toro muy grande, y cuatro reses más, que hubo algún recorte, muy pocos y vaca arriba, vaca  abajo.

      Esta mañana me acerqué a la vaca del alba. Muy poca gente, un novillito bravo al que salvo un chico, subido en el olivo, nadie más se acercaba.

      Me dicen que la "vaca del aguardiente", a las tres de la mañana, un éxito de gente. Cuando más juventud se ha visto en la plaza. ¡Claro!: es su hora. En la de la "prueba", por los Corralones,  me encuentro con personas que vuelven aburridas y hartas ya de cuernos. Aquí, y en esto, no se aplica el refrán de "lo poco agrada y lo mucho enfada". Mañana lunes después de diez o doce horas de toros, de ni se sabe de peñas y noches en blanco, ¿quién va a ir a la vaca del alba?

    Personalmente este San Roque, entre otras razones por medidas de seguridad,  he decidido montármelo de distinta manera: las relaciones con familiares y amigos: ayer al atardecer noche, a la vuelta de la vigilancia del  huerto, me paré en la portalada de Maxi, en San Francisco, donde montamos la juerga; después compartí noticias familiares, recuerdos, conocimiento de nietas con mi prima Felisa, sus hijas, algún yerno, mientras cenaban en casa de mi tío China.

    Esta mañana, nada más salir a la plaza, sobre las nueve serían, pegué la hebra con Ignacio de la Puente, les acompañé y estuve un poco, no era hora de visitas, con su tía Angelines Boyano, con su mujer. De allí a la carretera de Madrid, a disfrutar del lujo de mi tía Lola. Un buen rato con su hijo  Goyo Modroño, su primo Mariano Lobato. Ya marchaba cuando llegó la delegación catalana: mi primo Gil, Antonia; Dolores, Eduardo, los cónyuges, un nieto. Con estos ya la empalmamos en la más sabrosa de las conversaciones.

       Y así, en esas conversaciones me enteró que un nieto de Pablo Barrios, piloto militar, con muchas horas de vuelo, a pesar de su juventud, es capitán del ejercito del aire y profesor en la escuela de pilotos. Que un hijo de Teodoro, el del Sr. Publio Sánchez, arbitro de los partidos de fútbol en campos sin cal y porterías sin redes, por los años cincuenta es General del arma de aviación en el mismo Ejercito del Aire. Que es bueno se sepa, que de Villalpando no sólo salen toreros.

     Para despejarme me puse a dar una vuelta por el pueblo con la bici. Así supe que en el tanatorio había dos personas fallecidas: un hombre de Castroverde y una mujer de Villamayor. Conversé con algún familiar, viejos conocidos. Compré pan, conversé con más gente, así supe que muy poca gente en la procesión porque la gente se queda en la iglesia cogiendo sitio para la Misa, que no se encontraban cargadores de San Roque y Santiago...; me fui a casa a atender la intendencia personal.

         Ahora una triste noticia: ha fallecido la chica búlgara del accidente de ayer por la tarde, 18 años segados en flor.No fue en el camino de Villalpando a Quintanilla del Monte, como dice La Opinión, sino a Cotanes. En el conocidísimo camino  de Valladolid, un poco para allá de la nave de Vidal. Venían en dirección a Villalpando. Aquello es recto y con piso bien arreglado, en ese tramo por el ayuntamiento. ¿Pudo derrapar por impericia? Es igual: triste noticia.