domingo, 4 de diciembre de 2016

EL CENTRO DE SALUD Y OTRAS COSILLAS.


    Lo fácil y demagógico sería sumarme a la petición de construcción del edificio para un nuevo Centro de Salud, pero no es mi estilo, sino el de ser consecuente con mis principios. Por ello, apelando a la  razón y al sentido común, les pregunto: ¿Tenemos en Villalpando y Comarca necesidad de esa  obra de 3.394.593 euros, unos QUINIENTOS SESENTA MILLONES DE LAS ANTIGUAS PESETAS?

   ¿Se ve mermada  la atención a los usuarios o existe incomodidad por escasez de sitio en el actual? ¡Por favor! ¿Acaso existe falta de espacio para consultas, curas, urgencias..?

    Ese gasto sería, para una población que no sé si llegará a cuatro mil habitantes, descendiendo cada año de forma galopante, un dispendio, un derroche inmoral, según está el patio económico nacional, según nos fríen a impuestos...

    ¡Pero amigo!: ¡qué fácil es salir en la foto diciendo: que nos hagan ésto, que nos hagan lo otro, como en los años de vacas gordas en que era fácil conseguir los millones. Así vemos en todas estas aldeas que se mueren parques infantiles, frontones u otras instalaciones deportivas donde no quedan niños ni jóvenes.  ¡Cuánto dinero derrochado! De aquellos lodos, estos polvos.

    Fijémonos en la villa. ¿No era preferible aquella plaza con el escudo en el centro, con árboles, llena de coches hasta arriba todos los domingos, de juventud, de animación, todo lleno, bares y discotecas a tope? Se pudo haber levantado el asfalto de alrededor, empedrarlo con piedra del raso y hubiera quedado autóctona y bonita por cuatro perras. ¡Pero no!:     QUINIENTOS MIL EURACOS  para convertirla en un mauseleo. Eso es lo que ahora parece tan vacía, triste, con tanta  losa pelada.

     La Puerta de Villa: mucho más bonita sin la pasarela, y cantos en el suelo. Además no se ha evitado el problema de las humedades. El cubo de la izquierda, según se baja se esta degradando a marchas forzadas.

    Los millones del Juzgado: ¡vale!: muy bien, pero estuvo en tris de suprimirse, y veremos al paso que va la burra. Apenas tiene carga judicial. ¡Por supuesto! que si llega el caso seré el primero en dar la cara contra su supresión.

      Si se construyera el nuevo Centro de Salud, ¿qué haríamos con el actual? Otro muerto igual que los silos (al menos éstos sirven de palomar) y los infrautilizados edificios del "Miguel Cervantes" (salvo el club de jubilados), o  el otro de la esquina donde estuvo el Juzgado y la Biblioteca.

     ¡Qué adelanta un chucho pequeño y esmirrao con que lo llenen de lujosos collares? ¿No sería mejor darle alimento?

      Ese es nuestro caso. La Villa y Comarca se despueblan a marchas forzadas. ¿No sería mejor dejar de gastar dinero en suntuosidades y emplearlo en crear empleo (no para millonarias), en fijar población.

      Ahí van ideas: incentivar a funcionarios y empleados para que residan en el pueblo. Incluso promover leyes que los obliguen, por lo menos, a censarse y pagar sus impuestos municipales en el lugar al que deben su puesto de trabajo. ¡Amigo!: reivindicar eso es más comprometido que salir en la foto pidiendo el Centro de Salud; con el coste de éste se podría instalar una pequeña central eléctrica térmica de biomasa (nuestros pinares están pidiendo a gritos podas y entresaques)...

       No sé a cuánto ascenderá la factura de gasóleo o electricidad en calefacción del Ayuntamiento, Biblióteca, Juzgado, Colegio, Instituto, Residencia, Centro de Salud... Aun estando, como ahora, el gasóleo barato, que va a subir. con astillas de pino saldría aún más, y se crearían puestos de trabajo. Sé de lo que hablo. Así matamos el frío en nuestras casas.

       Se podrían financiar y aportar terrenos, que el ayuntamiento posee en abundancia, para pequeñas iniciativas en el sector agropecuario en explotaciones de productos novedosos...

                                                                  ----------------------------

        A otra cosa en cuanto a derroche:  LOS CONEJOS. No entiendo como diciendo que hay hambre se desaprovecha este rico alimento.

        Recuerdo de niño y joven, cuando el señor Pedro, "el cisquero" de Villárdiga, traía todas las semanas del Monte Coto, un carro lleno de conejos "descabritados" (sin despellejar pero sacadas las tripas), a casa de mi abuela Ana, donde paraba el camión de transportes Vallejo que, junto con gallos, huevos, tocinos, chorizo, garbanzos, los llevaba a Madrid.

      Desde hace unos cuantos años el simpático roedor se ha constituido en plaga y ha cambiado de habitat: por falta de licencia, ¿..?, ha dejado la dehesa y se ha venido a la autovía y proximidades del pueblo. Ya les conté como la pasada primavera se jalaron dos y medía hectáreas de garbanzos. En este otoño mis hijos han puesto una  valla de tela metálica ( eso si es una valla y no los muros de una plaza de toros a los que llama tal el arquitecto municipal. Ahí sí que tendrían buen corte las de la "oposición"), en la lindera con el solar, en el que hay una nave de ovejas y medas de pacas, donde su guarece una nutrida colonia de   "cunnículis". Es igual, rodean, saltan o escarban  por debajo y se jalan la plantitas de colza.

    Hablo con el Presidente del Coto. Es cuestión de cazarlos. (Hace unos cuantos años nos  limpiaron a hecho una parcela de cebada. No quisimos, ni queremos, ni sería justo, denunciar al Coto). Es majo este muchacho. Me contó la de problemas burocráticos para conseguir el permiso de caza, y eso que están  horadando los terraplenes de los puentes de la autovía. Me prometió cuando tuvieran el próximo permiso, llevarían "bichos" y redes a ese solar de las Tenerías.

    No sé si me dijo que en las últimas redadas habían cazado 1.500. Sí me quedé con el dato de que sólo en el "puente" del Atlanta (nombre por él empleado), Camino de la Casa, habían cazado TRESCIENTOS CINCUENTA. Que ya no saben qué hacer con ellos, ni  "regalaos" se los quieren.

    ¡Pues hombre! ¿Sería tan difícil llevarlos al matadero como si fueran domésticos?

     Es evidente que en esta sociedad consumista nos resulta difícil cambiar el hábito del derroche. Adaptarnos al aprovechamiento de recursos. Se siguen tirando millones de kilos de alimentos de sobras aprovechables a los contenedores, quemando combustibles fósiles no renovables, etc.

      Si hubiera hambre de verdad, mejor que no, ya les iba yo a contar a los conejos. Cuando las terribles hambrunas de la posguerra, u otras épocas, hasta los gatos desaparecieron de pueblos y ciudades.

 

   

4 comentarios:

ALFALFA CORTADA dijo...

Agapito, con todo el respeto. ¿No se te ha ido un poco la calculadora?. Creo que no corresponde los euros con pesetas, y de ser así, con ese dinero se monta un hospital de lo mas moderno, no un ambulatorio. Gracias.

Agapito Modroño Alonso dijo...


De verdad que con los euros me armo el taco. Sigo, en esas cifras grandes, sin ser capaz de pensar en euros. Al presupuesto del ambulatorio le metí un cero más y escribí una barbaridad. Por ello agradezco, y no veas de qué modo, tu corrección. El presupuesto, según La Opinión, redondeando es de TRES MIL MILLONES CUATROCIENTOS MIL EUROS. Ahora voy a corregirlo en la entrada.

¡Gracias, de verdad, de todo corazón!.

ALFALFA CORTADA dijo...

Gracias a ti. De todos modos, con esos tres millones y medio, no creo que solo sea para terreno y ladrillo. Si es así, mejor que venga para no tener solamente gasas,tiritas.......y lo empleen en traer material sanitario y no tener que ir a Zamora para una escayola u otro mal menor.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Ese es el presupuesto para la construcción del edificio. El terreno no hay que pagarlo. Es propiedad del Ayuntamiento, frente al bar "El Toreo", donde estaba antes el teleclub. Cosa distinta es que doten al actual Centro de más medios.