jueves, 3 de marzo de 2016

ÒBITO


    Anteayer falleció en Zamora, donde llevaba unas semanas hospitalizada, ELENA DE CASO GONZÁLEZ, a los 77 años de edad.

    Para los que viven fuera y los más jóvenes, les recuerdo que esta Elena, la menor de las tres hermanas, era hija del  Sr. Modesto, el de la "Huerta Grande". Unos años después nacería el niño, Modestín.

   Se criaron en la casa de dicha huerta, en el Camino de Cruces, que su padre trabajaba, en la que, años después, vivió "Chapirú", hoy desaparecida.

   Mis recuerdos de esa buena familia son viviendo ya en la calle san Francisco, donde empieza el Camino de Valladolid, tan transitados por mí desde niño. El padre poseía una pequeña labranza.

   Elena fue la esposa de Eloy, un salmantino llegado muy joven a atrabajar con los de la dehesa. Después trabajó de tractorista en otras labranzas. Cogió merecida fama de ser un excelente labrador. Vivieron siempre en una de las  "casas" de San Francisco, construidas por Luis Mazo, frente a la de sus padres.

  Servidor, personalmente, y la familia de mi esposa, vecinos de era, mantenían una enorme amistad con estos de "la Huerta  Grande", de ahí que sienta tanto haber visto la esquela por la tarde, cuando ya no pude asistir al funeral.

       Huyendo de los tópicos elogios a los difuntos, digo de Elena que fue buena, noble, de buenos sentimientos. Una de estas personas que conforman el carácter de las gentes humildes y trabajadoras, del pueblo de toda la vida.

       Transmito desde aquí a Eloy y a sus tres hijos, mis sentidas condolencias. Que voy a sentir no verla al atardecer en la portalada.