domingo, 15 de noviembre de 2015

MI TRISTEZA POR LO DE FRANCIA ,Y BUENAS NOTICIAS SANITARIAS


      Les confieso que esa matanza, (¿para qué emplear adjetivos: absurda, irracional, cruel..., si el sustantivo matanza los engloba a todos?), me ha producido abatimiento. Fuera de mi familia, con nadie lo quiero comentar. Me temo, como ayer me ocurrió, tener que oír la majadería de medio intento de justificación de esa demencia, de ese fanatismo. La bobada seudo progre izquierdosa, de listo de barra de bar, como cuando ETA, de "algo les habrán hecho". Se lo hizo Mahoma en el siglo VII. 

    Estas situaciones remueven mi conciencia. Me producen una repulsa del odio, (injustificable en este caso de los yihadistas contra occidente) del odio en general, hijo de la soberbia,  me producen un ansia de paz. Me producen, como rechazo a la maldad, deseos de bondad, de paz. 

    Cargado de razón, al comprobar como contra mí se están utilizando (aunque la justicia y la verdad espero se abran camino) las armas más ruines, he llegado a sentir la "ira de los justos", pero me contuve, la superé. Ahora mi sentimiento es de despectiva pena hacia esas actitudes, al tiempo que, todavía, se está a tiempo de dar marcha atrás, de enterrar la sucia hacha de la guerra. De mi no depende.

                               ---------------------------------------------------

           Anteanoche Se reunieron las personas que van a formar la Junta Directiva de la Agrupación o Plataforma en Defensa de la Sanidad en la Zona Básica de Salud de Villalpando. Acordaron convocar una asamblea para elegir los cargos. Comentaron que, parece ser, algo se va consiguiendo.

            ¡Hombre!: el que se haya comenzado a implantar la receta electrónica por esta zona, pienso guarda relación causa efecto con la recogida de firmas efectuada el pasado verano. Y puede que también de la "movida" iniciada por José Roales, Pedrero y Cantuche.

            Sea como quiera lo cierto es que la "primavera ha venido y nadie sabe cómo ha sido": el pasado jueves se dispensaron las primeras recetas electrónicas para "goteras" (colesterol, hipertensión, próstata, reuma, artrosis, depresión,  diabetes...) crónicas.

            Previamente se había instruido a los médicos sobre la mecánica informática. En programa de ordenador existe la ficha de cada enfermo, su tratamiento y periodicidad. Entonces, cuando el usuario va a pedir receta, le imprimen su tratamiento, con eso va a la farmacia, lleva también su tarjeta, y en la farmacia le dan la medicina. En lo sucesivo bastará con que vaya a la farmacia, con la tarjeta, cuando se le termine cada cosa. Por supuesto, que con la periodicidad establecida. Por ej.: si a mí me dura el Duodart (la madre que lo parió), veinte días, habré de ir cada ese tiempo, Si bien dan un margen de diez días antes y diez días después.

         No existe receta electrónica para los mutualistas de MUFACE, por lo que hemos de seguir yendo al Centro de Salud a que nos receten en las de papel del talonario que tenemos. ¡Cuánto siento no encontrarme allí con toda la alegre muchachada adicta al cannabis, la marihuana y el hachís (sintróm, paroxetina, voltaren, ibuprofeno, alprazolam, y el susodicho prostático). Se ligaba mucho, con tanta juventud, en el Centro de Salud.

        Tampoco podrán utilizar la receta electrónica los que proceden de otras comunidades, dado que cada una tiene sus competencias en sanidad, y no existe interrelación.

        La receta electrónica va a descongestionar totalmente los ambulatorios, así los médicos tendrán más tiempo para atender a las consultas.

        Aunque esta medida va a mejorar mucho la atención sanitario en la zona, la "ADESAZOVI" (Agrupación Defensa de la Sanidad de la Zona Básica de Villalpando) ha de consolidarse para pedir se sigan enmendando deficiencias: el absentismo frecuente de sanitarios, sin nadie que los releve; la formación profesional continua de los mismos para ponerse al día en tanto avance científico como en este campo se está produciendo. Tienen internet, magnífica herramienta. Si quieren, por ej., sin farol, les pudo dar una charla sobre histaminosis alimentaria no alérgica, producida por excesiva ingesta de "lentejas".

      De níscalos, frutos secos y pleorotus eringii, se hablará otro día, s. D. q. Pero estén atentos al blog, se asomen todos los días. Ya saben: "cuando menos se espera, salta la liebre" . Y sé dónde hay una encamada.