viernes, 20 de noviembre de 2015

CONTRA EL FANATISMO Y LA ESTUPIDEZ.


        Desde la pequeña influencia de esta bitácora deseo sumarme a la campaña que, hace ya muchos años, inicio Ayaam Hirsi Ali contra"la barbarie, el fanatismo y la estupidez que envilecen nuestro tiempo, y lo llenan de cadáveres, convencida de que la razón y la sensatez terminarán por imponerse".

       Miren si hay historias en el pueblo  que podrían ocupar mi mente: la obra parada en Ctª Rioseco, las declaraciones del regidor contra el torero que no sabemos si se van a poner o no en claro; el despido del guardia municipal recurrido ante la Magistratura del Trabajo; la adjudicación de obra de reforma en residencia de ancianos; mi declaración en el Juzgado el pasado nueve, de la que, por no poder ser explícito, diré salí  satisfecho; pero no: la absurdez, la irracionalidad, la estupidez, el horror de lo ocurrido en París es de lo que pienso, de lo que me informo, sobre lo que reflexiono, de lo que voy a escribir, intentando, dado que la estupidez es contagiosa, informar por si me lee alguna persona de las que, todavía se atreven a echar la culpa a "occidente".

     Si que, antes de seguir, comunico ya está arreglado el conflicto del bautizo del nieto de "Segis y Rosi". El niño, Álvaro, será bautizado en enero en San Nicolás. Será el padrino su tío Juan Antonio, quien le llevará, cuando sea mocico, a vestir al Nazareno, pues será muñídor de por vida. El abuelo seguirá presidiendo el Santo Entierro, y la abuela procesionando con la Soledad. Me alegro por esta familia. Ellos ya son los primeros en apagar las llamas de una hoguera que no ha ido a más. A los medios les gusta el morbo de estas historias.  Tampoco deseo que nadie de la misma salga chamuscado.

                             ----------------------------------------------------------

     Volvamos con la somalí (Mogadiscio 1.969) Ayaam Irsi Alí. Aunque no es la única mujer escapada de la tiranía del islam, su testimonio es muy esclarecedor.No lo olvido, aunque leí su biografía hace unos cuantos años. Los acontecimientos la ponen de actualidad.

     Su padre tuvo cinco hijos con cuatro mujeres, a pesar de ser un diplomático que había estudiado en Inglaterra y Estados Unidos. A pesar de su poligamia era hombre algo occidentalizado. Se oponía a que su hija fuera mutilada genitalmente.

   La niña era criada, vivía, en una aldea, de Somalia, con la abuela materna. En uno de los viajes del padre, cuando Ayaam tenía cinco años, la abuela, ayudada por "expertas" capadoras, utilizando como bisturí una hoja de afeitar, le extirpó el clítoris. Por supuesto que a lo bestia, sin anestesia ni antibióticos. Describe muy bien Ayaam lo terrible de ese sufrimiento en el acto y en los días sucesivos, con una alta fiebre por la infección, y cuando orinar era suplicio.

    Antes de que supiera leer, como a todos los niños musulmanes, su abuela comenzó a enseñarle de memoria los versículos del Coram. También la relación de todos sus ascendientes hasta no sé cuántas generaciones. A partir de los siete años le hacía rezar las cinco oraciones diarias, mirando a La Meca. En la pubertad a usar el velo y a cumplir con el ayuno del Ramadán.

    Los avatares familiares, entre otros la guerra civil en Somalia, en la que su padre era del bando perdedor, les hacen emigrar a Arabia Saudí, peregrinar por campamentos de refugiados en Etipía, establecerse en Kenia, donde recibe esmerada educación islamista. Su inteligencia, su raciocinio le hacen plantearse la veracidad de esos dogmas absurdos. Su rebeldía, sobre todo por la tiranía ejercida sobre las mujeres, la llevan a tomar una decisión heroica.

    Su padre había concertado casarla con un primo rico que vivía en Canadá, (simplifico mucho). Para celebrar la boda y quedarse con el casi desconocido marido, viajaría desde Nairobi a Dusseldorf, donde vivían unos familiares. Allí, al día siguiente, tomaría un avión para Vancouver. En lugar de ello tomó un tren para Amsterdan. Pidió asilo político en Holanda, donde, superando mil dificultades, soltó el velo, aprendió a montar en bicicleta, fue a la universidad, se ha realizado como mujer, como feminista, como luchadora contra el fanatismo religioso y la opresión de la mujer. Posee varias licenciaturas, domina cinco idiomas. Fue Diputada en el parlamento holandés. En la actualidad vive escondida y protegida por guardaespaldas. Los yihadistas tienen puesto precio a su vida. En el pecho de su amigo Teo Van Ghot, otro "blasfemo" contra el "profeta", quedó clavado un puñal que sujetaba una carta a ella dirigida llena de amenazas.