domingo, 13 de diciembre de 2015

AGRICULTURA Y MEDIO AMBIENTE.


    Cada vez es más actual la frase que escribí hace años: "el campesino no solo ha de ser el productor de alimentos, sino el jardinero de la naturaleza".

    Además de las medidas aplicadas en la reforma de la nueva PAC, del acuerdo histórico de la "Cumbre del clima", ayer en París, van a salir decisiones para que la agricultura y ganadería sean más beneficiosas y benefactoras con el medio ambiente.

    La primera, y fundamental, ha de ser la protección de las selvas y los bosques; la segunda: incentivar las prácticas agropecuarias menos contaminantes, y los cultivos más absorbentes de carbono y más fijadores de nitrógeno.
 
    El aire está formado por el 21%  de oxígeno, el 78 % de nitrógeno, y el resto de otros gases, entre ellos el dióxido de carbono, CO2., que representa el 0'04 %. Debido a todas las emisiones que los humanos lanzamos a la atmósfera, más las de los volcanes, ha aumentado mucho en los últimos cien años, provocando con el efecto invernadero, un aumento de la temperatura en el planeta y las consecuencia que conocemos.

    Sin embargo el carbono, es el origen de la vida, forma parte de  todos los seres vivos, de toda la materia orgánica,  de las plantas terrestres y acuáticas, de los animales, de nuestro alimento, de usted y de mí..

    ¿Podríamos alimentarnos de carbono puro, sólido, líquido o gaseoso? Pruebe usted con un trocito de carbón o con un diamante.

     Los minerales son materia inorgánica, no asimilable por los animales. ¿Cuál es pues el milagro de la vida que transforma las sales minerales, inorgánicos, que las plantas toman del suelo en materia orgánica?

     La fotosíntesis:   la realizan todas las partes verdes de las plantas y placton marino, en presencia de la luz solar,  toman  de la atmósfera el dióxido de carbono, liberan el oxígeno, se quedan con el carbono que unen a los minerales tomados del suelo, sales de nitrógeno, fósforo, potasio,..Así la savia bruta se transforma en savia elaborada, formándose los hidratos de carbono, proteínas grasas, materia orgánica que alimenta a la planta y ellas a nosotros.

    Perdonen que me haya subido al púlpito, a la tarima del docente, les prometo en la continuación descender.