martes, 9 de junio de 2015

MISCELÁNEA LOCAL


     Perdonen el abandono los seguidores del blog. No es que me falten asuntos de qué poder escribir, sino que me ocupan otra prioridades: mis aficiones hortícolas, en primer lugar. Saben que los huertos para jubilados son una buena terapia para mantenerse en forma; ver parcelas, nuestras y de amigos para decidir sobre siega, hilerado, empacado, venta de forrajes, para calcular el rendimiento  para el seguro contra pedrisco e incendio, hacerle recados a Sari, ocuparme en defendernos contra los atropellos que contra mi familia se intentan, andar para allá y para acá. También cierta comodidad. En los últimos días la última novela de María Dueñas ha ocupado mis ocios. Leer en el jardín sobre una tumbona es un placer excelso, sereno. A ver si tengo suerte y puedo descambiarla hoy en la bibióteca municipal. Ya me he encontrado tres días la puerta cerrada. Habré de recurrir a la de Benavente, como llevo meses haciendo.

    Me parece que no les he dado noticia de los eventos de semanas pasadas en el pueblo: una carrera ciclista, el "Marathón Chema Martínez"; el día antes la presentación de la segunda parte de su libro, "Corre, no pienses". No me enteré, por eso no asistí. Puede le pasará igual a otras muchas personas. Venía anunciada, la tal presentación, dentro del mismo cartel en que se anunciaba la carrera.

    En estos días comienza la semana cultural de MUVI, con actuaciones especiales, como una representación teatral en el Sindicato, al celebrarse el 25 aniversario. ¡Esto vuela! Si parece que fue ayer.

     Para el día 13 está anunciado lo de los caballos, zahones y faralaes. Parece ser que toda la fiesta va a ser en el mercado de ganados. Así no mancharán la plaza. ¡Qué se diviertan!

     De las ferias de la madera aún no tengo noticias, salvo de la anunciada corrida de toros, homenaje a Luis Miguel Villalpando, para el sábado 20 de junio, de la que ya andan los carteles por ahí. Van a intervenir matadores de toros. A mi no me importaría brindarle en este blog el merecido homenaje a "Lumi", si tuviera los datos precisos, y preciosos, de sus andanzas taurinas. Cuando lo vi en Toro, en sus comienzos, salí convencido tendríamos otro torero villalpandino. Luego, la desgraciada cogida lo impidió. Después ha sido un buen subalterno. Ahora un buen apoderado. Además ha adquirido mucho mundo. Tiene empaque, elegancia, clase, saber estar...

     De la cosecha de cereales: están a punto de entrar las cosechadoras, a pasearse, por las primeras cebadas. ¡Segar sobre el diez de junio! ¿Cuándo se había visto? Si el campo, después de las lluvias de abril, estaba precioso. Pero, sin caer una gota en mayo, con una ola de calor africano, seguida de otra de frío siberiano, lo que parece un milagro es que haya parcelas, sobre todo de trigo, con grano. He visto algunas de cebada con las espigas vacías. No hace falta bajarse del coche. Cuando ves un campo blanco y con las espigas pinchas, malo.

     Ahora iré, con devoción, a la Octava de Santa María. La voz de mis antepasados, y Sara, me animan. A esto le queda poco, quiero disfrutarlo mientras dure, mientras duremos. No hay relevo generacional, ni en los curas ni en los feligreses. D. Primitivo, rendido al fin, ya no sale de la Residencia, con su hermana. Ya no están Nana, infatigable extendiendo las alfombras florales hasta su último año, ni Carmen que se encargaba de recaudar fondos para el refresco de los últimos años en el patio de "Pili", la de Eustaquio. Seguro no habrá hombres suficientes para llevar el palio y los ciriales. D. Tomás empieza ya a no poder con la carga. Llevar la custodia, ir a decir Misa a los pueblos, le supone mucho esfuerzo. Se merece ya un descanso... Los de mi generación, ¡del final de cuántas cosas estamos siendo testigo!


     El Corpus, las Octavas, ¡cuán festivas y animadas eran en el pueblo!: hoguera y baile al aire libre la víspera, mayordomos, limonada, bien rebajada, a "to tiple", algún dulce... Procesiones solemnes y concurridas con los niños de Primera Comunión...

     Urbanismo: ayer supe de la venta de una  casa de planta baja en San Pedro, no grande, pero para entrar a vivir, con muebles y todo en 18.000 euros. Mi elogio a los vendedores, un matrimonio mayor, sin descendientes en el pueblo, que poseen otros tres inmuebles estupendos, nuevos o restaurados. Son decisiones de sentido común. ¿Para qué la quieren si apenas hay demanda? Lógico mucho  mejor vendérsela a inmigrantes, y posiblemente, a cuenta del trabajo por cuidarlos. ¿Es mejor ir a la residencia, dejando casas vacías y pedir tonterías por ellas?

      Miren: aparte de las casas ocupadas un mes, segundas viviendas, hay otras muchas que ya no se van a volver a abrir. Si con gran parte de cada difunto, casa que se cierra. Y si en las residencia hay treinta personas de Villalpando, son otras tantas casas cerradas... Una de las últimas la número 1 de la calle de La Fuente. Tampoco para ocupar viviendas existe relevo generacional. Entonces, mi consejo a los vendedores (cuánto hubieran ganado los "pedidores" de barbaridades si hace muchos años me hubieran hecho caso) es que el mercado lo conforman la oferta y la demanda. Y que si tienen un comprador, no lo dejen escapar, por lo que sea, que mantener viviendas cuesta dinero (reparacioneso, IBI, luz, agua, desagüe...). Ganarían ellos y ganadería el pueblo, al no ser "las pediduras" un impedimento para alguna familia más de los pueblos, o de otros lugares, aumente nuestra exigua población.

   






3 comentarios:

Tomás M F dijo...

Joder Agapito ya se te echaba en falta, eres como la droga dura, produces "mono" y tantos días sin decir ni mu, la mente piensa cosas extrañas, veo que solamente estás realizando tus aficiones lo cual me congratula, y te animo a que sigas dándonos noticias de nuestro pueblo, Villalpando.

Saludos cordiales

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Muchas gracias Tomás!

Deshecha los malos pensamientos. Aunque nadie tiene comprado nada, toquemos madera, estoy en buena forma. Siempre mi vida ha sido muy sana, y así sigue, llenándola con muchas cosas.

Noticias de tu pueblo. La mejor: cuando estaba todo seco, sólo verdes, ya amarilleando las hojas de bajo, los girasoles de milagro, ayer ya cayeron ocho litros y hoy lleva toda la mañana, desde las siete, lloviendo. A ratos con muchas ganas. Lo mismo ya van 30 litros.Delicioso el olor a mies, a tierra húmeda. Los campos de girasol van a ser un espectáculo, caminar por los pinares, una pura delicia. Desde la "Cañada Real", hasta la raya de Belver puedes caminar ¿ocho, nueve kilómetros?, sin abandonar pinares. Mejor que eches ya el hato p'acá. Si tienes problema de hospedaje te presto la cabaña de Robinsón Crusoe en Valdeconejo.

Tomás M F dijo...

Gracias amigo por el ofrecimiento de la ya famosa cabaña del tal Robinson, sabes que por mi no hay ningún problema, pero la señora de Mansilla me da que no va a querer, eso si, te prometo que en mis largas caminatas me daré un vuelteo por los campos y la cañada real, que me han contado que dan muy bien de comer, y como dice la canción: que llueva, que llueva, la virgen..............
Saludos cordiales