jueves, 11 de junio de 2015

MIS COINCIDENCIAS CON ANTOLÍN MARTÍN MARTÍN


   Falleció ayer en Salamanca, a los 69 años. Lo había recordado muchas veces. Después de ocupar el lugar más importante en la vida política zamorana, salvo un día que me lo encontré, no había vuelto a saber de él.

   Hoy La Opinión le dedica abundante espacio, columnas que merecen la pena, la que más  la de Paco Molina, el "compa" de IU, por eso no me extiendo en su biografía, en su peripecia política relatada en el diario provincial. Simplemente unas pinceladas personales.

    Primeros de junio de 1990. Pleno encierro en el "Cuartel Viriato". Antolín en todos los medios nacionales, alcalde de pequeña ciudad, echándole un pulso a los todopoderosos Narcis Serra, Ministro de Defensa, y a Felipe González.

   Por entonces mi relación con Carmen Allende ("otro vendrá que a mi buena me hará") era muy cordial. Supo que el sábado iba a ir a solidarizarme con los encerrados. Me nombró embajador suyo, y me dio unas cajas de "feos" para  ellos.

   Aquella luminosa mañana de junio fue feliz para mí. Antolín, alcalde de AP, ya no de la vieja guardia, se había puesto al frente de la "movida" progresista zamorana para recuperar el cuartel. Allí estaba su líder y co-asaltante, nuestro paisano, Ángel Bariego Núñez (otro villalpandino importante ignorado en su pueblo). Allí jóvenes izquierdistas, no del "pesoe", Paco Molina, Guarido (quien mañana será alcalde), Laura Rivera, mi prima Mª del Carmen Álvarez Modroño, de Torres...

   Aquello le valió para ser, al año siguiente Presidente de la Diputación de Zamora, arropado por los Asajos, Modesto Alonso, Aguirre, Gonzalo García..., cuando Asaja era más que un sindicato.

  El de Vitigudino quiso, desde dentro, regenerar el PP (demasiado pronto, cuando lo que salía a los medios era la inmensa, entonces, corrupción del PSOE). Le echó un pulso al aparato. Midió mal sus fuerzas.

    Convocó una cena en el pabellón deportivo de Corrales, a la que asistí. Carmen también mandó un emisario.  Aquello se llenó a tope. En el siguiente Congreso Provincial presentó su candidatura a la Secretaría General, contra la oficialista, creo encabezada por Peñalosa. También asistí a ese Congreso, y le voté. Los emisarios de Carmen ya lo hicieron a la candidatura del aparato. Se veía que "Spartaco" saldría vencido por las legiones romanas.

    Siendo aún, Presidente de la Diputación, después de lo anterior, creo, en su segundo mandato, destapó el "Caso Zamora". Tenía papeles, pruebas. Pues, encima, casi a quien llevan a la cárcel es a él.

      Fue expulsado, como yo, salvando todas las distancias, del partido. Sus compañeros peperos le pusieron una moción de censura. Sus más íntimos, como a mí, le traicionaron y votaron en su contra. prosperó la moción. Dejó de ser Presidente.

     Intento seguir con el CDS. Aquello fracasó. Los zamoranos votaban, ya no tanto, gaviota.

      Volvió a su trabajo de funcionario en la Seguridad Social. No quiso saber más de la política. Ni asomarse a un medio, ni escribir un artículo. Nada. Puede le diera miedo contar cosas. "Con la justicia y la inquisición, chitón"

      Tuve la suerte de encontrármelo en un bar y conversar un día. A pesar de ser muy discreo, me contó, dolido, me dijo que, antes de soltar la denuncia de los maletines, de las comisiones de contratistas con las que se había pagado a Antorrena, etc., consciente de lo politizada que entonces estaba la justicia, lo consultó con el hombre fuerte del partido por aquellas fechas, el tesorero Ángel Sanchís (sí: el viejecito, gordito, chato encausado ahora  por la, ya desde entonces, financiación ilegal del PP), y le prometió que el partido no influiría sobre la Audiencia Provincial de Zamora.¿¿¿¿¿¿¿......????????????

      Antolín Martín, el héroe solitario, ha sido de esos hombres que marcan camino, de los que, aunque derrotados, sus ideas perduran, incluso triunfan. Actualmente la justicia en España es mucho más justa contra la corrupción. Ello nos hace abrigar esperanzas en muchos, en algunos conocidos casos concretos.

     

2 comentarios:

Angel Infestas dijo...

Gracias por tu memoria.

Agapito Modroño Alonso dijo...



¡Gracias por tu comentario, "Angelito, panadero"