domingo, 11 de mayo de 2014

OTRA VERGÜENZA.


Publicado ayer en la Opinión "El Correo de Zamora".

  AGRICULTOR ACTIVO.

Cuando en la reunión Ministerio, Sindicatos, CCAA, decidieron que sólo cobrarían las ayudas de la PAC los Agricultores Activos, los amantes de la justicia, a los que nos preocupa el paro, la despoblación rural…, respiramos aliviados. ¡Por fin las ayudas para los que trabajan la tierra y cuidan el ganado!

Hubiera bastado dijeran: las ayudas para los agricultores. La palabra es bien explícita: “ager”, el campo; “culto”, cultivar, cuidar… Pero es que además le añaden la innecesaria redundancia “activo”. Con lo de “cultor” se entiende que quien cultiva está activo, y cotiza por ello a la Seguridad Social.

¡Ya, ya!: vana ilusión. Decepción cuando llegó, contra el diccionario, la definición del término: agricultor/a activo/a, no es sólo quien labra, siembra, cambia tubos, poda árboles, ordeña ovejas…, le  basta a cualquier poseedor de “derechos” para ser "agricultor activo" con que, del total de los ingresos de “la agricultura”, incluidas las subvenciones, el 20% proceda de la venta de algún producto agrícola o ganadero. Halé: ya están otra vez las condiciones para al chanchulleo y la picaresca.

No, no: para ser perceptor (“agricultor activo”) no es necesario cotizar a la Seguridad Social Agraria, ni a cualquier otro tipo de Seguridad Social (como se entendía en la redacción del acuerdo). Basta con el ya famoso 20%. Y así puede ser “agricultor activo” el financiero, Mario Conde, por ej., el empresario de la construcción, Florentino, por ej.; todos los jubilados pensionistas; el ama de casa, el narcotraficante, el especulador. No es ni necesario que posea tierras. Basta con que posea “derechos” de “pago único”, que desde ahora se va a llamar “básico”.

Uno, idealista e ingenuo, pensaba que esta reforma del 2.014 sería la ocasión de acabar con tanta triquiñuela y tanto fraude como la PAC ha propiciado.

No negamos los beneficios que la política agraria común ha generado. Rechazamos todos los abusos que, amparados por ella, se han producido, y que le han creado mala prensa.

Recordemos cuando la ayuda a las oleaginosas era de 70.000 pts./Ha, y la gente “sembraba” girasoles de cualquier manera, sin importar la cosecha, para cobrar la subvención; recordemos el fraude del lino, la Cooperativa “Los Linares”, amparo de los “caza primas”…

Desde sus inicios hasta la reforma del 2004, las ayudas estaban ligadas a los cultivos y a la cría de ganado. Así cada perceptor cobraba lo que cultivaba o criaba, bien directamente o “mandándolo” hacer. En la solicitud figuraban las parcelas, los cultivos y los ganados.

En la reforma del 2004, desligaron ayudas de cultivos. Y se inventaron lo del “pago único”. A cada perceptor, tomando como referencia la media de lo cobrado en 2000, 2001, 2002, le asignaron los famosos “derechos de pago único”, según los cuales ya no tenía obligación de sembrar, ni de poner en la solicitud las mismas parcelas que habían generado los derechitos. Bastaba con que pusiera el número de has. correspondientes, que podrían salir del “quinto pino”, y a poner el cazo sin más. Ahí empezó el desmadre. Los “derechos” se vendían, compraban, arrendaban, con anuncios en prensa, incluso, todo “legal”.

Empezaron a darse situaciones grotescas. Por ej.: un señor a quien el “periodo de referencia” le pilló con cien hectáreas arrendadas en regadío. Le asignaron un montón de “derechos”, un pastón.  Le dijo al propietario: -ahí tienes la finca, esnúcate tú con la remolacha que a mí con el cobro de derechos me basta”. En la solicitud del año siguiente  puso las hectáreas suficientes, arrendadas en Peque de la Requejada, donde por haber abandonado las tierrucas  nadie había cobrado de la PAC por ellas en 2000-2002, y, “a trincar”.

Pues bien: poco van a cambiar las cosas. Me lo decía un señor que tiene arrendadas las tierras, sin derechos, y él, como aquí decimos, “hace la PAC”: - “le digo al arrendatario que el importe de la renta lo meta de trigo en la Cooperativa a mi nombre y con eso justifico el 20%".

¡Pues ya lo ven!: no sólo existen tres mil y pico “agricultores activos”, los que cotizan a la Seguridad Social Agraria en la provincia, sino los catorce mil que cobran de la PAC.  ¿Quién ha dicho que no existe actividad económica en Zamora?.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo soy un arrendatario engañado y a tu escrito le vengo a alentar ¿porque esta banda de políticos ya no puede parar de joder y robar?, de la cabeza todos están descontrolados, lo más penoso es que nunca van a abandonar.

Salud

Anónimo dijo...

Afortunadamente los chavales que escupían al maestro porque sabían que detrás estaba su padre con buen capital y que para sentarse el tractorón a dar vueltas con la maquina de sd o con la acondicionadora no hace falta muchas letras no van a poder trincar las tierras ganadas con el sudor de mi frente.

Agapito Modroño Alonso dijo...



¿Cómo voy a repetir que no es eso?

No critico a quienes cultivan sus pocas tierras, aunque sea a tiempo parcial, siempre que estén en edad laboral y coticen a cualquier seguridad social.

Puedes releer mi artículo.