miércoles, 14 de mayo de 2014

HABLEMOS DEL AYUNTAMIENTO


   Generalmente si alguien habla de cualquier ayuntamiento es para criticar. Como en este blog se admiten las críticas, no seríamos justos si no resaltáramos también lo positivo.

    Lo voy a hacer con unas cuantas pinceladas:

    La gestión económica es buena. Pagan puntualmente a proveedores. Una vez actualizado el IBI parece ser, no he mirado los recibos, que ya hay una rebaja.

    Están cuidados todos los jardines antes llenos de malas hierbas.

    Se recoge la basura de los contenedores puntualmente y no se acumula ni aun en los días de más fiesta, San Roque, por ej. Así mismo en esos días se limpian las calles de los restos de botellones, plásticos de bares, etc.

   El pasado sábado los caballitos dejaron la plaza y calles llenas de excrementos. A la mañana siguiente ya estaban recogidos. Otra cosa es la suciedad, restos de orines y monjones, que queda pegada al suelo, y que huele mal. Si al dueño del perro le obligan a recoger sus cacas, creo que a los de "La Espuela" deberían sugerirles que, al menos, lavaran los restos de la porquería. Aún están en la plaza.

  Algo muy importante que quien no sale al campo ignora, es el arreglo de los caminos agrícolas, con lo reciclado en el centro de tratamiento de escombros. Los están dejando muy bien Estupendo el arreglo efectuado en el camino de Valladolid, por ej.

   Dicho lo cual quiero señalar deberían corregir ciertas actuaciones. Una de las más graves son las cunetas tapadas para entrar en alguna parcela, sin poner tubos, de alcantarilla, impidiendo que por ellas corra el agua, y al hacer de presa, salta a los caminos y los erosiona y destruye. Conozco casos bochornosos que aquí no voy a decir.

   En cuanto a urbanismo sabemos su dificultad para los concejales correspondientes. Generalmente a cualquier propietario en cuanto le tocan medio centímetro, ya está la bronca. Y la cosa es bien fácil. Existen unas normas urbanísticas, pues a cumplirlas y punto. Reconozco que se ha avanzado en la desaparición de ruinas, pero aún queda alguna por ahí, también tapias que la amenazan..

    Algo en lo que la crítica es coincidente es en los excesivos trámites burocráticos para cualquier obra. Pienso que quien es autoridad debería no ser tan obediente a los dictámenes de un técnico con errores clamorosos a sus espaldas.

    También espero que el Ayuntamiento cumpla las normas en cuanto a los edificios "catalogados".

    En conjunto, bien. Perfecto, perfecto nadie lo es, aunque estos lo intentan.