viernes, 25 de abril de 2014

HABLAR BIEN NO CUESTA DINERO.


                                 HABLAR BIEN NO CUESTA DINERO.

            Uno de los bienes más preciados poseídos por los castellano-leoneses es nuestra lengua: el castellano o español. Patrimonio de la humanidad, hemos de cuidarlo como al principal de nuestros monumentos.

            Confieso me desagradan vicios puestos de moda, por eso, aun conociendo la pequeñez de esta bitácora, quiero influir sobre mis lectores para evitarles incurrir en esas “patadas a nuestro diccionario”.

            Mi primera norma es que, aconsejados por Cervantes, (“Llaneza muchacho que toda afectación es mala”) nos expresemos con sencillez. Que nuestro lenguaje procure ser escueto evitando rodeos y circunloquios, al tiempo que riguroso. Por eso hemos de esforzarnos en ampliar nuestro léxico: conocer el mayor número posible de palabras.

            Sencillez también en el tono. Una característica de los necios/as es, para darse importancia, emplear un tono solemne para decir obviedades.

            Tras el pequeño preámbulo vamos a señalar esos vicios de moda.

a).- Son los locutores deportivos un virus para nuestra lengua. En dos verbos  pronominales por ellos muy utilizados entrenarse y calentarse, no hay forma de que utilicen el pronombre personal átono se.

            Así en todos los partidos oímos repetidamente: El Cholo Simeone manda calentar a Coque (lo de Koke es otra gorda) y a Villa. ¿Calentar qué? A sí mismos, ¿no? Luego debería decir manda calentarse.

            Cuando oigo a mi hijo decir que va a entrenar para la jornada de atletismo, le pregunto: ¿Entrenar qué? A ti  mismo, ¿no? Luego deberías decir Voy a entrenarme. Así lo decíamos, y bien, antes.

b).- Otro modismo insoportable, ya criticado por Lázaro Carreter, en su texto de Lengua, 7º y 8º de E.G.B., que utilizábamos en el Colegio de Villanueva, es el  mal uso del verbo hacer para todo, como si en nuestra lengua, para expresar cualquier acción, situación, estado, no tuviéramos los correspondientes verbos donde escoger.

            Así oigo a cantantes cuando presentan: “A continuación vamos a hacer un tema…”. ¡Por favor!: qué pedantería. Con lo sencillo que es decir_ vamos a cantar, o vamos a interpretar…

            Me encuentro en el corral a un amigo de mi hijo:
            -¡Hola hombre! ¿Cómo por aquí?
            -Vengo a hacer pesas.
            -Si las pesas ya están hechas. ¿Vendrás a levantarlas?
            ¿Y lo de hacer footing, con lo sencillo que es utilizar el verbo correr?
            ¡Anda que lo de hacer bicicleta!

d).- En el lenguaje de políticos, sindicalistas y “progres” se encuentran grandes estropicios. Además de enrevesar el lenguaje llenándolo de metáforas eufemísticas, de feminizar, innecesariamente, los sustantivos, usan como latiguillos comodín para todo: “tema” y “ a nivel de…”

            “El tema de los desahucios urbanos  a los parados, incapaces de afrontar sus hipotecas, a nivel del estado español, es como consecuencia del tema de la desigual y arbitraria distribución de las rentas”.

            Miren si no es más sencillo, por ej.: A causa del paro, que les impide pagar la hipoteca, muchos españoles están siendo desahuciados de sus viviendas.

c).-  Se me cayó el alma a los pies cuando el otro día, en el Club de Jubilados, oigo decir a un señor, de cierta cultura además: - Si ”serían” (fueran) las nueve ya me habría marchado. ¿Y saben por qué? Por haber vivido 30 años en las Vascongadas.

            Lo malo es que les ocurre a casi todos los que han pasado por allí. Copian este mal uso verbal porque lo creen más fino, y además lo contagian. ¡Con lo bien que hablaban cuando se fueron!

            Y el otro amigo dice: “Si me” habrías” (hubieras) hecho caso no te pasaría eso”.

            Señalados esos tres defectos tan de moda, les confieso soy tolerante con defectos tan arraigados en esta región como el “leísmo” y, sobre todo el “laísmo”, si bien delatan cierta incultura en sus usuarios. ¿Cómo explicar a la vecina no debe decir: -ya “la” he comprado a la niña el vestido para la Primera Comunión, si no: -ya le he…? Lo del complemento (ahora me parece que se dice objeto) indirecto es meternos en mucho mondongo.

            Me da cierta pena, en cambio, vayan desapareciendo los que dicen: ‑Ayer  “vinon” los muchachos y nos “trajon” la ropa.


            Y lo de: “vete an’cá de la señá Severa a comprar dulces”, ni les cuento.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

También se emplea mucho el: " Asín que....."
" Me se" en lugar se Se me" ( antes la semana que el mes)
"Habemos", "Dijon" y también suena muy mal cuando hay que enumerar un determinado número de personas y comenzamos por ponernos en primer lugar. Saludos Malcon

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Gracias Malcon! Se nota que eres de Villalpando y conoces bien los vulgarismos, más bien, de los mayores.

Como he dicho, yo con estos soy muy comprensivo. Son muy de aquí, propios de personas que en su infancia no tuvieron medios educativos. Incluso me da cierta pena que se vaya perdiendo el "dijon", "trajon" y "vinon". Lo que no soporto son esos modismos "modernistas" que he señalado.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Amigo Agapito:
Me complace mucho que dediques una de las entradas de tu blog a cuestiones gramaticales, en la línea de mi añorado profesor Fernando Lázaro Carreter. Estoy completamente de acuerdo contigo, tampoco soporto las perífrasis gratuitas ("centro penitenciario" por "prisión"...), los eufemismos enmascaradores o gazmoños ("crecimiento negativo" por "recesión", "tercera edad" por "anciano" o "viejo"...) y, en general, todo lo que atenta contra la naturalidad del idioma (muy oportuna la cita cervantina).
Las formas "dijon", "trajon"... son entrañables y, además, son restos de la conjugación verbal del leonés, como los imperativos "cantai", "marchai"... Ya sabes que en el habla de Villalpando hay algún que otro leonesismo como "llágano" por "légamo" o "lomba" por "loma". Al fin y al cabo, expresiones como "en ca tu abuela" o "la señá Severa" van a favor del principio de economía del lenguaje, y me parecen mucho más tolerables que las reduplicaciones "padres y madres de alumnos y alumnas", que, ingenuamente, pretenden luchar por la igualdad de la mujer a través de discursos inacabables y un pelín pijiprogres. El "habemos" al que se refiere Malcon es un arcaísmo, está más cerca de la forma latina ("habemus") que "hemos" y todavía se sigue considerando correcta en expresiones como "nos las habemos con un enemigo de cuidado" con el sentido de "nos enfrentamos a...).
Abrazos.
Luciano

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Buenos días Luciano!

¡Qué alegría tu mensaje! Estuve a punto de pedirte opinión. No lo hice para no ponerte en compromiso aunque pensaba en ti al escribirlo. ¡Qué oportunas tus puntualizaciones!

Te confieso que en lo de utilizar el masculino cuando en el plural van incluidos niños y niñas, hombres y mujeres, por ej., tengo cierto conflicto. Si hablo de los alumnos del CEIP "La Inmaculada", refiriéndome a todos, trabajo me cuesta no añadir, "y alumnas", para no oponerme a la "pijiprogresía" de ahora. Fíjate que a la Asociación de Padres de Alumnos, de toda la vida, APA, ahora se llama AMPA.

Luego también muy oportuna tu información sobre los "leonesismos" y arcaísmos que perviven en el habla de la Comarca ("lomba" se dice en todos estos pueblos). Y para seguir aludiendo a la pequeña subida desde "La Solana" y el Camino del Cementerio a la Carretera de Rioseco, voy a seguir diciendo "la rampla".

Lo de :"andai chiguitos, veisos a jugar al prau, y dejaile dormir al pobrecico" es una preciosidad. Lo prefiero al uso del infinitivo como imperativo, al "marcharos", en lugar de "marchaos".

¿No andará Oriana por aquí al "domingo tortillero"? Le tira más el pueblo que a sus padres.

Un abrazo.

Agapito.

Anónimo dijo...

hola me gustaria volver con mi pareja y no se como un amigo me dijo de esto y a el le funciono bastante bien pero no se como debo hacerlo necesito que me ayudes por favor

Agapito Modroño Alonso dijo...



Me parece que te has equivocado de sitio. En el oficio de arreglar parejas no tengo experiencia. No obstante puedes darme tus datos, en privado, si quieres a mi correo, y si puedo ayudarte, lo haré con mucho gusto.

Saludos.