sábado, 13 de mayo de 2017

TODAVÍA ALGO REMEDIA.



     Este agua de mayo, nunca tan esperada, aunque tarde, algo remedia. En el pueblo deben ir sobre dieciséis o diecisiete litros, pero por el camino de  Valladolid, sobre a partir de un poco antes de la nave de "Los Chisteras", y hacia Cotanes, ha llovido más.

    Ya el miércoles, cuando en el pueblo había caído un litro, pasando el cosquilder para los pimientos y el melonar, en "Los Pinos de Quesada", no levantábamos polvo. Habrían caído cinco o seis litrillos. Al día siguiente, plantando el cepellón de sandías, melones..., ya no sacábamos seco. De vez en cuando alguna nubada nos hacía guarecer en la nave, hasta que nos echó pa casa.

   Ayer cavé en un trigo nuestro en el Tesoro y llegué hasta lo duro con humedad. El charco del camino estaba lleno. Ha pasado la labor del arado. Eso serán sobre veinticinco litros.

  ¡Bueno!   ¿algo remedia?

   Hay trigos, los que estaban mejor, el nuestro de la tierra de  Amparo, por ej.,  por ser rotura de alfalfa y tener abono, encima, que de haber llenado la barriga de agua en abril,  estaban pa dar a seis mil kilos. En esos la sequía y el exceso de nitrógeno los ha abrasado. Se han secado antes de espigar. Ya no tienen remedio.

    Pero a los que ha pillado todavía algo verdes y con espiga, aunque sólo sea las padres, gracias a este agua van a granar. Según como estuvieran van a pasar de dar nada a dar de 500 a 1.000 kilos Ha. Los habrá también de trescientos. ¿Pongamos una media de 600 kilos/Ha.? Insuficiente para cubrir gastos.

   Las cebadas, dado su ciclo más corto, habían espigado, muy ralitas y pequeñas. Pues igual: gracias a este agua van a granar, y darán algo más cosecha que los trigos.

   Lo que ocurre es que en las labranzas más actualizadas, llevamos ya años rotando cereal con forraje, y tenemos alfalfas. La veza, como tiene un ciclo mucho más corto, a primeros de abril, ya tenía una media cosecha de forraje, poco pero muy bueno. Y está guardadito o vendido a un precio mucho más alto.

   Y, claro: como en estas labranzas diversificadas hay más que cereal, además de los forrajes, girasoles, colza, guisantes...

   Colza, como se debe sembrar en otoño temprano y el pasado se retrasaron las lluvias, hay sembrada poca, y va a dar poco.

    Los girasoles ha habido valientes que, a pesar de la sequía que teníamos encima, empezaron a sembrar luego en abril. A otros nos dio miedo sembrar sin tempero,  a espensas de que lloviera. Y dejamos las tierras preparadas para, por si acaso. Ahora, aunque  un poco tarde, lo mismo nos animamos a sembrar una variedad de ciclo medio o corto. Con humedad en el suelo y los calores que anuncian, se nacerá en tres días, y se le verá crecer.

    Para las alfalfas puede que sea poca agua. Mejor si llueve más, pero aún así, las nuevas y las buena van a dar segunda corta.

    Y en los regadíos nos está ahorrando gasóleo y kilowatios.

     Ahora lo que haría falta es que los técnicos de Agroseguro empezaran a tasar cuanto antes, para poder segar para paja o forraje los trigos que no van a dar grano. Y de esas mercancías hay demanda.

    ¡Menos mal! para la ganadería que existen muchas reservas del pasado año.

    Otro día hablaremos del gobierno del pueblo. Aclarando algunas cuestiones esbozadas ayer en "Feisbuk" (quiero castellanizar este vocablo), al comentar un artículo de concejala del PSOE. Opiniones políticas siempre desde el respeto a la persona, y que, cuando hablo de corrupción, debe entenderse "presunta", de momento..



2 comentarios:

ALFALFA CORTADA dijo...

Llegando a este caso, el agua caída, no salvara a la agricultura en general, pero el agua, siempre es bienvenida. El agua es vida, cura a gente con problemas de alergias al polen. El agua son duros, da economía a muchos negocios. El agua vuelve a ser vida, resuelve problemas de contaminación. El agua, es de puta madre, y punto. Estamos tan acostumbrados, al abrir el grifo y salga agua. Ay ay madre el día que eso no ocurra, y parece que no tardando.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Totalmente de acuerdo, amigo, o amiga. Esos son otros muchos beneficios del agua. Y los bosques. Pasearse hoy por Valdeconejo es una gozada.