viernes, 19 de mayo de 2017

HOY VA DE AGRICULTURA. UN AÑO DE PRUEBA.



     A las siete y media me asomo al corral. ¡Uf, qué rasca! Me preocupo por mis plantitas de melón, plantadas la pasada semana. Mientras desayuno oigo que en Zamora 5º, y  6º en Valladolid. Corro a la huerta. Mis plantitas tan pinchas. Álvaro ha tenido toda la noche puesto el riego en el trigo. Aprovecho para acabar de plantar los tomates. Este año preparé un pequeño invernadero y, entre todo, (melones, sandías, calabacines, tomates, berenjenas, pepinos)  he conseguido unas quinientas plantas.Como no echo herbicida veremos si no necesitaré ayuda como se líe a echar broza.

   Después, despacito y fijándome en todas las tierras, recorro desde "Los Pinos de Quesada", por el camino de Valladolid, transversal, cruzando el del Valle,, carretera y camino de Quintanilla, el Ardero, hasta los "Quince Puentes". En agricultura observar y recordar es fundamental. Y más en un año como éste.

   Un manido argumento en favor del barbecho alzado con vertedera, y en contra de la siembra directa o el mínimo laboreo, es que si viene una primavera seca, aguantan mejor los campos.

   Después de lo de este año, mentira cochina. Veo en el camino de Valladolid, una parcela grande  con magnífico barbecho el pasado año (perdiendo una gran cosecha de girasol o forraje, por ej.). Tenía un trigo que se salía de la tierra, porque la huntan bien. Éstos, trigos con nitrógeno abundante, aportado o por ser rotura de alfalfa, o las dos cosas, han sido los primeros de abrasarse. Éste al que me refiero, si no le caen los 25 litros de por allí, posiblemente no hubiera granado.

    En ese camino, más acá, hay una cebada de "los Piteras", sembrada sobre rastrojo de veza (1.000 kilos de grano hectárea) que tiene una cebada pa dar a 2.500 kilos. Lo que este año es casi un milagro.

     He observado algún trigo sembrado con mínimo laboreo en parcela sin sembrar y sin arar el pasado año, que tiene que está bonito. Más atrasado le ha llegado a tiempo el agua.

   Los escasos defensores de la vertedera y en contra la siembra directa, decían: -¡Veremos cuando venga una primavera seca! ¡Pues ya está!: incluso peor las de barbecho.

   Si mis amigos los Fernández, hubieran seguido con el sistema clásico, vertedera, barbecho, trigo, la cornada de este año, con ciento cincuenta hectáreas de cereal, hubiera sido de categoría. Pero les ha pillao con más de cien hectáreas de forraje, veza, alfalfa, de las que están obteniendo una cosecha decente, "pa el año", que les quitan de las manos a buen precio. Y ahora, así que ha llovido, están sembrando, un tractor preparando y otro con la sembradora, otras cincuenta hectáreas de cereales contra reloj. Un rato he disfrutado del tractor nuevo en el relevo de la comida.

    Unas cuarenta hectáreas de veza las sembraron sobre girasol. Quien ahora dirige es un economista y echa cuentas. Drástica reducción de cereal. Su precio es muy bajo. De todos modos resulta que van a coger más cebada por hectárea que cuando hacían barbecho. Y el año pasado se hincharon a vender camiones de forrañas, veza, alfalfa, para Asturias, sobre todo. Tuvieron una muy buena cosecha de girasoles y cogieron unos dieciséis mil kilos de grana de alfalfa. Ahí estuvimos. Su consumo de gasóleo ha quedado reducido a menos de la mitad. Sus ingresos se están multiplicando por cuatro.

   En menores proporciones nuestra explotación es, desde hace bastantes años, un ejemplo de lo mismo.
 
    Resulta que en la actual PAC se prima y se obliga a la rotación de cultivos.

   Quien me siga, verá que estas ideas las vengo manteniendo desde hace bastantes años. Llegué a decir, en la "Voz de Benavente" en artículo: "La vertedera, el enemigo del agricultor".

    Conviene a veces laborar la tierra, sobre todo para la siembra de girasoles, pero debe hacerse con laboreo vertical, que existen para ello magníficos aperos. Y, en las parcelas crudas, y en las impermeabilizadas por la suela de labor de las vertederas y la rueda por el surco, el subsolado profundo o un moderno apero llamado descompactador, es muy importante. Cierto que para eso son necesarios tractores de doscientos para arriba caballos, mejor trescientos. Así lo hicimos en una parcela en "La pantorra" que estaba endemoniada y cogía agua con la meada de un gato. Ahí hay un trigo, de los compradores de la misma, aparte del abonazo que tiene, de los mejores del pueblo. Eso gracias al desfonde que nosotros le hicimos. Si no hubiera sido por ello, con tanto abono como le han echado, estaría abrazada

   Por último: que nunca veinte y pocos litros de lluvia, incluidos los seis de anteayer, han sido tan bien aprovechados. Ahora, mejor si llueve más, y no vienen calores que lo acaben de arrebatar, a lo mejor, exceptuando las abrasadas, podemos andar por los mil kilos de media.

   ¡Bueno!, como decían antiguamente. ¡por lo menos pan para la ración y sembrar!

2 comentarios:

ALFALFA CORTADA dijo...

Estando las tierras de cereal tal malas, si no entran a cosecharlas, porque no interese, ¿puede entrar el ganado a comer ese cereal o paja?. ¿O puede que al no estar hecho el cereal como tal , o forraje, el ganado tampoco se puede aprovechar de ello?. Gracias.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Aun en las parcelas peores, dado que vegetación si había, y el problema es que no han granado, puede el dueño segarlas para forraje. Ya he visto una de esas, de trigo, segada. Quienes tenemos seguro integral no podemos segarlas hasta que no hayan sido peritadas. Supongo que sí, avanzado el verano, se viera ya que el dueño no iba a aprovecharla, podrían entrar las ovejas. Siempre de acuerdo con el cultivador. Creo eso lo regula la Ley de Pastos y Rastrojeras.