jueves, 26 de mayo de 2016

QUE POR MAYO (II)ERA POR MAYO...


    Pues se está pasando sin apenas calor. A ver si hoy, antiguo día del Corpus, "que reluce más que el sol", éste cumple con su deber.

   Escribo mientras llegan unos asturianos a comprarnos forraje. Ayer empacamos, a los ocho días de segada, y vendimos un camión de alfalfa. Aprovechamos los primeros días de calor y los siguiente, amagando lluvia; cuando cayeron ocho inesperados  litros, nos la pilló en maraño, que, a no ser que jarreé mucho, ya no la estropea. Le dimos vuelta cuando oreó, y por la tarde a empacar. Quedó preciosa. Ahora nos queda veza y forraña.

  En este año tan beneficiósamente atípico se ha de empacar a última hora de la tarde, buscando la seca, al revés que casi siempre, cuando, por estas fechas, los días son tórridos, cuando hay que aprovechar la amorosidad de la noche y madrugada para empacar. Este año, por la mañanas, hay un roció como se hubiera llovido.

  Las cebadas empiezan a ponerse cereñas. Los trigos han espigado. Ahora están en cierna, empezando a granar. Como esto, que Dios quiera, cuaje, va a ser algo desconocido, tanto en el cereal como en las legumbres.

  En las alfalfas, a poco más de una semana de segadas, viene el brote reventando de ganas. Si le da por calentar, en dos semanas habrá otra corta.

  Nunca habíamos conocido nada igual. Hay caminos donde los cardos de las cunetas forman pared. A zonas  parterres de margaritas silvestres, magarzas, a las que aquí llamamos gamaza, iluminan con grandes flores amarillas festoneadas de pétalos blancos. Las "amarillas", sinapis arvensis, se empeñan en formar con las amapolas la bandera nacional. Imposible que vengan los de la señera  a quemarla.

  Los girasoles de las primeras siembras ya apuntan por el surco. Cuando todo se seque ellos nos darán su colorido

  El pasado domingo hubo carreras pedestres, en todas las categorías, memorial "Chema Martínez", con la presencia de este campeón olímpico, que es nieto de Eumenio, "el Tocinero". Muy poca gente del pueblo acudió a la plaza. Eran la mayoría los competidores de fuera. Destaco en la categoría femenina absoluta, a Inés Manrique, quien subió al podio con sus tres críos. ¡Vaya saga de deportistas esta familia Manrique Vecino..!

   Nada más ocurre por el pueblo, digno de mención.

   ¡Ah!: se me olvidaba. Leí hace unas semanas en la  Opinión que van a instalar una planta procesadora de pistachos, y demás frutos secos. Decía el  reportero un tal A. Bermudez, fiel lacayo, que en las proximidades del pueblo existían unas cien hectáreas de este cultivo. ¡¡¡¡ ??? No sé quien le habrá informado. ¿Alguien me puede decir dónde están esas cien hectáreas..?

    Ya es desgracia que los nuevos pinares, cuidados, que ya deberían, no den ni una piña. Parece ser que por culpa de un insecto llegado, vía Portugal del otro lado de atlántico.

    Pero no pasa nada, Valdeconejo está esplendoroso. Y la cosecha de miel va a ser muy importante.