domingo, 22 de mayo de 2016

QUE POR MAYO ERA POR MAYO...


    cuando hacia la calor...!

    Pues por aquí, en lo que va de mes, tres días buenos. Vuelta otra vez las nubes y la lluvia. Y lo malo es que, pidiendo siega las enormes forrañas, nos hemos metido todos los forrajeros, a segar, el pasado lunes, a la vista de que "no daban, en unos días, agua".

    Pena no vengan más días soleados, además de que para que se sequen los forrajes, para poder disfrutar del grandioso espectáculo que el pando nos ofrece.  Les recomiendo estos dos lugares: el puente sobre la autovía del camino agrícola en la lomba, en la linde entre Cerecinos y Villalpando, por la tarde, a la postura del sol. Por la mañana, el Teso del "Mimbrero" (se puede dejar el coche en los mesones y caminar por la cañada),y, cómo no, el Teso de San Marcos.

    Anteayer, día soleado, cuando regresaba de Benavente, al atardecer, desaceleré la cucaracha para abarcar la maravilla que ante mi vista se extendía: desde las Quintanillas, Villamayor, hasta los confines de la dehesa y el "Coto",  en el horizonte donde las encinas y los pinares se juntan con el cielo. En el medio un verdor como nunca se había conocido: el más claro de las cebadas espigadas, contrasta con el negror de los trigos, el clarito de los guisantales con el más intenso de las vezas, las hay que te dan por la cintura, salpicadas de florecitas violeta.

   De las escasas eras que van quedando,  se han adueñado los cardos, hasta tapar a los aperos agrícolas, allí aparcados, en alguno de esos solares. Las cunetas convierten caminos y carreteras pequeñas, en pasillos entre paredes de vegetación, en que sobresalen cardeñas y tobas. En esa pugna no se arrugan las gamazas, ni las amarillas con sus luminosas flores. Tampoco se quedan atrás las amapolas.

    En medio de los cultivos, en los bajos que se encharcaron, la manzanilla cubre lo perdido. Dicen que denuncian por cogerla. No he leído en parte alguna esa absurda prohibición. Antes, cuando venía el año, las manzanilleras conseguían buenas perricas. La compraba Goyo "el Cacharrero" pa unos de Urueña.

    Pienso que ahora, cuando hay tanta gente sin trabajo, de la recolección y seca de la flor podrían sacar el jornalico.

   Como supongo que los dueños de las parcelas podrán disponer de lo que en ellas crece, ofrezco a quien lo desee que pueden recolectar en las de nuestra familia, sin hacer daño al cultivo. En la Ctªª de Quintanilla hay una manzanillas gorda y hermosa. No me importaría dar un papel firmado con la autorización. Creo sea suficiente, que no pidan un poder notarial o un certificado de empadronamiento. Esto es de risa: normas y normas para bobadas y luego corruptelas, enchufismo, amiguismo, chupes, prebendas, sueldazos, dietas y primas por asistencia a cualquier plenillo y reuoniencoilla de tres al cuarto, en cualquier pueblecito de nada, como éste. Con todos los respetos.

(continuará)