domingo, 7 de diciembre de 2014

LOS SECRETOS DEL ARENAL.




PRESENTACIÓN CUARTA NOVELA DE FÉLIX

Ésta, “Los Secretos del Arenal”, ha recibido el premio del ateneo “Ciudad de Sevilla”; después de “La Ciudad de los Ojos Grises”, primera en las listas de ventas en el país vasco, está ya empezando a ocupar lugares importantes en las listas de libros más vendidos. Podemos decir que un villalpandino, a quien “nacieron” en Baracaldo, es ya un escritor consagrado, codeándose con los mejores.

La presentación de anoche, sin querer sea odiosa la comparación, ha sido el hito cultural más importante ocurrido en la historia de la villa. No, no lo han protagonizado figuras mediáticas venidas de afuera a golpe de talonario, sino dos, yo los llamé muchachos porque los vi nacer, de los nuestros.

Fernando Cartón y Félix coincidieron en que el formato fuera un coloquio, en el que el primero exponía y comentaba, y el segundo respondía.

Ambos son licenciados en derecho, ambos son escritores, ambos poseen un bagaje cultural impresionante. Y disfrutamos de ello anoche en el salón del Ayuntamiento. Les aseguro que para mí fue una pura gozada escuchar como Cartón diseccionaba la novela, y como Félix contestaba asintiendo, aclarando, añadiendo detalles de su construcción.

Así supimos su aspecto, si bien leve, autobiográfico: el dolor que al autor ( a mí también) le produce la condescendencia, rayando en la impunidad, hacía terroristas y otros criminales; que uno de sus personajes se llame Martín Villalpando, y otro, cómo no, Mateo, el aguardientero, mi padre, tan cabal y sacrificado por sus hijos, quien me buscó, así que lo supo, para decirme: -tu hermana ha tenido un niño en “Cruces”-.

¡Qué bien nos fueron exponiendo todos los demás aspectos!: la novela, aunque no se le pueda encuadrar dentro del puro género negro, posee un indudable trasfondo de tragedia; su arquitectura no es lineal (narrar una historia cronológicamente de principio a fin), sino pendular. Sus dos protagonistas, Silvia y Olalla, quienes escriben en primera persona, son dos mujeres de épocas diferentes: la primera actual, la segunda de la posguerra. De ahí que en la narrativa haya saltos en el tiempo hacia atrás y adelante.

Félix huye de los lugares comunes, tan manoseados de la historia reciente: José Antonio, Franco, la falange, Queipo de Llano…, pero viviendo en Sevilla, donde, en los años cuarenta, transcurre parte de la acción, habiendo conocido y recibido confidencias de un nieto del famoso general de las arengas, de un viejo falangista protagonista de actuaciones en aquellos años, inevitablemente, en una ciudad donde desaparecieron gatos, palomas, peces de colores de los jardines, a causa del hambre, el nombre de esos personajes habría de aparecer.

La documentación para recrear los ambientes donde transcurre la acción, para que la obra sea divulgativa, didáctica, es fundamental en cualquier escritor que se precie. Para eso Félix recurre a la transmisión oral, a sus conocimientos jurídicos, a las hemerotecas y libros de historia. Así, por ej., recrea fragmentos de la batalla de Leningrado, en la que intervienen españoles encuadrados en la División Azul. Y, ¡qué paradojas del destino!, quien mandaba la sección de acorazados soviéticos, uno de los pocos supervivientes de aquella batalla, era un alto militar, abuelo de Olga, la esposa de Fernando.

Destacan ambos la femeneidad de la novela. Elogia Fernando la dificultad, para un hombre, de meterse en el alma femenina, en los registros íntimos donde, ni siquiera falta, la homosexualidad entre mujeres.

Como la sexualidad es uno de los motores del comportamiento humano, no podía faltar en una novela sociológica y sicológica. Cartón, posiblemente influido por el antiguo ambiente puritano del pueblo, muestra su tibio escándalo ante las escenas de “cama subiditas de tono”. Félix le responde lo difícil que es encontrar el equilibrio entre la ñoñez y la grosería para conseguir el objetivo de reflejar ese aspecto vital que es la “chispa de la vida”.

Por si le faltara algo a la exposición, después de bien dialogados todos los aspectos conceptuales de la obra, elogia Fernando la perfección conseguida en la forma: léxico y sintaxis sencillos, asequibles ; la frase corta, el verbo y el adjetivo precisos; la difícil sencillez de que hablaba Azorín, y que Félix corrobora: -“intento una lectura fácil, facilitarle la tarea al lector, para lo que el escritor ha de esforzarse”-.

Fue el acto un oasis cultural del que disfrutaron los asistentes, en un salón que debió estar hasta los topes.

No siento que la iletrada masa de la población adulta del pueblo (anoche gracias a los forasteros se llenó el salón) desprecie gustar de esa delicia intelectual, siento la ausencia de los estudiantes de Secundaria, incluso de algún profesor. ¡Qué magnífica lección de Lengua y Literatura hubieran recibido!

Lo de anoche fue una demostración de que Fernando y Félix, pertenecientes a la intelectualidad villalpandina, rayan a la altura de la intelectualidad española. Que un coloquio, una entrevista, entre Juan Manuel de Prada y María Dueñas, por ej., no le hubiera superado en calidad.


5 comentarios:

Tomás Mansilla dijo...

Hola buenas, acabo de llegar a las 6 de la mañana a Bilbao, leo tu opinión sobre el libro Los secretos del arenal, y yo vengo aquí a dar la mia sobre dicho libro que ya he leído estando ahí en el pueblo.

Al principio, en las 35 paginas primeras, temí, que aquel libro podría ser como otros leídos, que cuando estas entrando en la trama, cambian radicalmente de narración, y es donde uno pierde el hilo.

Luego vi, que aquello se asemejaba, pero no era igual, y que tenia una base por donde coger el hilo.

He de reconocer que aun no había leído ningún libro, (excepto este) de tu sobrino, y este me ha gustado, si bien el final no me gusto tanto, mas para gustos esta el paladar.

Después de ver tan enamorado al amigo Martin Villalpando, va y lo sustituye por Enrique Elorriaga,joder tío, eso es una putada (con perdón) y como diría el otro, hasta aquí puedo escribir, saludos cordiales

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Pues cuánto me alegro hayas leído "Los Secretos del Arenal", y lo comentes. Yo comenzaré a leerlo cuando termine el que tengo entre manos. Mi comentario fue sobre la presentación, que me hace saber de qué va la novela.

Te recomiendo "La Ciudad de los Ojos Grises". Te gustará pues conoces los paisajes que recrea.

Saludos.

MADOLOK dijo...

Aunque como dice tu sobrino Felix yo no soy imparcial, tengo que exponer lo que vivi en los momentos de la presentación de su libro.
Creo que no se puede pedir más, fué una magistral presentacion , tanto por parte de Fernando como del gran escritor en que se ha convertido Felix, senti el finde de la fiesta de La Purisima especial, pues no siendo persona de toros y tampoco de demasiadas misas ,oir el coloquio entre dos grandes fué emocionante, un oasis en medio de tanto taurino y tanto boato.
Ademas Felix estuvo cercano , emotivo y simpatico.
.Fué un honor tenerle con nosotros y siempre le agradeceremos su presencia.Un abrazo.

Agapito Modroño Alonso dijo...


¡Si señor María Dolores! Ya vi tu cara de felicidad una de las veces que miré para atrás.

Eso es lo que se pierden quienes no saben disfrutar con la cultura.

Un abrazo.

Félix G. Modroño dijo...

Mi querido tío. Acontecimientos como este no hubieran podido celebrarse sin los que nos fuisteis allanando el camino.
Sabes que, independientemente de nuestros íntimos lazos familiares, te admiro como escritor costumbrista.
Un fuerte abrazo virtual en tanto te lo de en persona en unos días.