sábado, 15 de marzo de 2014

VILLALPANDO EN PRIMAVERA. FOTOS DE PABLO MODROÑO
































      La primera foto es de una siembra de trigo, en rotación, con mínimo laboreo, después de un cultivo de garbanzos. En esa finca, junto a la caseta, hay dos preciosos almendros en flor. El del tractor es Álvaro tirando nitrato.

   Le enseñé a Pablo alguna de nuestra parcelas de legumbre y cereal sembradas, en SD pura y dura o, la mayoría, mínimo laboreo.

    Fundamental en la pasada sementera fue aprovechar para sembrar, sin o con mínimo laboreo, los días de octubre, después de los primeros 140 litros, desde el seis o el siete hasta el 20, 21 en que volvió la segunda oleada de lluvias, con breves paréntesis, hasta los primeros días de diciembre. Heló hasta vísperas de Navidad y luego las ciclogénesis hasta finales de febrero.

    Desde la carretera de Zamora, llegando y cruzando la antigua dehesa, por las Pegas llegamos a Valdeconejo. ¡Hombre!: no es el Jerte, pero es una pena tenerlo tan a mano y desconocerlo. Nuestra "josa"  entre pinares está preciosa. Las fotos no recogen toda aquella grandiosidad. Por allí está hecha la siguiente tanda de fotos: la del caseto, que mis hijos llaman "refugio", la de Jesús triturando palos (yo me puse a meter para salir en la foto) y llenando la bañera de astillas que llevaron inmediatamente para calentar a los cerditos de una granja con 400 cerdas madre en Villalba de la Lampreana; las de pinares y almendros.

    Ya al regreso, por el camino de "El Sebo, tiró alguna en la que se ve el pueblo al fondo entre pinares de primer plano.

     Las últimas están hechas desde el Teso "El Mimbrero", en cuya ladera tenemos otro pinar, y abajo otra "josa" de almendros jóvenes, pero llenos, llenos de flores, que cierran el reportaje. Buen ejemplo de como se pueden aprovechar fondos medioambiantales de la PAC, obteniendo el agricultor ingresos complementarios al cómodo cereal, plantando y cuidando arbolitos en todo el tiempo libre que éste deja, a la par que se crea naturaleza y riqueza.

     Por supuesto que más dinero sería necesario para este menester, ahora para arreglar lo primero plantado, y menos pasta gansa para los absentistas de la ciudad.

    En nuestro término municipal se pueden recorrer muchos kilómetros sobre rutas de senderismo, entre pinares y carrascos de encina.

     Mañana, s.D.q., al caseto de la foto irán los del club ciclista villalpandino. ¡Por favor!, qué ya se deshojan las flores. Salgan a ver los almendros. También los hay sueltos por la zona de "Los Campos" y el "Valle", inmaculados.