domingo, 5 de marzo de 2017

SOBRE ANDRÉS VÁZQUEZ.


     Desde el año 2.012 en que estallaron las divergencias entre la anterior Corporación y Andrés Vázquez, me he mantenido al margen de todo ese conflicto.

    Desde la autoridad que me da haber sido la persona de Villalpando que más, con mucha diferencia, ha hecho por el maestro, ya no me puedo callar.

    La polémica surgió de nuevo cuando el  Grupo Municipal Socialista de la actual Corporación presentó la propuesta de dedicarle una calle al diestro, que rechazó la mayoría del PP.

    Entonces salió el alcalde con unas declaraciones en La Opinión en las que afirmaba que el homenaje que el ayuntamiento había programado para el día de Santiago de 2012, al que iban a asistir antiguas y más recientes figuras del toreo, se había suspendido porque "Andrés los había llamado, diciéndoles que no vinieran porque ello era una bobada, que lo que se iba a gastar el ayuntamiento en la estancia de las figuras invitadas, que lo aportaran para el festival a celebrar en Zamora, unos pocos días después, en que mató u novillo a los 80 años."

    Me afirma una fuente muy directa, que no existieron las tales llamadas, que lo de suspender el festival fue decisión del Ayuntamiento, por lo que Andrés emprendió un procedimiento judicial por calumnias.

    Lo cierto es, que después de una larga instrucción judicial y de un acto de conciliación en que
no hubo avenencia, el próximo día 23 se celebrará el juicio oral en el Juzgado de Instrucción de Villalpando. Siguiendo mi norma de no afirmar o negar, de lo que no tenga pruebas, al no tener, en este caso, suficientes elementos de juicio no entro en más detalles.

    Si ahora me he decidido a escribir es, a propósito de la polémica suscitadas por el artículo de Paco Cañamero en su Glorieta Digital y los comentarios subsiguientes, en que unos defienden al torero y otros lo denigran.

   Desde mi condición de biógrafo, de conocer a "El Nono" de toda la vida, quiero terciar en este quite contra el toro de los intereses creados, señalando hitos de la historia del torero y de su personalidad humana, que es conveniente recordar. Me acojo al dicho evangélico que siempre tengo en cuenta: "Por sus hechos los conoceréis".

                                        HECHOS EN LA VIDA DE ANDRÉS VÁZQUEZ.

Primero: Se empeñó en ser torero y lo fue, grande, contra viento y marea. Se pasaron once años  (1951-1962)  de penalidades, de recorrer plazas de carros, vacas resabiadas, formar parte de la plaga de maletillas por los campos de Salamanca, pasar hambre, sed, frio, desde que toreó su primera novillada en "Vista Alegre", hasta que tomó la alternativa en las Ventas.

Segundo: En los años sesenta fue el cuarto o quinto del escalafón, con cuatro fenómenos como lo fueron "El Cordobés", "El Viti", Paco Camino, Diego Puerta; andaban todavía por ahí Antonio Bienvenida, Antonio Ordoñez,  etc.

Tercero: Se codeó con todos los famosos de la época (toros, fútbol, artistas e incluso intelectuales de fama mundial.

Cuarto: Paseó el nombre de este pueblo por todo el mundo. Todos los villalpandinos de aquella época estamos hartos de oír: ¡Ah sí!, el pueblo del torero. Creo era más conocido como el de Villalpando que como Andrés Vázquez. Bien es cierto que en aquellos años en el pueblo vivimos una emociòn colectiva con "El Nono".

Quinto: En los años de gloria fue generoso, rumboso con los dineros. No voy a entrar en detalle en la ayuda a sus hermanos porque ahí está. La conocemos todos. Bien que lo reconocía su hermano mayor, quien lo acogió y protegió cuando, sin un duro, volvió al pueblo

Sexto: A partir de la pag. 43 de sus memorias, vean las fotos con las Hermanitas de los Pobres de Zamora. El beneficio de una corrida en que mató seis toros, fue para esa institución, UN MILLÓN SETECIENTAS MIL PESETAS del año 1974. Esas obras son amores.  

      Esos son los datos por los que Andrés es conocido, valorado, aparte de los fallos que en la convivencia en el pueblo haya cometido.

      Siempre, al enjuiciar los hechos es necesario tener en cuenta las circunstancias de las personas. ¡Pues miren!, lo dijo Ortega y Gasset, "Yo soy yo, y mis circunstancias" . Al Andrés que con un coche viejo y siete galgos regresa al pueblo, tan manejable, tan necesitado de afecto, le he perdonado las dos faenas gordas, gordas, que me hizo. Algún día contaré el boicot a la publicación de sus memorias y cómo tuvimos Sara y yo que afrontar ese riesgo, y como Carmen, pasado un tiempo, se lo volvió a meter en el bote.

     La de ir de testigo falso en mi contra, aunque de nada sirviera, a cambio de tanto como por él había hecho, me dolió en el alma. Me ausenté de la sala. No podía soportar aquella traición. Tardé en echarlo mano. Nos evitábamos. Cuando le pesqué y se lo reproché solo le falto llorar.

    Ahora lo cuento porque no va a llegar, ni quiero, a sus oídos. Le he perdonado porque los culpables fueron lo que intentaron utilizarlo, tan desvalido.

     Pero de todos los modos esa cosilla con uno de su pueblo, no va a aparecer en su leyenda. Andrés ya lo es viva. De su película "Sobrenatural" se empiezan a leer, a ver reportajes en todos los medios. El último en la revista "La Mar de Campos".

    Es un honor para mí leer, por ej. en  "El País", anécdotas narradas por mi pluma. Se vuelven a vender ejemplares de ese libro, del que le regalé mil doscientos.

    Creo, espero, deseo que la vida en su última etapa le haga justicia, incluida la de los tribunales, a Andrés Mazariegos Vázquez, "El Nono",                                                                                                                                                                                                                                                                                    
 

1 comentario:

Agapito Modroño Alonso dijo...


Este señor visitará Villalpando en los próximos días. Anoche Andrés Vázquez compartió con él, Andrés Amorós, Catalina Luca de Tena, el rey emérito Juan Carlos I, Victorino Martín, y otras muchas personalidades, la entrega del IX Premio Taurino de ABC al torero "Morante de la Puebla.

por admin · 30/04/2015

Memorable homenaje a Juan Lamarca por su jubilación en el CNP

Sé que hasta hace nada fue un comisario de policía ejemplar y un español más español que quien más lo haya sido. Pero por lo que respecta a su personalidad taurina, para mí ha sido junto a don Pedro Torres Guerrero el mejor presidente que ha tenido la plaza de toros de Las Ventas de Madrid. Esto implica que, por ende, es uno de los aficionados mejores, más entusiastas y más ecuánimes que, por la suerte de haberle tratado personalmente, he conocido en mi larga vida, además de un amigo de los de verdad. Mi más cordial enhorabuena, Juan. Y un fortísimo abrazo.