miércoles, 4 de febrero de 2015

¡QUÉ HORROR!





                                                                    ¡QUÉ HORROR!

                Anoche no pude soportar el telediario. La crueldad de esas hienas yihadistas, quemando vivo a un joven de 26 años dentro de una jaula, supera lo imaginable.  Zapeo para distraerme. Vuelvo a los informativos, esperando haya pasado la terrible escena, y me encuentro a Cayo Lara, oponiéndose al pacto contra el  “yihadismo”, porque el PP ha “introducido la prisión perpetua revisable por la puerta de atrás”. Y el PSOE diciendo cuando gobierne la cambiará.

                Mi primer encontronazo con los de Podemos fue en el verano, cuando empezaron a decapitar a rehenes británicos. Propuse en su foro una condena de esos degüellos. El rechazo fue unánime: “la culpa del odio de esos musulmanes la tiene occidente, sobre todo Aznar, Bush y Blair”...

                La gilipollez de la progresía no tiene límites. La bobada de la “alianza de civilizaciones”. La alianza con unos tíos que viven en la más oscura edad media, con gente irracional,  feroz, fanatizada, con malos instintos que superan los de la más dañina de las  fieras… ¿Cómo se les puede convencer? Si muchos de esos  crueles asesinos han nacido, han vivido, han sido acogidos, se han beneficiado de las bondades de nuestras sociedades del bienestar occidentales…, y las quieren destruir.

                ¿Cómo se acabó con el horror del nazismo? Con su aniquilación física. Con estos actuales nazis no queda otra solución. Hay que ir a por ellos. Son el cáncer de la humanidad, y con metástasis. La cirugía, aunque dolorosa, es imprescindible. Es cuestión de elegir: o ellos con su barbarie, su crueldad, su irracionalidad, o nosotros, con todas las bondades de la democracia (perfeccionable) la libertad y el progreso.

                

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo esto no pasaría si nuestras sociedades del bienestar occidentales no hubieran ido allí a meter los morros e imponerles tiranos amigos. La cosecha de lo sembrado. Y no lo justifico, cualquier muerte infligida por otro es abominable: éstas y las que las que las provocaron

Agapito Modroño Alonso dijo...



¡No hombre, no! ¡Por favor! Te pido un poco de conocimiento de la historia. Es increíble como se puede opinar desde la ignorancia.

¿Nuestras sociedades occidentales inventaron a Mahoma, "El Coran" y la "guerra santa?. ¿Por qué no lees un poco más y hablas un poco menos? Te recomiendo, por ej., la biografía de Hayan Irsi Alli, o un "Burca por Amor".

Pero ¿dónde es allí? ¿Pakistán, Afganistán, Siría, Arabía Saudí, Somalía, Etiopía, Egipto, Siria, Irán, Irak, Argelía, Tunez, Marruecos...?

Nuestras "sociedades occidentales" tienen también la culpa de la esclavitud de la mujer, las mutilaciones genitales a niñas, la lapidación a adulteras y homosexuales, cortarle la mano al ladrón, la poligamía, los jeques y harenes, las enormes desigualdades de riqueza entre Kuwait, por ej. y Etipía?

Nuestras sociedades occidentales tienen la culpa de la expansión del Islam por la Hispanía, siguiendo los dictados de la guerra santa, a partir del siglo VIII?

¡Manda huevos!. Me has cabreado y con justo motivo. Todavía tengo la imagen del pobre hombre metido en la jaula y los crueles verdugos prendiendo el reguero de fuego.

Me conozco de memoria ese topicazo de los "izquierdoides". No os quitáis la venda del prejucio ni a tirones. Padecéis la peor de las lacras de la humanidad: la ignorante fanatización.

¡Anda que te ondulen, hombre..!

Anónimo dijo...

El mismo de antes. Me rebates con la moderación, el respeto y la HUMILDAD que te caracterizan. Mira a ver, señor leído, quién ha ido dónde en las Edades Moderna y Contemporánea, y a hacer qué.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Te rebato con datos históricos de los que se nota no tienes ni idea. Te rebato con la indignación contra quien no se conmueve viendo esas imágenes atroces.

¿Respeto? ¿Tienes tu mucho con las víctimas de tantas atrocidades como están cometiendo los yhijadistas? ¿Sabes que, aparte de la cruel muerte que están dando a rehenes que pasaban por allí, están masacrando aldeas enteras de suníes, mujeres, ancianos, niños...? ¿Se te ha olvidado el ataque a la revista satírica francesa?

¿Qué respeto tienes tú conmigo cuando empleas la ironía que quiere ser ofensiva y la descalificación personal, sin aportar ni una sola evidencia histórica sobre el problema?

Como el problema del yihadismo es muy serio, son el cáncer de la humanidad, y parece que, cada vez menos, sólo los muy recalcitrantes en el antioccidentalismo, no os enteráis, me molesto en intentar quitaros la venda del fanatismo. Allá tú si quieres seguir con ella.



Agapito Modroño Alonso dijo...


Me llega un mensaje que, por farragoso e hipócrita, no merece la pena ocupar espacio en el blog.

Me acusa de estar, últimamente, utilizando "exhabruptos". Me pone el ejemplo del "anda que te ondulen".

A esa persona le digo: ¿Pero es que en todo lo mucho que escribo, en toda la información y opinión que transmito, lo único que ves, lo único resaltable son los "exhabruptos".

¡Bueno, bueno!: qué educación más exquisita, qué conciencia más delicada. De todo el terror yihadista y la comprensión por parte de mentes retorcidas, ¿lo único que te molesta es la coplilla dedicada a Victoria Khen?

Empleo expresiones coloquiales llenas de valor léxico (Ej.: "Carmen me estaba puteando a tope") exentas de grosería, muy utilizadas por escritores actuales, como Javier Pérez-Reverte.

¡Muchas gracias, pero no necesito tus consejos!

Anónimo dijo...

Muy buenas a todos , soy la persona que he defendido en este blog el derecho al anonimato en todos los ámbitos, siempre y cuando no se sobrepase la linea, y creo que, en mi opinión el anónimo de antes la ha sobrepasado con creces,
Si quiere poner eso , muy bien( respetable) , pero con nombre , apellidos y dni .
Un abrazo

Anónimo dijo...

Pasado un tiempo prudencial y suficiente desde el envío de mi último comentario ( no publicado ), no sé por qué extraña asociación de ideas me he acordado de la Santa Inquisición y de la censura previa eclesiástica.