martes, 28 de octubre de 2008

PUBLICADOS EN LA VOZ DE BENAVENTE.

SUGERENCIAS DE CAMBIO. (y III).

Como los 30.000 millones de euros (aun con “Bin Lades”, los de 500, se llenarían varias naves industriales) se empleen en sintomáticos “Termangiles” para rebajar la fiebre de la economía pachucha, en lugar de en “Penicilina” para atajar el mal, cuando le vuelva a subir la fiebre y no queden antipiréticos, la enferma palma.
Hay que pensar en un cambio de la orientación productiva. Ya sé que la construcción, con todos sus derivados tiraba como loca del empleo. Pero el mercado, las necesidades reales de vivienda, y más a esos precios, no pueden absorber todo lo construido. El globo tenía que explotar y lo ha hecho con estruendo.
Igual ocurre con la fabricación de coches: saturación total del mercado.
Esa mano de obra sobrante no puede volver al sector. ¿Dónde ha de ir?. De momento al paro. ¡Bien! incentivar el retorno de inmigrantes acogidos al subsidio de desempleo. ¡Bien! pagarle el billete de regreso a tanto ilegal muerto de hambre como pulula por las ciudades. Pero además debe emplearse, como sea a esos parados nacionales, aprovechando los puestos que existen y creando otros muchos nuevos.
¡Pues miren ustedes!: inevitablemente hemos de volver los ojos al sector primario, al mundo rural.
¡No!: en la agricultura no podrá haber más trabajadores de los actuales. PERO SÍ QUE SEAN ESPAÑOLES. No estoy pensando en nuestros secanos, ni en los regadíos del condado, Cachón dixit, (¡bueno!: produciendo hortalizas más gente podría emplearse) sino en los invernaderos de Almeria, en los fresales de Huelva. Entre fijos y discontinuos de temporada trabajan no sé cuantos miles: ¡miles, miles! de extranjeros, mientras a los “jornaleros” andaluces, les firman 150 días de “peonás” y a cobrar del PER, o como se llame ahora.
Ya sé que para mandar a un sobrante de la SEAT, o la FASA, a doblar el lomo cogiendo tomates o fresas, no hace falta antibiótico, sino cirugía.
¿Qué puestos nuevos se pueden crear?. Sólo en limpiar el pinar de “El Raso”, y en transformar esa leña, (ahora le llaman biomasa) veinte o treinta. ¿Alguien ha calculado los millones de calorías que se pierden en cada incendio forestal?, ¿cuánto petróleo de calefacción se podría ahorrar con ellas?.
La pasada semana en Valladolid, hemos asistido a la Feria EXPOBIOENERGÍA: Lo que más me ha impresionado son unas calderas para calefacción austriacas de leña, con una tecnología tan eficiente que, al menos en los pueblos, deberían ya sustituir a las de gasóleo. ¡No!: olvídense de aquellos calderones que tragaban madera a lo tonto y había que estar arrosiándolas cada triqui traque. En estas, para una vivienda familiar, le llenas el depósito y dura dos días. Se autorregulan mediante termostato cesando y reanudando la combustión al igual que en las de gasóleo. Gasifican la madera y queman ese gas. No sueltan ni pizca de humo, ni dejan ceniza.
Presencié la demostración de una “cosechadora” de árboles. Le daban los pinos cortados. Los tragaban, trituraba y echaba ese picadillo a enorme tolva. Con ese triturado, en fábrica producen “pelets”, también empleados en calefacción. Estas calderas de pelets, una vez llenada al tolva, funciona de forma automática. Nada más hay que dar a un botón. En casa te los deja el camión en el depósito correspondiente, como el gas-oíl.
No es el cisco en el brasero, ni la pinocha u hojarasca para arrosiar la hornada, ni los cuatro palicos de manojo de vid o de encina para freír el huevo, o mezclar con el estiércol para cocer los garbanzos diarios. Es, ayudados por la maquinaría, limpiar tanto monte perdido, crear naturaleza y calentar nuestras casas con lo tirado, en lugar del combustible fósil, de precio inasequible para muchos, y no renovable.
Me quedan más sugerencias, incluso filosóficas, morales, de cómo cambiar esta despilfarradora sociedad, sin renunciar a la calidad de vida en lo básico: alimentación, vestido, educación, sanidad. Esperemos podérselas ir contando, si antes los guardias de mi pueblo no me llevan a la cárcel. ¡Me tienen un cariño!.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Este artículo que, creo va aparecer primero, es el tercero de la serie de los publicados en LA VOZ.

Ya sé son asuntos no muy de Villalpando, específicamente, pero considero tienen interés. Falta el cuarto que colgaré mañana. s.D.q., escrtio hoy aparecerá el próximo sábado en el semanario. No hace falta que los lean todos de golpe. Un saludo.