martes, 27 de junio de 2017

LAS RISAS DEL REGIDOR.


    Estas fotos están tomadas al finalizar el abortado pleno extraordinario del pasado día 14 de junio, y publicadas en La Opinión de papel y digital.

   Unas entradas más abajo está copiada la información, dada por el periódico, de tan vergonzoso acto, titulada de esta manera:

     " EL ALCALDE DE VILLALPANDO IMPONE SU CRITERIO EN LA ELECCIÓN DE LOS TOROS PARA SAN ROQUE.

     Tras una hora de bronca, el pleno extraordinario se levantó sin votar los contratos porque su cuantía no supera el 10% del presupuesto municipal".

      Insisto, ya que nadie, además lo ha desmentido, en la presunta ilegalidad de levantar la sesión sin votar, y en que el presupuesto de las fiestas excede, con mucho en DIEZ POR CIENTO.

       Dicho lo cual, después de "la bronca", del abucheo, de la justa discrepancia de sus compañeros del equipo de gobierno, de apoyarse en presuntas falsedades, ¿creen ustedes que tenía motivos  el  regidor regido para salir riéndose?

      Usted lector, persona normal, poseedora de ciertos principios morales, de cierta vergüenza, de cierta dignidad, ¿saldría riéndose después del chaparrón y la actuación anti democrática?  Después, basándose en un subterfugio de dudosa legalidad, de  haber pisoteado así la soberanía del pleno...

     ¿De qué, de quién, se reía?

      Supongo que el "qué" sería el triunfo de "salirse con la suya", y con la del "otro"; vil satisfacción de ruindad ególatra.

     De ¿quién?,:de sus compañeros de corporación, de casi todos los presentes, de casi todo el pueblo.
    






       ¡Cuán distintas las lágrimas de Laura! Teniente de alcalde que lleva echadas muchas horas a su cometido. Son las del dolor al ultraje de su dignidad, a su sentimiento democrático, dolor por un pleno y una situación tan bochornosos, en que uno de fuera, reconocido en la sesión sin pudor, mande sobre siete de los nueve electos.

        Esto no puede, no debería, seguir así.




1 comentario:

Agapito Modroño Alonso dijo...



Uno de los asuntos a tratar en ese pleno era sobre el pago de una póliza de seguros, que no se trato.

Ello, y la noticia que leo en La Opinión de hoy, me llevan a comentar lo sucedido con los familiares de la última víctima en las fiestas de San Roque.

La noticia de la Opinión cuenta que, debido a un acuerdo entre la aseguradora y la familia de un hombre muerto por asta de toro en las fiestas de Fuentesauco, no se ha celebrado juicio. La compañía va a pagar algo más de CUARENTA Y CUATRO MILLONES de pts. de antes.

A los de aquí, por un hombre de 52 años, que dejó viuda y tres hijos menores, los despacharon con DIECIOCHO MILLONES, de los que se gastaron dos en juicios.

Los engañaron miserablemente. Sabían que les correspondían unos cincuenta millones, pero les dijeron que era responsabilidad de la compañía aseguradora, y les hicieron pleitear contra ésta.

Perdieron el juicio. La compañía pagó de acuerdo con la póliza que tenía suscrita con el ayuntamiento. Éste era el responsable civil subsidiario, al no cubrir toda la cobertura la póliza que tenían contratada. La viuda, harta, ya no quiso seguir pleiteando, y se conformó con algunos favores que le hizo el ayuntamiento.

Perdonen si a alguien le molesta este recuerdo, pero de la historia se debe aprender.