miércoles, 2 de noviembre de 2016

OBITUARIO


     El pasado domingo, día 30, falleció en su casa, Plaza de las Angustias, Maruja Gil Calvo. Tenía 82 años. Era la hija menor del  señor Isaac y de la señora Emilia Calvo, natural de Cuenca de Campos, en donde la conoció su esposo villalpandino por tener un hermano, buen mozo como los tres Licinios, don Isaías, de cura en ese pueblo. Durante la enfermedad, a pesar de sus años y la tristeza de su viuedad, vino de Valladolid a atenderla su hermano Manolo, con la ayuda de  trabajadoras búlgaras. Buen ejemplo de familia unida.

   Tengo muchos recuerdos de esta familia: la tienda del señor Isaac y las amenas conversaciones con el mismo.

     A la tienda se accedía, bajando un escalón, por la misma puerta de lo que ya es todo vivienda. Donde estaba el escaparate ahora es una ventana. Tenía el techo bajo, un alargado mostrador de madera, regular largura de fondo y cierta estrechez. Típica tienda de pueblo, de antes, atiborrada de mercancía. Era armería, ferretería de objetos pequeños, zapatería de calzado infantil; vendía bicis con todo su repuesto, tornaderas, varas de fresno, trallas, redes de acarrear, pajareras...

   No tendría nuestra hija Sara Belén más de cinco años cuando vio en el escaparate del señor Isaac unas preciosas botas camperas de cuero, que le encantaron. Es posible que alguna amiguita la acompañara, y entró a comprarlas. Se las probó. Le quedaban pintadas con el pantaloncito metido por dentro. Ya las trajo puestas. El señor Isaac se las dio fiadas. Así que pudo fue Sari a pagarlas. -"Si no las quieres me las devuelves. No quise quitarle el gusto a la niña". Buen detalle el del amigo Isaac que ahora quiero recordar.

    Anteayer don Tomás, en la oración fúnebre le dedicó unas palabras de agradecimiento a Maruja por todos los servicios prestados a la Parroquia.

                                               --------------------------------------------

    Pues al día siguiente el 31 por la tarde, otro fallecimiento: Conchita Fernández Argüello, la menor de nueve hermanos de la dinastía de "Los Piteras". Nacida el 2 de noviembre de 1918, hoy hubiera cumplido 98 años. La última superviviente de una de las "casas grandes" del pueblo, y la última que remozados o reconstruidos los cubiertos (cuadras, pajares, paneras...) se conserva como tal casa de labranza.

     Cuando, con cierta frecuencia en los últimos años, entro en ese corral, me imagino la vida y el trajín que en él bullía en aquella labranza de cuatro pares de las mejores mulas del pueblo, hijas de las mejores yegüas, que ellos tenían. Cuando salía del yegüarizo toda la recua de "Los Piteras" (mulas, muletos, yegüas...) éste medio se vaciaba.

     Esa heredad, dado que seis de los hermanos murieron solteros o sin descendencia, y todo fue recayendo en Conchita, se conserva intacta. Como, además a la labranza matriz, se unieron las de los dos hermanos casados, que la tenían aparte, más otros agregados por cadeneta, es hoy la de más y mejores parcelas dentro del término municipal, con la enorme suerte de ser trabajada por la persona más responsable, por el mejor tractorista que pueda existir. No hay autónomo que eche más y mejores horas que echa Emilio, ni con más gusto. Como se diría antes no hay amo que mire más por lo suyo que lo hace este asalariado. Bien es cierto que también las considera suyas, y se alegra como tal de las buenas cosechas.

     A este propósito cuento algo que me emocionó. Aparte de las lágrimas de Lucita, la sobrina que la ha cuidado, las únicas que vi derramar ayer, fueron las de Nana, la madre del actual tractorista y la esposa del de toda la vida, desde  que compraron el primer tractor, Yeyo. Cuando ayer entraron en el tanatorio el matrimonio y el hijo se fundieron en abrazos sinceros con los descendientes de los Fernández Argüello. Éstos y la familia Veledo San Román son de la misma familia.

    Se lo ratifico con la siguiente anécdota: tarde de verano,  las amigas, (Pili, Petri, Eli, compañeras jubiladas; Lucita) cuando todavía salía Conchita, no hace tantos años, sentadas en la terraza de Ventura. Me siento con ellas. La ahora recordada había sufrido un achuchón serio. Le pregunto por su salud.

     -¡Ay!: muy bien, muy bien. Estoy muy mejorada, pero no tengo que darle las gracias a nadie de este pueblo, ni al Nazareno ni a la Purísima. A quien estoy muy agradecida es a Nana, que me ofreció, con tres misas y dos hachones al Cristo de su pueblo (Quintanilla del Olmo), y ya hemos cumplido la promesa.

        Esperemos que ahora, para recibirla en su seno, no haya competencia.

 

   

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     



1 comentario:

ciudadano dijo...


Si con todo lo que tu has contado porque tienes papeles las del pesoe no denuncian y sacan ese caso de corrupcion son alcauetas del mismo.