viernes, 31 de mayo de 2013

EL TENIENTE DE LA GUARDIA CIVIL DON MANUEL VILLA



   Es un personaje legendario en la memoria del pueblo, de él se cuentan leyendas y, creo, exageraciones. Evencio en su libro lo cita en unas cuantas ocasiones. Tenía partidarios y detractores.

   Acabo de leer en internet la entrevista que anoche le hicieron a Rafael Vera en una televisión. Citó, de pasada, al general Enrique Rodríguez Galindo. Por “cadeneta” y asociación de ideas, ha venido a mi memoria aquel hombre y su familia.

   Pudieron llegar al pueblo, sobre 1950. Como entonces todos los, escasos, funcionarios, fijaron su residencia en la villa, (en la planta de arriba de la casa de Lucila “Lenteja”, abuela de Mari Carmen, “la estanquera”, en la misma casa en que ahora vive ésta y Mariano, su esposo) y se integraron en la vida del mismo. No recuerdo a su esposa. Mucho a él, alto, enjuto, moreno, y a sus dos hijos, Manolo y José Luis, que eran de mi edad. Tenían una media hermana, de padre, mayor, hija de la primera esposa que había fallecido joven .

   En el pueblo, recuperándose de los años del hambre, se vivía una cierta prosperidad. Primero: estaba lleno de gente, pirámide poblacional de amplia base. Los jornales del encauzamiento del río habían matado mucha hambre. Se habían empezado a plantar los pinos en El Raso donde se empleaban cientos de jornaleros. El trigo tenía, en comparación con la época, un precio astronómico. Dado su precio, también muy alto, había comenzado el cultivo de la remolacha, que generaba muchos jornales: plantar, entresacar, escardar a azada, arrancar, pelar, cargar,.; todo a mano. Para ese cultivo, según el tamaño de la tierra, se cavaban pozas, pozancones, artesianos. A pesar de la abundancia de mano de obra no existía paro.

   A los dos bares, casinos, de toda la vida, el de “Torti”, Ideal, y el del cine, con sus salones arriba y abajo, se suma el de “Bar-Tolo”, la cantina de “Monsi”; la de “Citos” y su cuñado Victor en la carretera de Rioseco. Todos por las noches, salvo en verano, y por la tardes en invierno, se llenaban. Los domingos, hasta el toque “Queda”, la plaza era un hervidero: llenos los soportales, los dos bailes, el cine,…

   En eso de gastar, y el “alterne” destacaba una cuadrilla que, hasta que se descubrió, no se sabía muy bien de dónde les venía. Se jugaba mucho dinero al gilé y bacarrá. Con frecuencia no faltaban las grescas, incluso con navajas de por medio. Para rematar la función, todavía eran años de estraperlo.

   O sea: existía cierto desmadre al que el Teniente Villa vino a poner remedio.

   Sus hijos, Manolo, (clavaó a su padre) y José-Luis, más rubio, se erigieron enseguida en los líderes de todos los muchachos del pueblo. Cada uno formó su propio ejército. Yo fui de los primeros en alistarme a las órdenes de José Luis. Era su lugarteniente.

   En aquella primavera, posiblemente la de 1952, desde la salida de la escuela, hasta el oscurecido, todos los días se libraban cruentas batallas. Los frentes estaban por detrás de la casas de la carretera de Madrid, desde las eras donde del molino de Vidal, hasta las del principio del Camino de Canillas: las bodegas, la fuente, esas hondonadas que han sido rellenadas, el Excomulgado y las eras aledañas. Cada ejército tenía su cuartel. Íbamos armados de palos, tiradores, cintos,.. La superioridad de nuestro ejército era táctica: teníamos como “infiltrado” en el ejército enemigo a mi primo Eustaquio “China”, quien nos pasaba todos los planes.

   Aquello tomó tal dimensión, participando todos los muchachos del pueblo de 10 a 14 años, ciento y pico, al menos, que, ante la abundancia de heridos, varias “escalabraduras” y un brazo roto, intervino la guardia civil, y disolvió a los dos ejércitos.

   Aparte del miedo que el teniente Villa imponía a aquellos agrestes muchachos, tengo de él dos vivos recuerdos.

   Uno: día de la feria, novillada en la “plaza de toros” del “cubo el palacio”. Actúa “El Velas” de subalterno, vestido de trajes de luces alquilao; discuten y le sacude a otro banderillero; el teniente Villa, desde la Presidencia (un tablao de cuatro tablas), de dos zancadas entre la gente de barrera, se tira al ruedo, sin importarle el novillo, agarra a “El Velas”, y lo saca a empellones de la plaza. Creo que pasó la noche, con el traje de luces como pijama, durmiendo en un jergón del cuartel.

   Dos. Precioso: un camión pescadero, cargado de cajas, (entonces no había camiones frigoríficos, el pescado se transportaba en cajas de madera, con helechos en el fondo y recubiertas de hielo picado), de los que tantos pasaban, cae a la cuneta y vuelca en la entrada del pueblo, en el arranque del camino de Canillas. Todo su contenido se desparrama por el suelo. Era pescado fresco, variado, de muy buena calidad: besugos, merluzas, chicharros, sardinas grandes,….. Aquello ya no podía llegar a Madrid. Lo consultó con el Alcalde, Pablo Riaño, mandaron echar un bando: “se vende pescado barato en la carretera Madrid”.

   El Teniente Villa, él personalmente, calzando sus altas botas negras, se plantó en medio del montón del pescado; ordenó a los Guardias organizar las colas, e iba llenando el serillo a cada mujer, por un duro, de forma rápida, sin admitir reclamaciones ni comparaciones, a todas por igual. Al pescadero le dio la recaudado, (“de lo perdido lo cogido”), y en todas las casas, para dos o tres días, tuvimos rico pescado en abundancia. Olía a pescado frito por la noche por todas las calles del pueblo.

   Detalle humanitario que define a un hombre tan recto como honrado.



             ------------------------------------



   En las memorias de Alfonso Guerra, en las entrevistas a Rafael Vera y, al entonces Presidente de la Audiencia Nacional, Mendizabal, junto a la afirmación de que Baltasar Garzón cobró dinero en B de los fondos reservados, salen a relucir de nuevo los GAL, pero sigue sin despejarse la eterna duda: ¿la cabeza de la cúpula la componían Barrionuevo, Vera y el Teniente Coronel Rodríguez Galindo, que fueron quienes pagaron el pato, o había alguien por encima de ellos?

   Recuerdo con horror aquellos “años de plomo”: asesinatos de inocentes cada poco. Ni a los funerales se atrevía a ir la gente. El terror campaba a sus anchas. Los ciudadanos sensibles sentíamos rabia, impotencia, dolor. Ese terrorismo fue una de las principales motivaciones del intento de golpe de estado del 23-F.

   Siendo sincero he de decir que yo, y creo la mayoría de los españoles, sentimos cierto alivio cuando a ETA se le empezaba a pagar con la misma moneda. Primero empezó a sonar el Batallón Vasco Español. Más tarde los GAL (Grupos Armados de Liberación). Pensamos era normal la reacción: que ante tanta extorsión a empresarios, tanto secuestro, tanto asesinato impune (tenían la guarida de Francia a dos pasos), se organizara un grupo defensivo, para no dejarse matar como conejos.

   Perdonen un inciso. A lo largo de mi vida he conocido enormes paradojas históricas: ETA, no sólo durante el franquismo, sino incluso en los años de la transición, contaba con el apoyo, con la simpatía, no sólo de sus “camaradas” del fanatismo nacionalista, sino de la izquierda “progre”. Recuerdo lo de “algo habría hecho” cuando mataban a policías, militares, guardias civiles; recuerdo chistes y gracietas oídos a izquierdosos que empezaron a hablar cuando se murió Franco.

   Luego fue, con un partido de izquierdas en el poder, y desde dentro del gobierno, cuando se organiza la guerra sucia contra ETA. Y, desde la oposición de derechas, cuyas bases, cuyos votantes veían con buenos ojos la caña a ETA, se intenta y consigue desgastar al gobierno de F.G, utilizando lo de los GAL en su contra.

   Si todos se hubieran unido, por encima de la lucha partidista contra ETA, con las armas del Estado de Derecho, (que incluye evitar gratuitas excarcelaciones, como la de Bolinaga, y permisos penitenciarios como el del vil asesino Valentín Lasarte) ésta hace años que habría desaparecido.

   Pero el terror y la conveniencia política todo lo envilecen: desde la Juez (contado por Vera) que pregunta a un comando etarra, detenido, jugándose la vida, por guardias civiles de Inchaurrrondo, a quién hay que llamar para ponerlos en libertad, con la aquiescencia del CGPJ, hasta Zapatero, quien intentado pasar a la historia como “el pacificador”, influye sobre el TC para legalizar a Bildu.

   Volvamos “al consonante”: ese “grupo defensivo”, cuya motivación consistía en ir a combatir a la fiera en su guarida, Francia, y que se puede admitir que, dadas las circunstancias de aquel momento, tenía cierta justificación (Vera insiste que algún fruto obtuvo), fue un fiasco: cometieron errores de bulto, como el secuestro de Segundo Marey, …, y además hicieron perversa utilización de los fondos reservados… Incluso, no sé, si justificaron el siguiente terror de ETA, y el apoyo de sus “simpatizantes”. Aunque éstos son tan acérrimos y fanáticos que lo único que puede pararlos es la aplicación de la ley.

   Vuelvo a la pregunta inicial: ¿Lo sabía el rey?. ¿Lo sabía F.G.). Barrionuevo, Vera y Rodríguez Galindo, por lealtad, se tragaron el marrón?.

   Especial comprensión me merece la figura del Jefe de la Comandancia de Inchaurrondo, Enrique Rodríguez Galindo. Aquel cuartel era un guetto en medio del terror, acosados socialmente todos los guardias y sus familiares. Los niños tenían que ocultar en el Colegio su condición de hijos de guardias civiles. Igual las mujeres. Cada poco había de asistir a funerales semiclandestinos, de muchachos, “sus hijos” de la benemérita, porque hasta los curas exigían que se quitara la bandera de España de sobre el ataúd. Les habían declarado la guerra, y él, un militar, había de contemplar, de brazos cruzados, como los mataban de forma impune,….

   Ahora les cuento por qué todo esto me ha recordado al Teniente Villa.

   Resulta que aquel hijo suyo mayor, “Lolo”, Jefe del “ejército enemigo” siguió los pasos de su padre. Como me pierdo con las graduaciones militares no me atrevo a asegurar el alto grado a que llegó. Sí sé, por Mariano, el de Mari Carmen, que fue Jefe de la Oficina de Información de la Guardia Civil. También sé que se acuerda de Villalpando, y visita, alguna vez, estas páginas.

   Resulta que, hace años, cuando la condena a Rodríguez Galindo, (si no fueron compañeros de promoción, poco le faltó) leí, en la “tercera de ABC”, una defensa al mismo escrita por Manuel Villa. Pensé: ¿no será éste, Manolito, hijo mayor del Teniente Villa?. Me quedé con la duda. Entonces no había internet, ni yo, humilde maestro, me hubiera atrevido a dirigirme a un militar de tan alta graduación.

   Hoy, los dos jubilados, desde la atalaya de la vida (¡perdona, amigo de la infancia!), compartiendo posturas éticas, me atrevo a preguntarle: ¿había alguien por encima de Barrionuevo, Vera y Rodríguez Galindo?.

16 comentarios:

tomas mansilla dijo...

Similitudes suficientes tienes en la vida pública para darte respuesta a esa pregunta que le haces a tu amigo.
1º ¿Crees realmente que la infanta Cristina no sabía que su marido Urdangarin choriceaba de aquí y de allí?
2º ¿Crees que la ministra Mato no sabía quién financiaba sus vacaciones y sus coches deportivos?
3º ¿Crees que Felipe González no sabía que sus acólitos, Barrionuevo, Galindo y demás implicados, se habían tomado por su cuenta y riesgo organizar los gal?
4º Está presente en los medios y en la vida pública, ¿Piensa alguien realmente que es falso lo de los papeles del tal Bárcenas?
Yo tengo poca memoria, pero si echamos la vista atrás en el tiempo, veremos que de estos y otros casos, está plagada la historia.
A estas alturas de la vida, nadie es más listo, ni menos tonto, dos, mas dos son cuatro, aquí, y en Pekín, el partido socialista con Zapatero a la cabeza, seguido por Eguiguren (Presidente de los socialistas vascos) han legalizado a Eta y sus acólitos, estos, los acólitos, ya están en las instituciones, y lo que queda de eta, que son sus presos, y los huidos, esos no ha de pasar mucho tiempo y lo han de ver tus ojos y los míos, estarán legalizados y en la calle, de eso se encargará el PP, PSOE, IU, PNV,SORTU, y como diría el otro en euskera, eta BILDU (y BILDU).
Yo hablo desde mi perspectiva, y veo que el aire está viciado, que no se respira democracia, si no acojonamiento dialectico, y en algunos casos se llegan a las manos.
Aquí en el país vasco en general la guardia civil está mal vista, como así mismo estaba la nacional, la ertzaintza (policía vasca) la toleran pero no la aceptan porque como es lógico les detienen, y como llegaras a comprender eso es un pecado porque ellos son gudaris que luchan por la libertad del pueblo oprimido de Euskadi, y bla bla bla
Lo que aun no llego a entender es el voto masivo a estos indeseables, ¿Tanta hartancia (No sé si es la palabra correcta) hay en el pueblo vasco de los diferentes partidos políticos, para que voten a estos indeseables? ¿Ocurrirá de igual manera a nivel nacional?
España, nuestra España, está democráticamente hablando en “bragas” el mentecato que creó las autonomías la jodió viva, ahí empezó las miserias de nuestra España, por un lado el país vasco, por otro lado, Cataluña, no tardando mucho saldrán los castellanos leoneses, y suma y sigue, y como la casta política tiene en mente que a España hay que venir a servirse, y no a servir, pues…….. a ver ¿quién es el guapo, o guapa, que le pone el cascabel al gato?.
Tomas Mansilla

Agapito dijo...


¡Bien, bien Tomás!: La respuesta de tus cuatro preguntas no tiene duda. ¡Pues claro!

En cuanto al voto aberzale no es por hartazgo de los otros, es un voto de siempre. Es el voto de una parte de la sociedad, enferma de fanatismo.

El estado de las autonomías se creó por consenso de las fuerzas políticas de entonces: UCD, PSOE, AP, y los nacionalistas. Sólo existía demanda de autogobierno en Cataluña y Vascongadas, pero para igualarnos: el café para todos.

No te preocupes por CyL. Aquí ni hay sentimiento nacionalista regional, ni falta que hace. Tenemos un cosechón en prespectiva y eso es lo que nos importa.

¡Gracias por tu aportación!.

Un saludo.

Anónimo dijo...

VILLALPAMDINOS,Hola Agapito que verdad es que cada uno cuenta las cosas según le parece,como tu la mayoría pensamos que el teniente villa era lo que era vale,y cuenta otras cosas que hizo y deja de nombrar a quien ya no vive

Anónimo dijo...

Deja en paz a los muertos,y si no cuenta cosas buenas que hizo el velas, seguro que mas que ese teniente,y al le pones bien que verguenza

Anónimo dijo...


Agapito.

Creo es lógico tengamos apreciaciones distintas, y el que se vote masivamente a los "patriotas" de aqui, puede influir el nivel de vida de aqui y el que no se den los desmadres que se dan en el resto, incluso con los votos de no pocos emigrantes, quizás hartos de cacicadas sufridas por sus padres y abuelos.

Tomás, tu crees que el PP. de aquí llegará a pasar página con los presos ?

Si se hizo mal con lo de café para todos, pero creo que algunos se lo merecían por su historia. Respecto a nuestra C/L fué una pena la derrota de los Comuberos, allí se acabó la conciencia regional de nuestra región.quizás sea posible recuperarla.

Saludos a los dos.

Ramón.

Agapito dijo...


¡Nadie, nadie ha escrito y elogiado públicamente a Ángel Guaza Paramio, "El Velas" tanto como yo.

Hace ya muchos años, todavía en vida, en colaboraciones mías diarias en lo que entonces era "El Correo de Zamora", le dediqué una página entera, con foto incluida.

Te remito a mi libro, "Crónicas de ayer y de hoy desde un pueblo zamorano", donde le dedico el capítulo titulado: "Primer San Roque sin "El Velas".

En el capítulo siguiente, "Los de Acción Católica", vuelvo a citarle elogiosamente, en ambos con fotos incluidas.

Nadie me ha dado las gracias por ello, ni falta que hace. Pero a la menor, ya se me os tiráis al cuello. Es penoso comprobar existe gente como vosotros, lectores por lo que se ve del blog, que jamás mandáis un mensaje de ánimo, de apoyo, que jamás reconocéis mi labor, pero como se os toque lo más mínimo, enseguida os tiráis al cuello.

Yo cuento las cosas con la mayor objetividad, y me callo las que puedan molestar. Fui unos años muy amigo, y, posiblemente, en la biografía de "El Velas" cuenten más luces que las sombras. Así lo he dicho repetidas veces. Pero sombras hubo que están en la memoria colectiva. Contar la historia es hablar de los muertos. Y amar a las personas supone admitir sus virtudes y sus defectos.

¿De acuerdo?. ¡Vale ya hombre!.

Agapito dijo...


Amigo Ramón: ¿Y tú te sientes bien "disfrutando" de ese mayor nivel de vida (suponiendo) de ahí, "conseguido" por los "patriotas"?. ¿Te sientes bien disfrutando de una mejor sanidad si esa fue conseguida por el terror del crimen, del asesinato a inocentes?

¿Te sentías bien cuando en la fábrica, o en la oficina, alguien te decía: "no te vi ayer en la manifestación a favor de los presos de ETA"?

Parece que Tomás, que también vive ahí, no lo ve como tú. Tampoco lo veían mis familiares, hartos de callar y aguantar el imperio del miedo, y que, al jubilarse han regresado. Tampoco lo ven así los miles de vascos que han tenido que exilarse de su tierra.

Perdona también discrepe en lo de la historia: en un estado democrático de derecho nadie debe ser más que nadie

Si reprobamos los crímenes de la represión franquista (también los cometidos por los "republicanos"), ¿hemos de ser condescendientes con crueldades de tal calibre como los asesinatos de Gregorio Ordoñez, Isaías Carrasco, Miguel Ángel Blanco, el secuestro de Ortega Lara, etc. etc. etc., que a las gentes de bien nos han estremecido?

En cuanto a los desmadres: ¿pero es que el PNV, fábrica de colocación de adeptos, está libre de pecado?. Pero si practica el clientelismo de forma descarada.

Perdona también discrepe en lo de "los privilegios", en lo de que "unos se lo merecían más que otros". ¿Por qué se lo merecían? En un estado democrático de derecho nadie se merece. nadie debe ser más que nadie, ni por historia ni por nada. ¿Qué historia?. ¿La del separatismo de Sabino Arana?, o la que se están inventado para comerles el coco a los niños en las ikastolas, creando fanáticos?

Históricamente las Vascongadas fueron una región, (nunca tuvieron reino propio) totalmente integrada en la Corona de Castilla.

En cuanto a la "conciencia regional", (que es un aldeanismo) a estas alturas del siglo XXI, es un anacronismo como una catedral, sobre todo para los que nos sentimos ciudadanos del mundo en esta aldea global.

En estos días han venido a cargar pacas cuatro camiones. He conversado con sus chóferes, dos búlgaros, un dominicano y un ecuatoriano. Con el que más con uno de los búlgaros, maestro de enseñanza primaria en su país. Se le notaba a la legua su cultura. Lleva quince años en España. Habla un pulcro castellano. Su mujer, allá directora de un centro escolar, también trabaja aquí. Tienen tres hijos, dos nacidos aquí, perfectamente integrados. ¿Tú crees que a esa persona yo le veo como distinto por extranjero?. Un tío trabajador, amable, culto, educado. Igual con un ecuatoriano. Son seres humanos a los que siento tan próximos, con los que me relacionaría mucho mejor que con bastantes cafres compatriotas.

¡Perdona Ramón!. Peores eran los sermones que os pegaba D. Alfredo.

Un abrazo.

M.B. dijo...

Buenos días Agapito, no sé si era un buen teniente o un mal teniente, lo que si se es que en aquella España, la gente malvivía, yo he oído contar a personas, hoy muchas ya no viven y no las voy a nombrar, que hacían hoyas para plantar los pinos, y se desplazaban diez o mas kilómetros andando, algunos se ganaban la vida ayudándose de la caza furtiva, este teniente les tenia ojeriza parece ser, y los guardias que estaban a su mando no les dejaba parar, día y noche a caballo, era temido y odiado, por lo que yo pienso que cuando una persona es temida y odiada es porque sus normas autoritarias no son las mas correctas, Villalpando no es un pueblo de delincuentes ni asesinos, el asesinato que yo recuerdo lo cometió un guardia civil, a mi me saco una pistola un teniente en Villalpando u me persiguió mas de un kilometro por las cercas, estaba cazando pájaros con una escopeta de perdigones que compre a un feriante, creo que se quedo con ganas de disparar, era de estos recién salidos de academia, yo tenía trece años y un gabilucho al que mantener, la convivencia con la guardia civil siempre fue regular, ya que por personas como la que tu nombras, casi mejor amistades las justas, yo estudie con Javier una excelente persona, (murió con 17 años de un ataque de diabetes, no sabía que era diabético) hijo del sargento, Miguel Ángel un hijo de un teniente de la guardia civil, un cachondo muy buen chaval, y de Isidro, el hijo de un guardia conocido como “el del tubito” este había venido del País Vasco y estaba mas cerca de los aberzales que de la guardia civil, el mas cercano a la gente sin lugar a dudas se caso en Villalpando, pero este teniente era temido alguno recibió soberanas palizas según me han contado.
En cuando a lo que dices de las pandillas, yo también las he vivido, casi pierdo un ojo de un chinazo pero recuerdo a San Pedro contra San Miguel, los de Santa Maria estabais en otra guerra.
¿Qué podía hacer el “Velas” ante dos estrellas en aquel momento, si se rebela se podía dar por muerto o por tullido, y en chirona, no me parece justa tu apreciación ya que ni el toro se le acerco.
Pero gracias a ti sabemos esta y mas cosas, por lo que yo te doy las “gracias”, y te pido que nos sigas contando historias de lo nuestro y de los nuestros.
Un abrazo
M.B.

tomas mansilla dijo...

Amigo Ramón, que bueno saber de ti, ¡! Que preguntas me haces!! Casi casi es calcada la respuesta que expuse ayer a Agapito, no has de hacer un gran esfuerzo para ver si el PP de aquí o de allí, “pasaran” de las víctimas, lo están haciendo, con las excarcelaciones diarias, con permisos sin sentido, la fiscalía opina una cosa, el juez otra, y las instituciones, o el gobierno hacen lo que les viene en gana.

Mira, yo de la política estoy hasta el gorro, he participado en ella, y lo veo todos los días en prensa y televisión, los partidos políticos son doctrinas “Comecocos” como se te ocurra saltarte el guion, eres persona non grata, han decidido en el PP, junto con el psoe, que estos malnacidos se lo crean, y esta gentuza no tendrán valores, pero perseverantes son hasta aburrir.

El pp. hoy en el poder, de cara a la galería dice una cosa, más que nada para calmar los ánimos, por detrás, nos la está clavando hasta los hígados, recordarás como yo al señor Jaime Mayor Oreja, este hombre ha dicho verdades como puños, y para que no se le oyese mucho pues…. Lo han enviado a Estrasburgo, una de sus verdades está muy vigente con el caso Faisán.

Y no te digo más amigo Ramón, porque tú, como yo, lo mamamos todos los días, y sabes que cuanto digo es cierto, e incluso me quedo corto.
Saludos cordiales
Tomas Mansilla

Anónimo dijo...

Hola Agapito, como dices que nadie te ha agradecido lo que has escrito de Angel Guaza el Velas, yo te lo agradezco, gracias

Anónimo dijo...


Agapito.

Te habrás quedado a gusto?, mezclas nivel de vida con la lacra del terrorismo y que nos vas a decir de esto último, a los que llevamos aqui muchos años, o piensas que no nos importa ni hemos sufrido?; claro que aqui hay cosas que estan mal o muy mal,somos conscientes de todo ello.si solo hubiese tenido que soportar lo que señalas, contento.
La historia no es igual en todas nuestras regiones ni comunidades, tu lo sabes, hubo reinos significativos durante siglos en la Edad Media, pero esto daria para mucho dialogo que no pierdo la esperanza de mantener contigo pronto, tu sabes que no me va el ser peleón y menos de esta forma.

Como sabes de las limitaciones familiares que tenemos los padres, incluso a nuestros años.

Un fuerte abrazo.

Ramón.

Agapito dijo...


RESPONDIENDO A LOS AMIGOS.

A Marco-Antonio:

La vida en el pueblo al principio de los cincuenta es tal como la he descrito. No digo que viviéramos en un "estado de bienestar", sino que después de los años de la pura hambre en el pueblo había trabajo, cierto que con salarios eran escasos, y la gente, los que peor, al menos tenían para comer. El trabajo en el Raso, cavando hoyas (esto se ha mitificado mucho), a tarea era duro para los de más de 50 años, sobre todo si no tenían burro o bicicleta para ir hasta allí. De esto he hablado en muchas ocasiones. Recuerdo que los más jóvenes terminaban la tarea sobre las cuatro de la tarde, y venían en bici, comprada a plazos donde Isaac, al juego de pelota.

Te insisto en que la gente se divertía, en la animación de la plaza, etc. Eso que viéramos los niños. Después, por la noche, sobre todo en invierno, había fuertes partidas de gilé y bacarrá en el "reservao" de la sociedad, arriba en lo de "Torti", donde Bartolo, etc. Hubo también riñas sonadas.

¡Anda que no se pegaría cantes tu padre, con Adriano y Lucilo, por ej.!

El Teniente Villa era hijo de su época. Yo siempre le oí a mi tío, con quien convivía, que a él, como no hacía mal, no le daba miedo.

"Villalpando no es pueblo ni de delincuentes ni de asesinos", dices. ¡Bueno!. Pues sólo faltaba. Y asesinos haberlos los hubo. Y estoy seguro que de repetirse aquella situación del 36, lo que es imposible, volvería a haberlos.

Lo de "Kilómetro" está en el blog. Lo viví con desgarro, dando la cara, y sufriendo persecución por ello.

Somos muy dados, y sobre todo los que estáis fuera, a creer que lo nuestro es lo mejor. Tenéis una visión bucólica que no se corresponde con la realidad: en Villalpando ha habido, hay y, puede que cada vez menos, ODIOS, como en todas partes, generados por los conflictos de intereses, la maldad, soberbía, orgullos familiares, etc. Hay, también, cómo no, amistades, buenas acciones.

En cuanto al suceso de la plaza de toros que viví de niño, no hago apreciaciones, lo cuento como está en mi memoria. Describo un hecho sin añadirle ni un comentario de mi cosecha. Con esa, y la otra pincelada de lo del pescado, trato de dibujar la personalidad de aquel hombre de cuya honradez no dudo.

A Tomás: Que comparto de la A a la Z, sus apreciaciones sobre los aberzales.

A quien me agradece lo escrito en mi libro, etc. de Ángel Guaza: ¡Gracias a ti!. He de rectificar. Sí que toda la familia más allegada comentó elogiosamente aquellos capítulos, en su momento, hace bastantes años. Ellos me prestaron las fotos. Lo que ocurre es me han molestado esos mensajes acusatorios por un hecho de nada.

Y ahora llega lo más duro:
¡AMIGO RAMÓN!. No me quedé a gusto, sino con bastante disgusto. Quiza leí, entendí, lo que no querías decir, y puede que mi reacción fuera excesiva.

Ocurre que en Villalpando pasaban todo el verano dos familias de vascos. El matrimonio mayor, por la edad, ya ha dejado de venir. Gente encantadora. Daba gusto alternar con ellos. Se podía hablar de cualquier cosa, pero el tema político, mejor no tocarlo. Son del PNV, y daban por bueno que los de la ETA "menearan el nogal" (mataran) para así ellos, el PNV, recoger las nueces: mejores servicios y nivel de vida. Y es que con esa amoralidad, algo que defienden, incluso de lo que están orgullosos, no estoy de acuerdo.


Ahora estoy convencido de que tú no participas de esa idea.

¡Qué grande es tener un amigo así!. Te sobra la templaza que a mi me falta.

Otro fuerte abrazo.

FMM dijo...

Joder que polémica.......tengo que decir que hoy estuve por Villalpando,ahora estoy viendo el futbol por tv en casa,me meto por el blog de mi pariente y veo todo esta polémica.

Yo solo quería nombrar al gran desconocido Eustaquio "china",desconocido para mucha gente villalpandina.Agapito le nombra en esas "guerras-batallas".Es mi tio,hermano de mi padre,y he de decir que lleva el humor en la sangre,que risas me pego cuando estoy con el,que forma de contar las cosas e historias.Es mi tio,y como dice el refrán "EL QUE NO SALGA A LA RAZA,QUE LO MATEN",pues mi tio tiene raza y de buena.

Dejar las polémicas,y salud para todos.

Anónimo dijo...

Amigo Agapito: todo lo que cuentas es real como la vida misma. Cada época se debe adaptar a la suya y la época del Teniente Villa no era precisamente un camino de rosas y había que imponer la ley o estabas perdido. ¿Quien habla mal de ese Teniente? No la hagas y no la temas. Yo le conocí y era una persona aparte de muy inteligente muy responsable de sus actos y cumplidora con su deber. Hoy en día serían necesarios muchos Tenientes Villa para imponer un poco de respeto y educación, especialmente a esos jovencitos que de educación carecen en su totalidad. Para mi tu Blog es extraordinario y aunque participe poco lo leo todos los días. Muchísimo mejor que leer el periódico o ver la Telebasura que hay en la actualidad. Enhorabuena por todo lo que escribes que a parte de gratificante es educativa y amena. Gracias por tus escritos y que sigas muchos años así. Malcon

Agapito dijo...



¡Gracias Malcón!, ¡qué
Dios te oiga!.

Anónimo dijo...

yo conoci al teniente villa y no me gustaba nada y eso de buena persona ,,,,,,,