viernes, 13 de abril de 2012

LA CIUDAD DE LOS OJOS GRISES.

He tardado unos días en digerir toda la emoción que me produjo la presentación de la tercera novela de Félix y la posterior tertulia literaria, primero en el soportal con Luciano y Araceli, después, con ambos, Fernando y Félix en la barra del Ideal.

Pensé reseñar el acto enseguida en el blog, pero es que no sé por dónde empezar en la mezcla de emociones, de subjetividades, que todo ello me produjo. Al día siguiente, Domingo de Pascua, pasé la mañana por el campo, huyendo de tertulias: había de rumiar tantas sensaciones del día anterior.

¡Bueno!: la novela. No he comenzado a leerla, aunque después de los magníficos comentarios del texto hechos por Fernando y Luciano, sé cómo es, y ¡qué puedo yo decirles?. LA VOY A LEER, así que acabe el estudio de "Parroquias, Archivos y Cofradías".

Permitan que mezcle vivencias entrañables con pinceladas del libro.

Un domingo del mes de abril, pudo ser el día 15 del 1965, a la hora del vermut, que no tomábamos, me busca mi padre por la plaza (yo vivía en otra casa, ésta, con tío y tía solteros) y me dice, lleno de alegría: -¡Tu hermana ha tenido un niño!.

Emigrantes, vivían en Baracaldo. Mi madre había ido a asistirla. Félix llamaría por teléfono a casa de algún vecino de sus padres. No lo conocimos hasta San Roque, que vinieron en el coche de "Los Campanos". Era un crío morenito, de carita redonda, precioso. Cada vacación un disfrute con el niño. No pasaba día sin que yo fuera por la carretera a hacerle carantoñas, decirle bobadas, como "vasco burro", jugar con él,...

Primera vinculación biográfica con la novela: Bilbao es la ciudad de los ojos grises. Barcaldo, Portugalete, Sestao,... eran una continuación, formaban el gran núcleo industrial del gran Bilbao; cuando Félix, el escritor, nació, durante su infancia y pubertad en aquellas tierras, la industria siderúrgica estaba en pleno apogeo, todavía ensuciaban las fachadas y los pulmones los humos de los altos hornos,y la ría no tenía peces.

En ese Bilbao de 60, 70 atrás al por él vivido, cuando bullía la incipiente industrialización, transcurre parte de la novela. Por conocerla, aunque ya muy crecida, no deja Félix de documentarse, sobre la época, leyendo a Baroja, Unamuno, Trigo,...(150 libros nos confiesa y muchos viajes), consultando hemerótecas. Así graba en su imaginación aquella portuaria, febril, creciente ciudad hija del carbón y del acero a principios del XX.

Este es uno de los méritos de la novela: el saber trasladar de su retina al papel esos escenarios, la magnífica ambientación, (fotográfica, dijo Fernando, en sepia yo añado).

A esa ambientación de grises, marrones en sepia, vagonetas, obrerismo, burguesía reciente, se oponen otras fotografías de suaves colores apastelados, de luces tenues, de bohemía, progreso, cultura en la que se desarrollan todos los "ismos": el París de la pre-guerra del 14.

Alguno de casa me dice que ya ha empezado a leerla y que engancha por su trama, amenidad y fácil lectura, por la mezcla de géneros, incluyendo el histórico.

Las biografías y la novela histórica son mis géneros preferidos. De la presentación y tertulia posterior sé que en la de Félix aparecen hechos, situaciones, personajes reales. Esa interrelación de lo real con lo ficticio, le da a lo narrado un toque de veracidad que me encanta; cuando ya no sé si la Sira Quiroga del "Tiempo entre costuras", fue tan real como Serrano Suñer; o Cipriano Salcedo, lo fue tanto como el Dr. Cazalla, en el "Hereje"; o José-Antonio Primo de Rivera fue tan real como el desgraciado protagonista en "Las Máscaras del Héroe". Es muy posible que Alfredo Gastiasoro se confunda con algún personaje real de la época. No sé, con Indalecio Prieto, por ej.

¡Ya me canso de devanarme los sesos!. Quien quiera saber más de la novela, ¡que la lea!.

Del acto de presentación sólo les digo que una entristecedora ausencia flotaba en el ambiente, tan palpable, que la ausencia se transformaba en presencia.

Por último, como no sé morderme la tecla, ¡ni falta que hace!, digo que es penoso comprobar el desinterés por la verdadera cultura que existe en el pueblo. (Si llega a venir alguien de la farándula televisiva o toreadora, ¡hasta la bandera!)Aunque casi todos los asientos estaban ocupados y había alguna persona de pie, eran muy escasos los residentes. Eché sobre todo de menos a "los estudiantes" de ESO y Bachillerato.

El acto, las intervenciones de Fernando Cartón, Félix G. Modroño y Luciano López fueron de altísimo nivel.

Como "La Ciudad de los Ojos Grises", alcance el éxito que se merece, espero, y saquen un día a Félix en la tele, entonces a lo mejor se van a enterar los Profesores del IES (sobre todo los de Lengua), que en Villalpando hay escritores, además de toreros, novenas, votos, bares, y de estar a 50 Km. de Zamora, 80 de Valladolid y 100 de León. Esto bien que lo saben y es, para ellos, lo único de interés que tiene este pueblo.

¡Pero es igual!: ellos se lo pierden, nosotros disfrutemos leyendo a Félix, Luciano, Cartón, Álvarez Junco, y otros.

Saludos cordiales.

8 comentarios:

madolok dijo...

Hola Agapito,bien puedo decirte que la novela de tu sobrino promete, y mucho, yo ya comencé a leerla y me está gustando mucho.No pude asistir al acto de presentación y bien que lo senti, pero como a él le dije en su blog ese dia consegui su libro y su dedicatoria que agradezco profundamente, pues és cariñosa y cercana...sabia que la presentación tendria un caracter agridulce, pero puede estar feliz porque a buen seguro, su madre estaba con él, siempre lo estará.
Espero poder enviarle mi felicitación y opinión sobre su obra, cosa que sé que siempre agradece.
Tambien sé que la presentación a cargo de Varo y Luciano fué excepcional,estaba segura de ello, son dos grandes, mi felicitación desde aqui para ellos tambien y a ti por la parte familiar que te corresponde.Un saludo cordial.

Jacobo dijo...

Yo estuve en la presentación y fue realmente emocionante, como lo es la novela, que te engancha hasta el punto que no puedes dejar de leerla. Y el final...¡¡¡ay, el final!!!

Varo dijo...

Fue un placer estar ahí ese día. La novela lo merece y mi amigo Félix también.
Gracias por lo que me toca, Agapito, pero todo el mérito es del autor.
Saludos para todo el mundo.
Fernando Cartón.

Anónimo dijo...

Hola:Sigo la pagina, pero no conozco
a ninguno de los personajes.
Me gustaria tener una breve informacion sobre:
Fernando Carton Sancho
Felix Gonzalez Modroño
Jesus Fernandez Morillo
Luciano Lopez Gutierrez
Angel Infiestas _____
Jose Alvarez Junto.(Esta la conozco)
Saludos. Teofilo

Agapito dijo...

Fernando Cartón Sancho es hijo de un joyero de Villamayor. Venía mucho por Villalpando. Posiblemente te acuerdes de él. Su madre fue maestra durante muchos años en el Colegio Comarcal, después de haber marchado tú.

Es Licenciado en Derecho. Ejerce de Procurador en Villalpando. Es un gran historiador. Puedes entrar en su blog, "Historias de Varo". Ha publicado una novela, "La Veleta Nocturna". Su mujer es rusa y tienen niño y niña. Es inteligente y muy culto.

Félix González Modroño es mi sobrino, hijo de Féliz, "Lenteja", actual alcalde, y de mi hermana Ana, fallecida hace unos meses.
También es Licenciado en Derecho. Tiene un puesto directivo en un banco de Sevilla. Ésta es su tercera novela que puede darle el salto definitivo a la fama.

A Jesús Fernández Morillo no lo conozco. No es de Villalpando.

Luciano López Gutiérrez es hijo de "Luci El Tobo". Es Doctor en Filología Hispánica, becado por el CSIF para trabajos de investigación literaría sobre el Siglo de Oro Español. Publica muchos trabajos en revistas especializadas de sus libros destaca un diccionario de localismos de la comarca villalpandina y un reciente ensayo titulado, "Prodigios y portentos,etc. del siglo de oro.

Ángel Infestas Gil es hijo de Chencho el Panadero. Ha sido Catedrático de Sociología y Vice Rector de la Universidad de Salamanca.

José Álvarez Junco, es "Pepito" el del Registrador. Catedrático de Sociología en diversas universidades de España y EEUU. Autor de libros de historia y sociología. Destaca "Mater Dolorosa" y el dedicado a Lerroux.

Un buen plantel de villalpandinos.

madolok dijo...

Acabo de estar escuchando en youtube el disco de LA MAQUILA y me ha gustado mucho. Sabes que significa ese nombre?
Un saludo cordial Agapito.

Agapito dijo...

La maquila es la molienda. Moler el trigo, cebada, centeno en los molinos maquileros movidos por el agua de los ríos, o del viento.

También se le da ese nombre, pagar la maquila, a la cantidad de harina que, como pago, se le daba al molinero o a la molinera.

Hoy a las OCHO presentan el disco en Zamora. Me parece que en el etnográfico. Espero verte allí.

Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy leyendo la novela y me he preguntado al leer este post si no es mucho abusar y podrías compartir las reflexiones que necesitastes rumiar paseando por el campo al día siguiente de la presentación y posterior tertulia. Sería una forma de que ese saber nos aportara algo también a los extraños que no pudimos estar en ambas. Muchas gracias de verdad.