martes, 10 de abril de 2012

¿ENSILADO, bolas, o HENO, pacas.

Sabiendo que algunos agricultores y ganaderos se asoman por aquí, colgamos este trabajo, nada literario, pero que esperamos les sea útil.


---------------------------------------------


La irrupción con fuerza en la pasada campaña de las rotoempacadoras con mesa de encintado para la recolección y el procesado de los forrajes plantea el dilema del título.

Llevamos, desde que el primer ganadero de la comarca empezó a incorporar el ensilado (las bolas) a la ración de sus ovejas, primeros de julio de 2.011, tomando notas de raciones, producciones y estado sanitario de sus animales.

Además hemos de tener en cuenta ventajas e inconvenientes de ambos sistemas desde el punto de vista recolector.

El secado, henificado en campo del primer corte de alfalfa, y único de vezas, avenas, hierbas, tiene siempre la gran incertidumbre de la meteorología. Casi siempre se retrasa el primer corte, pendientes de los sucesores de Mariano Medina. Raro es el año que en la semana que tarda en secar no llueve. Dependiendo de más o menos, o como la pille si extendida o en hilera, puede ocurrir que el producto pierda desde algo de calidad a que se estropee del todo.

Ese gran riesgo se evita con el ensilado: un día se siega y al siguiente queda dentro de las bolas, ¡y qué llueva lo que quiera!.

Según esto, para los ganaderos que siegan forraje para autoconsumo, la opción no es dudosa: LAS BOLAS. Porque además, si el forraje es de mala calidad, gana más en silo que en heno.

Pasemos ahora a la decisión en el caso de los productores de forraje para venta.

Primera cuestión: las pacas tienen más demanda por su facilidad para el transporte. De ahí a tener en cuenta cuál ha de ser su mercado, la densidad ganadera de la zona que permita demanda de bolas en pequeño radio de kilómetros. Si el producto ha de salir de la comarca, el henificado o la deshidratadora son inevitables.

Pero supongamos, como ocurre en el lugar desde el que escribo, que pueda, según como venga la otoñada, existir demanda en la zona.

Además de las dichas, más variables hemos de considerar: precio del microensilado y del empacado, (encargado a terceros, como es lo normal), precio del forraje en bolas o en pacas; según los anteriores, el rendimiento y el abaratamiento o no de la dieta que pueda tener la incorporación del silo,…, manejo, sanidad animal. La cuestión consiste en saber si es posible conciliar rentabilidades para agricultor y ganadero.

Primera cuestión: ¿funciona el silo para ovejas de leche?. Exponemos datos concretos de la explotación estudiada.

RACIÓN POR CABEZA ANTES DEL ENSILADO.
Heno de alfalfa de buena calidad . . 1’5 kilos.
Mezcla a partes iguales de maíz, cebada y gránulo de alfalfa, 1’5 “ .
Torta de soja . . . . . . . . . . . . .. 0’5 “ .
Paja a discreción.

RACIÓN POR CABEZA CON ENSILADO.
Silo de alfalfa, bolas, de buena calidad,.. 2'8 kilos.
Mezcla de cebada, maíz, avena,.... 1'5 " .
Torta de soja. . 0’5 “ .
Paja a discreción.

A los precios actuales del heno, alfalfa en rama, poniéndole al silo un precio de 13 pts./Kg., se ahorra el ganadero 14 pts. diarias por cabeza.

Ahora las cuentas del labrador.
El primer corte en un buen alfalfar puede dar 3.000 kg./ha de heno, pacas.
Si lo mete en bolas, incluso algo marchito el forraje, esos 3.000 kilos se transforman en 8.000 de ensilado.

Supongamos que consigue un buen heno, y un precio en campo de 26 pts./kilo (me arriesgo a dar este precio sabiendo que la demanda de los E.A.U., y otros, absorbe toda la deshidratada, el 60 % de la producción nacional). De ahí desquitemos las 2 pts./kilo, por lo menos, del empacado.

El coste de los microsilos, de hacer las bolas, puede suponer 2’85 pts./kilo, lo que multiplicado por los 8.000 de la ha., supone un coste altísimo.

Necesariamente, dado ese riesgo del dinero que expone y adelanta, si no la vende hasta después de fermentada, el precio ha de ser el de a la mitad que esté el heno, sin sobrepasar nunca de las 13 PTS/KILO.

Si hacemos cuentas, también al agricultor le puede interesar.

CONCLUSIÓN: Con estos datos son compatibles los intereses de agricultores y ganaderos.






2 comentarios:

enrique bayo dijo...

Buenas noches.


Interesantísimo comentario. Le copiaré uno mío sobre el ensilado de avena que se ha puesto de moda en mi comarca, Los Pedroches en el norte de Córdoba. Aunque hay mucho ovino de carne y por ahora nadie lo quiere.

información sobre la nueva moda que empezó de las bolas de ensilado en la pasada campaña, y que este año ha proliferado bastante.

Hay varias plastificadoras combinadas funcionando. Hacen bolas de entre 700 y 900 kilos nada más que pasa la segadora , y algunos vaqueros hacen otras bolas más pequeñas de 500 kg, que se plastifican tras empacar en dos operaciones.

El problema según me ha comentado uno de los que tienen máquinas nuevas combinadas empacadoras emboladoras tipo McHale fusion 3, es que las bolas no tienen demanda porque muchos vaqueros producen su propio forraje para las vacas y no las compran. Dicen que por ahora no las quiere nadie, y que tienen mucho coste de transporte por el peso. Yo creo que es un error hacerlas con tanta humedad, incluso para el empacador que las vende. Es mejor hacerlas con menos humedad y cobrar más pts/kg.

Las de la foto en mi linde pronto llevarán un mes. A lo mejor tienen que esperar a que se enfríen. El precio de salida de las bolas es de 7,5 pts/kg, más los portes, pero tienen mucha humedad, y no es tan barato. La humedad máxima recomendada es el 68% y tal vez tengan más. Yo he estado viendo la posibilidad alimentar ovejas de carne en épocas de escasez de forraje verde, pero es muy difícil porque hay que racionar y distribuir en un pasillo, algo casi impensable en explotaciones pequeñas porque harían falta comederos corridos de hormigón y a cierta altura para que las ovejas no los pisen o los tumben y coman todas. Y además una desensiladora o un carro mezclador. De todas formas, si son bolas de la propia explotación cobran sobre 2,5 pts/kg por hacértelas parecido a las tuyas, y tal vez traiga cuenta en explotaciones con muchas ovejas, porque al no ser para venta, no hay que embolar inmediatamente tras segar, o mejor segar unos días más tarde para evitar la lluvia que arruina el heno muchos años. En finca se pueden hacer con menos humedad y asegurar mejor la calidad del producto. Creo que le llaman henolaje al 35% de humedad. Pero el pastor es muy reacio. Ha hablado con gente. Dice que precisan mucha cantidad de silo por oveja y que pueden reventar. De heno en bolas sería mucho menos. Pienso que son comentarios contra la razón y la ciencia, motivados por experiencias antiguas sobre silos de mala calidad, y mal reparto sin racionar correctamente o algo así y sobre todo por desconocimiento. La realidad es que el 40% del poder nutritivo del forraje se pierde haciendo heno o segando para grano y paja. Muchos aprovechamos el forraje verde a diente, metiendo las ovejas a pastar el cereal forrajero en el campo en otoño, invierno y primavera, pero se podría aprovechar más el forraje combinando el pastoreo del forraje con las bolas para cuando se acaban los rastrojos, y segando menos para grano y paja.

Yo pienso que es muy rentable a pesar de las inversiones en canales de hormigón y desensiladora o carro. Incluso haciendo números, si se dedicara toda la superficie de cereal a bolas, se podría mantener bastante más ganado por Ha todo el año en la comarca. Es decir, aumentar la rentabilidad del negocio ovino de carne en el Valle pero con ganaderías más grandes, máxime con los precios ruinosos que nos imponen particularmente en las lonjas de Pozoblanco y Mérida frente al valor real de mercado del cordero nuestro de exportación que es el que se cotiza. Un tema de economía de escala clarísimo.

El presente ha llegado a los Pedroches, aunque muchos se asustan.
A mí de momento quién me asusta únicamente es el pastor, y me tiene parado.

Un saludo.

Agapito Modroño Alonso dijo...


Enrique Bayo, te respondo con mucho gusto.

Como verás mi información que comentas es de hace dos años. Entonces empezaba a ser novedad lo de las bolas realizadas según se iba empacando, si bien, la mejor explotación de ovino de la comarca ya llevaba cuatro años haciéndolas con el sistema de rotoempacadora y encintado posterior.

A fecha de hoy lo de las bolas se ha consolidado. Es algo que ya nadie discute. El pasado año, abundantísimo de forrajes, se hicieron miles y miles. Se ven bolas blancas por todos los apriscos.

Como veo que estáis en mantillas te voy a prestar una información muy útil.

1º.- Este pueblo es cabecera de la Comarca con mayor censo, producción, recepción y distribución a la industria de leche de oveja de Europa.

2º.- El ensilado en bolas es la mejor forma de aprovechar la producción de forraje.

3º.- No es conveniente hacerlas detrás de la segadora. Le dejamos pasar un día para que tengan esa humedad óptima que tú dices. Las bolas, prensadas a tope, no deben pasar de los 600, 700 kilos.

4º.- Con este sistema se hace aprovechable cualquier forraje, que para heno sería inservible. Por ejemplo: del bromo, (y los cardos verdes) mejor sin espigar, sale un silo formidable.

5º.- El estado sanitario de la cabaña mejora una barbaridad. El silo es muy apetecible. Es imprescindible combinarlo con paja o heno seco. Aquí, a las ovejas vacías: bolas y paja, bien de rastrojo o de pacas. Los escasos rebaños de cordero solo, "castellanas", en invierno, cuando no pueden pastar, con bolas de forraje malo y paja están como lobas.

6º.- Se están utilizando mayormente para autoconsumo. Los ganaderos sin tierra, o con poca, arriendan alfalfares por su cuenta y hacen bolas. Son inviables para el transporte a más de 50 km. Por lo tanto el exceso de forraje, ( alfalfa, veza) que aquí no se consume, (también por aquí ha disminuido la cabaña, si bien los que quedan son muy eficientes y producen leche por los que se han jubilado) hemos de henificarlo. Ahora mismo están empacando 8 has. nuestras de alfalfa, que vendemos a la deshidratadora de Villalar de los Comuneros. El 80% de la alfalfa producida en España la exportan a los países árabes. En esta campaña van a empezar a exportar a China

7º.- El manejo de las bolas es facilísimo. Si no hay peligro de topillos que roan el plástico, se pueden dejar en el campo hasta que fermenten, si bien aquí todo el mundo las lleva al solar junto a la nave o a una era. Pinza acoplada a cualquier pala, plataforma. MUCHO CUIDADO en no romper el plástico. Cinta adhesiva siempre a mano.

8º.- Para dársela al ganado basta construir empalizadas circulares de poco mayor diámetro que la bola. Le ponen unos pinchos a la pala del tractor, le quitan el plástico y la meten entera dentro de la jaula. Las ovejas meten la cabeza entre las barras y lo rebañan todo.

9º.- A pesar del alto coste las bolas, o las plastificación en chorizo, para vacas, son la mejor opción de alimentar a los rumiantes con ensilado. Los silos zanja, dado el coste de construcción y el manejo de recogida, ensilado, distribución para comer, son algo obsoleto que ha dejado de utilizarse donde llevaban muchos años, como en la España húmeda, reemplazados por las bolas.

10º.- No te quepa la menor duda de que aprovechar el barbecho, aquí con veza, algarrobas; también tritical, avena, centeno para producir ensilado y transformarlo en carne, tiene un enorme potencial.

He dejado de asomarme a Agroterra. Con mi blog tengo bastante. Creo eres "Ebano". Estoy a tu disposición para proporcionarte la información que necesites.

Saludos cordiales.