miércoles, 14 de septiembre de 2011

VA DE OVEJAS Y BOLAS,

VA DE OVEJAS Y “BOLAS”

Aun a riesgo de que a la mayoría de mis lectores de corderas, cancinas, borras y sobreborras, lo único que les interese sea saborear el lechazo y el queso, creo conveniente, dado el enorme interés económico que el ovino posee en la Comarca, publicar un trabajo fruto de la colaboración de mis amigos ganaderos, y de pisar cabañales y salas de ordeño.

“Antes” de las ovejas se sacaban cuatro producciones: leche, corderos, “istiercol” (de de cabañal y de teleras) y lana. De la lana, “más endenantes”, casi del tiempo de “los moros” hacían mucho dinero.

Desde hace treinta, o más años “p’acá”, la lana no paga la esquila, aunque este año se ha “alegrao” un poco la cosa y, desaparecidos “Cementerio”, el Sr. Antonio, los “Plines” y demás esquiladores locales, ya casi se saca para pagar a las cuadrillas de súper esquiladores “Polacos”, “Ucranianos”, “Peruanos”,…

Parecido ocurrió con el abono: de pagarle buenas perras a los pastores, además de sacárselo a purridera y carretillo de aquellos pequeños cabañales, se pasó a tener que pagar para que se lo sacaran. Un día, casi todas las ovejas en buenas naves y mecanizada toda la limpieza, les vuelven a pagar a los ganaderos un dinerillo.

Por tanto, la leche y corderos, además de las ayudas de la PAC, son las únicas fuentes de ingreso de las explotaciones de ovino.

Ambos productos mantienen unos precios de hace veinte años: a 10’50 pts debe andar ahora el grado de extracto quesero (suma de grasa y proteínas) por litro de leche. De 10º a 12º oscila este valor, siendo, según épocas, pastos y producciones mayor o menor. Otro valor que influye en el precio es la calidad sanitaria del producto. Ésta viene determinada por los millones de bacterias y células somáticas por ml.. Cada dos días, de la leche recogida por el Consorcio, que es la mayoría, se toman muestras en granja que van al laboratorio. El exceso de bacterias es penalizado, no obstante ser esa leche, la que luego produce ese sabor fuerte, que pica, al queso curado más artesanal.

Con los anteriores datos convengamos que, actualmente, el precio de la leche oscila alrededor de las 120 pts. litro. Dado el valor de los piensos, los márgenes son muy escasos, o nulos, según en qué explotaciones. Poco ayudan los corderos: en las épocas de abundancia andan a 25 euros la cabeza. En cambio, ahora en verano, dada la escasez, a 70 euros han pagado los pocos que han entrado en el mercado de hoy.

Después de esta primera parte divulgativa, pasemos a la más técnica.

A esta difícil situación cada uno se adapta a su manera, según la cual unas explotaciones van a pervivir, y otras, antes o después de la jubilación de los pastores, desaparecerán. Aunque no tanto aquí, en Tierra de Campos, en el resto de España muchas ya lo han hecho. Han desaparecido miles de rebaños y de cabezas, aunque las que quedan dan más leche.

Con fuerza en esta campaña, ha irrumpido una técnica de recolección del forraje: las rotoempacadoras con mesa plastificadora. Recogen el forraje verde confeccionando un cilindro (las bolas) que, plastificado, experimenta una fermentación láctica que lo convierte en ensilado.

En primavera, en el momento de la recolección elogiamos, pusimos esperanza en el sistema, pensando reportaría ventajas al ganadero y al productor de forrajes para venta. Hoy, los resultados, confirman nuestra esperanza.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

¡Y bien!: ¿Cuál es la solución al problema de la escasa o nula rentabilidad de los rebaños?.

EFICIENCIA, asentada en tres pilares: MANEJO, GENÉTICA, ALIMENTACIÓN.

Creo lo entenderemos mejor exponiendo los datos de una explotación modélica en pueblo de la comarca. CyL 630.

Dos hermanos de alrededor de 30 años. Base agraria de unas de 100 has. propias y arrendadas. QUINIENTAS Y PICO ovejas. Dos tractores nuevos de 100 y 150 Cv., más otro viejo, dos naves diáfanas y amplias, Sala de Ordeño, etc. Rotoempacadora estrenada esta campaña, pinza, plataforma, esparcidor, etc. etc. Todo lo de construcción amortizado. A lo que falta, maquinaría nueva, le hacen frente religiosamente. Él me dice que prefiere invertirlo en maquinaría que dárselo a Hacienda, cuando le reprocho que “a qué compra tantos CVs”.

Ovejas estabuladas, lo que le permite, al casado, ayudar a la mujer, que trabaja, en el cuidado y atención a los niños, en arreglarse y andar a diario, si le apetece, por la plaza, salvo las épocas de siembra, siega, empacado, recogida. Una semana de vacaciones en la costa al año no se pierde.

MANEJO, GENÉTICA, ALIMENTACIÓN:

Cinco parideras a lo largo del año, tarea nada fácil: las ovejas son muy castas. De su natural sólo ovularían, por lo tanto, sólo tendrían celo, sólo se dejarían montar, “cubrir”,una vez al año, en verano. A las pobres las fuerzan con la viagra ovejuna: las esponjas, para “conocer” carnero en febrero, marzo, por ej., así paren en julio, agosto. De 90 ovejas ha vendido 125 corderos a más de 60 euros de media.

Lo del manejo es mucho más complejo y amplio. Aquí hay que incluir el aspecto sanitario. Se requiere gran profesionalidad. Mucho ayudan también los veterinarios de las Cooperativas y de la Junta. Hoy todas las ovejas pasan por las ecografías.

GENÉTICA. En este campo los avances han sido impresionantes. Contamos con una oveja de gran potencial productivo, la Asaaf. Si a ello le añadimos el “CONTROL LECHERO” llegamos a cotas de altísima producción.

Este IMPRESCINDIBLE CONTROL LECHERO, que lleva tiempo, lo realizan técnicos, o bien de la Junta o particulares, como en el caso de la explotación que nos ocupa. Una vez al mes, en la sala de ordeño, comprueban la producción de cada oveja ordeñada, que ya no se identifican como “La Jarla”, la Ojiblanca, “La Tanque”,… (son nombres que aprendí de Floreal), sino con un número que llevan inscrito, en el crotal, pendiente, de cada oveja.

De esta forma, el ordenador ayuda informatizando la historia de cada oveja, va eliminando a las menos productivas y dejando para reponer a las hijas de las más productoras. Igualmente los carneros, son los hijos de las campeonas dando leche. Los llaman carneros mejorantes y cada uno tiene su “carta”, árbol genealógico. Mediante este control se consigue la mejora genética en cuanto a producción, salud, conformación de las ubres, etc.

De las veintidós explotaciones existentes en Villalpando, sólo en tres realizan este NECESARIO CONTROL LECHERO.

ALIMENTACIÓN CON LA NOVEDAD, en esta Comarca, DEL ENSILADO (bolas).

Diferente es la alimentación de las secas y las de leche. Eso en todas las explotaciones. En otra explotación modélica, la de churras de la villa, más rústicas, las secas se “arreglan con lo que pastan”.

Pero, volviendo a la explotación estabulada que nos ocupa: las secas, preñadas y cubriéndose, comen ensilado de avena y centeno, a discreción, algo de cebada y algo de heno de alfalfa seca, de regular calidad. Paja no les echan de comida. Si les apetece algo, comen del suelo.

Llegamos, por fin, a exponer los

DATOS EXACTOS DE COMIDA Y PRODUCCIÓN EN UN LOTE DE NOVENTA OVEJAS.

Este lote lo componen las ovejas de menor producción, según control lechero, del rebaño. A éstas, mediante el celo forzado, (esponjas) les hacen parir tres veces en dos años, acortando los periodos de lactación, mientras que las de mayor producción paren una vez al año, repartidas, como hemos dicho, en lotes de cinco parideras, aprovechando un mayor periodo de lactación, nueve meses, y tres de descanso.

Bien: estos son los resultados de este lote de menor producción, recién quitados los corderos. Incluso todavía unas cuantas con cordero. Control lechero efectuado el pasado día 22 de agosto, comiendo ya ensilado.

PRODUCCIÓN MEDIA: 2’341 litros oveja. 11’5 extracto quesero. Bacterias y células somáticas en niveles óptimos.

ALIMENTACIÓN POR CABEZA ANTES DE INTRODUCIR EL ENSILADO DE VEZA EN LA RACIÓN.

500 gramos de cebada, (procedentes de la explotación), 500 de maíz, (comprado); 400 de torta de soja, (comprados); 400 de alfalfa granulada (comprada); 1.200 gramos de heno de alfalfa, (procedente de la explotación).

Valor total de la ración diaria por oveja, 100’60 pts.

ALIMENTACIÓN POR CABEZA INTRODUCIDO EL ENSILADO EN LA RACIÓN.

400 gramos de cebada, 400 gramos de maíz, 400 de soja, eliminada la alfalfa granulada, 800 gramos de alfalfa heno, 2'35 Kg. silo de veza. (bola).

Poniéndole al ENSILADO DE VEZA, en caso de haberlo de comprar, un precio de 12 pts./kilo, el importe de esta nueva ración diaria es de 97'60 pts. TRES PESETAS MENOS AL DIA POR OVEJA, lo que supone bastante dinero.


Lo anterior, siendo importante, supone menos que el aumento de producción lechera que estima mi informante, en los 0’341 litros diarios por cabeza.

Otra ventaja es, sobre todo en ovejas estabuladas, la apetencia de un forraje tierno, jugoso, oloroso, muy apetecible, que facilita el rumen y la digestibilidad del alto aporte de proteínas del silo y la soja.

Además, en el caso de la explotación del ejemplo, ese ensilado, que tanto les abarata la ración (100 gr menos de cebada, otros 100 de maíz, 400 de gránulo de alfalfa eliminados, y otros 400 menos de heno, ¡echen cuentas!), es producido por ellos.

De ahí que estos amigos estén tan contentos de la inversión realizada en la compra de la rotoempacadora plastificadota. Multiplican por tres la producción en forraje de su explotación al empacar verde, evitan el riesgo de estropearse, por lluvias, el forraje en el proceso de secado, henificación; algo que en la primera corta de alfalfa y en la veza, casi siempre ocurre, y proporcionan un excelente alimento a su cabaña.

Para las ganaderías sin tierra o sin la suficiente, que hayan de comprar forrajes, es interesante la opción de “las bolas”, ya curadas, al precio indicado para abaratar la dieta, aumentar la producción y la sanidad del rebaño.

También puede ser una buena opción, en el primer corte, para el agricultor productor de forrajes, “el hacer bolas”, si bien, teniendo en cuenta que el empacado plastificado sale por 3 pts. kilo, a lo que hay que añadir siega, hilerado, transporte, y el valor de la cosecha, su precio, también interesante para el ganadero, consideramos debe ser el dicho de 12 pts./kilo.

Me sentiré satisfecho si este trabajo que nos ha llevado horas, es de utilidad a la cabaña de ovino tan importante, económica y socialmente en la Comarca.