lunes, 31 de enero de 2011

"CANDI"..

Esta vez sí oí las campanas, las de San Pedro que ahora sólo están para eso, para tocar a muerto. Pregunté. No me dieron razón. Transcurría la mañana. Vi una esquela. Bajé de la furgoneta: Cándida Gil Infestas, 72 años, falleció en Gijón. ¡Dios mío!, si es Candi. ¿Pero estaba enferma?. ¿Pero hace tanto tiempo que, como siempre que nos encontrábamos, charlamos largo rato?. Siempre tan vital, tan llena de alegría, con tantas ganas de hablar, soportando la enfermedad de su marido, sosteniéndolo.

Me pongo a recordar: El pasado Agosto vi cerrada la casa del soportal de la carretera de Villamayor. No la vi en las tertulias, en las juergas que preparaban al fresco todas esas emigrantes: "Las Miedas", Carpontas, las de Chago, Gislena,... Tampoco la vi en la valla, "Solo para mujeres", de la calle del Olivo, llamando a las vacas con el pañuelo, pegándose las emocionantes juergas, ni en la procesión con el traje regional. Supuse que por el reciente fallecimiento de Gabriel, prototipo de los elegantes de Villamayor, con su bigotito, sus chulas gafas y su eterno puro.

Me informa su prima Boni: -"Desde que murió él no levantó cabeza". Vino en junio para pasar el verano, pero a los cuatro días, como se sentía mal, llamó al hijo que la viniera a buscar".

Su padre era Cándido Gil Suena, de la familia de los "Brigidones"; su madre Infestas, por los "Bayones", y Lobato por "Los Mecos". Ella me hablaba de los dos hermanos que cuando la guerra le mataron a su abuela; y de la albillera de su abuelo Tino, en los Pinos de Quesada, junto a los majuelos de los Modroños.

Numerosa familia. Todos emigraron: Macedonio, Rosalinda y "Candi", los que siguieron, con sus casas, muy vinculados al pueblo. Hoy, al dar el pésame, sólo reconocía al hermano anterior a ella, Manolo, pero no a otras cuatro hermanas. Las recordaba remotamente de niñas,cuando marcharon, de mi edad para abajo.

"Candi" pidió que la trajeran al pueblo. Aquí se queda, "ya de vez".

5 comentarios:

Tomás Mansilla dijo...

Hoy le he leido a Melecio los ultimos fallecimientos habidos en Villalpando, le cuento lo de la señora Candi, y me dice, que no la recuerda, si bien a las "miedas" y "carpontas" si.

Luego le digo lo de la señora Paula Redondo,le digo que si la conoce y me dice, dime el apodo, le digo es la viuda de Teo, y dice si hombre, Teo Forrús, y me dice, a la madre de esta, la mató una "chispa" cogiendo algarrobas.

Le recuerdo a la señora "manoja", y me dice, si, esa que vivia en "las cercas".

Le leo las siguientes, primero la señora "Chon" y no la conocia, cuando le dije que era la señora de Filiberto, dice "coño" Barriales,y dice buen albañil el muchacho, pero me gusta mas Tomas el de "Ofi".

Tambien recordaba a Angelita "la paloma", dice la hermana de alejos, y de la "pasca".

Esos acontecimientos, y otros que vas metiendo en tu blog, son para mi padre como... dias de vida que le regalas, no hay dia que no me diga, ¿a dicho algo Modroño? Yo le leo practicamente todo tu blog, inclusive paginas antiguas, porque aparte de leerselas, me va explicando sus vivencias con unos y con otros, le digo los nombres, y me pregunta ¿y el apodo como es? No conoce por los nombres de nadie, solo por apodos, cuando le lei, lo de la tienda de Juanito, yo veia que se emocionaba, incluso le dejé de leer, porque para él es su vida, y recordarsela le emotiva sobre manera, !! anda que el dia que le lei lo de la panera de las "maragatas"!!!decia, !! cuanta hambre pasabamos!! en fin, gracias Agapito, por estas y otras buenas tardes que nos haces pasar, espero que algún dia alguien se acuerde de ti y tu buen hacer para con nuestro pueblo Villalpando.

Agapito dijo...

¡Hola Tomás!: A mí también me emociona el proporcionar alegría a tu padre; el consolar tristezas.

El recuerdo a Candi lo escribí nada más llegar del Cementerio. Tenía muy buena amistad con ella. Puede que por eso me saliera tan impregnado de tristeza. Di muchas pistas familiares. Te recuerdo: hija de Cándido "el Brigidón", etc., reléeselo a ver si se acuerda de todos aquellos hombres, "Bayones": el Sr. Tino y el "Rojo"; "Mecos": Marcelo, Aurelio, Gabriel, Santiago, Ciriaco, María...., todos tan honrados y trabajadores. Eran especialistas en el viñedo.

No necesito, ni quiero homenajes. Estos mensajes son el mejor homenaje. Y que alguna vez, cuando me ataque algún cafre, alguien lo repruebe. También me gustaría que, al último difamador de barra de bar que me queda, nadie lo escuchara. Aunque teniendo en cuenta quien lo escucha, casi me da igual.

Cuando quieras darle nombres a tu padre, puedes entrar en la relación de labradores. Ahí tienes un filón.

Por último pregúntale si recuerda unas vendimias que anduvo recogiendo orujo conmigo. Y de un día que lo llevé en la vespa a Revellinos.

Un saludo.

Conrado dijo...

Amigo Agapito.
Gracias por el recuerdo de mi prima Candi. Sabía que lo estaba pasando muy mal desde el fallecimiento de Grabriel, pero nunca pude imaginar que nos fuera a dejar tan pronto.
Ánimo,a seguir con esta página que nos tiene al día de lo que pasa en nuestro pueblo.
Saludos cordiales.

Ángel Infestas Gil

Anónimo dijo...

Hasta Siempre Candi estes donde estes. Fuiste una abuela para mí y me dio mucha pena no acompañarte en tu despedida, ella sabe que siempre estará en mi corazón.
N.

Agapito dijo...

¡Gracias a ti, amigo Ángel!. Me honra tener noticia de visitantes cualificados, viejos amigos.

Me sorprendió la muerte de Candi porque no tenía noticia de enfermedad. Y me sorprendió que, siendo una mujer tan vital, se viniera abajo de esa manera.

Un saludo.