domingo, 24 de enero de 2010

LA TIENDA DE JUANITO. Capítulo I.

Daba, en mi anterior comentario, dos pinceladas sobre la "Tienda de Juanito", de "Los Pedros", decía mi abuela. A Madolok le suscita recuerdos de su infancia. Y seguro que, a otros muchos villalpandinos.

Esa tienda es un reliquia, un bien cultural del pueblo. Es el último resto del Villalpando comercial de la era, el lagar, la trilla, el acarreo, las necesidades, el racionamiento. Es Juanito el último "carballés" de las sagas de los Lozano, Prieto, de Prada, Bobo, Santiago, Rubio,......., trabajadores, honrados, austeros que salieron, desde mediado el XIX, que yo sepa, de su pobre tierra, "La Carballeda", Muelas, Donado, Donadillo,..., y se establecieron en Zamora capital, Villalpando, Villamayor,.... .

De los cuatro comercios más importante de mi infancia, tres eran de "Tiarrucos": (Para la gente de aquí, "La Tierruca" era todo de Benavente "p'allá")

"El Comercio Grande", fundado en 1850. Lo conocimos en su apogeo. Tres hermanos lo regentaban Luis, Isaías y Baldomero Lozano ; una hermana, María, murió relativamente joven, en 1956. La otra, Rosario, muy anciana no hace mucho. Todos solteros, sin descendencia. La parte exterior del edificio, ocupando medio soportal, está, salvo las goteras, casi tal cual. "El Comercio Grande" tenía mucha categoría: vendían tejidos, telas, camisería, ferretería, cuando el racionamiento también alimentos; ropa confeccionada, en el incipiente "pret a porté". Tenían un maniquí de tamaño natural. Y era lugar de famosa tertulia.

Tengamos en cuenta un pueblo de tres mil habitantes y las aldeas próximas, la que menos, 500. La ropa toda la confeccionaban los sastres y las modistas, costureras, pantaloneras, del pueblo. Se aprovechaba al máximo, pero algo se gastaba. Y para el campo, rejas, puntas, dentales de los arados:; purrideras, palas, tornaderas, sogas de ramales, redes de acarrear, mantas, etc.

También en la plaza, caminando por el mismo soportal, pasada la calle del Toril, estaba el Comercio de Ernesto y Manolé, dedicado más a los "ultramarinos", alimentación, decimos ahora, y ferretería. Éste subsitió en bastantes años al Comercio Grande.

Y en la calle Miraflores, "Los Pedros de Santiago", como decía mi abuela, a quien no le gustaba el apelativo despectivo, que se sigue empleando, y no me da la gana poner. Parece ser que fue el fundador, posiblemente a finales del XIX, el abuelo de Juanito. Se llamaba Juan de Prada Santiago, natural de Donadillo, donde Juanito pasó su infancia, ya que su madre siguió cuidando la "hacienda" en el pueblico, mientra su padre, Macario y su tío soltero, Aurelio, atendían la tienda de Villalpando. Viajaban frecuentemente en bicicleta, del uno al otro lugar. Aurelio murió cuando salíamos de la escuela, yo no niño, sino maestro, en el mismo momento en que Tejero asaltaba el Congreso, 23 de febrero del 81.

Otras dos familias más, oriundas de Muelas de los Caballeros, de donde nunca perdieron la relación y el contacto, vivían aquí: la del señor José María Rubio y la de la señora Petra Prieto, en casa colindante con la nuestra.

Estos Lozano, Prieto, junto con Dionisio Rodríguez , "El Triguero", fundaron, por el año 20, la fábrica de harinas. Para los cimientos utilizaron los sillares de la iglesia de San Lorenzo.

Para no cansar, seguiremos, s. D. q. con "los comerciantes" y la tienda de Juanito en otro capítulo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una pena que el tiempo pase también para estos lugares míticos, entrañables, característicos de lo de antes, nexo para las gentes de antaño con su pasado y ejemplo vivo de lo que era un comercio de pueblo. Una pena que algún día no muy lejano tenga que desaparecer sin Juanito, la tienda de Juanito no sería lo mismo, no sería nada esperemos que dure tal y como es.

Agapito dijo...

Esa es mi esperanza, y mi deseo, que dure.

Yo que he visto desaparecer tantas cosas, engullidas por el avance, y el progreso, facetas de la vida en la sociedad rural tradicional, (trabajos, costumbres, diversiones,...) las he recogido en mis pequeños libritos, al menos para que quede su recuerdo.

Eso mismo voy a hacer con la tienda de Juanito. Intentaré, en el próximo capítulo, la descripción más amplia.

Anónimo dijo...

lo de Tejero fue un 23-f, febrero

Agapito dijo...

¡Gracias Hombre!: ¡Cómo he podido tener un lapsus tan tonto!. Pues no es famoso el 23-F.

Agapito dijo...

Me llama Maxi Toranzo Rodríguez desde Sevilla para corregir un pequeño error en cuanto a los fundadores de la Sociedad, Lozano, Prieto, Rodríguez y Cía, constructora de la Fábrica de Harinas. El Rodríguez promotor no fue Dionisio, sino su padre Mariano Rodríguez, "El Triguero". No conocí a ninguno de los dos. La última hija de este Mariano, Nana, falleció nonagenaria hace unos cuantos años. Habría nacido por el 1902 o por ahí.

El resto de las hijas fueron: Isabel, la mujer de D. Tomás Toranzo, "El Médico", madre de este Maxi, etc.; Aurelia, "La Viuda"; Ascensión, la mujer de Luis Mazo, no tuvieron hijos; la mujer de Maximiliano Peláez, también sin descendencia; una que murió joven creo de parto, recién casado con Pablo Allende. Creo que de ninguna me he olvidado. Estoy hablando de personas de la generación de mis abuelos. Se apellidaba Rodríguez Paniagua.